logo_aresprensa_notas
LA AGRESIÓN DE HUGO CHÁVEZ Y LA ACTITUD DE COLOMBIA EN SU PROPIA DEFENSA I

Publicado el 17 de noviembre de 2009 / 20.50 hora de Bogotá D.C.

El Riesgo de un Ataque Preventivo no ha Concluído 

LA AGRESIÓN DE HUGO CHÁVEZ Y LA ACTITUD DE COLOMBIA EN SU PROPIA DEFENSA

No son un secreto para nadie las pretensiones del presidente Hugo Chávez y de su entorno sobre Colombia, por ser este país un obstáculo de primer rango en la región para su proyecto ideológico y geopolítico, representativo de los intereses del llamado Foro de São Paulo. Oculta en la retórica del mandatario venezolano está la intención de un ataque preventivo sobre el país cafetero, cubierto del argumento de la "intervención humanitaria" con el estacionamiento de tropas sobre la Guajira colombiana, vieja aspiración de la clase militar caraqueña. El experto internacionalista colombiano argumenta las intenciones de Chávez desde la óptica del vigente derecho universal.  

Escribe: Jorge Enrique GÓMEZ PARDO

El causante de los "vientos de guerra" entre Colombia y Venezuela, que podrían resultar en un conflicto bélico entre ambas naciones, es el presidente Hugo Chávez Frías y no el presidente Álvaro Uribe Vélez. Sin embargo, a partir de la Operación Fénix, en la cual la fuerza pública colombiana bombardeó el campamento del dirigente de primer rango de las Farc, alias de Raúl Reyes, en la selva ecuatoriana el 1 marzo de 2008, el presidente Chávez ha intentado estigmatizar a Colombia, en general y al presidente Uribe en particular, como los responsables del inicio de ese marco bélico.  

Esta campaña de estigmatización ha sido retomada y profundizada en los últimos meses desde que se hizo pública la negociación entre Colombia y los Estados Unidos del Acuerdo de Cooperación en Materia de Defensa. En efecto, a partir de dicho ataque a las Farc, Chávez ha venido acusando al presidente Uribe de haber traído la doctrina del ataque preventivo a la región. Más recientemente, desde que la opinión pública tuvo conocimiento de las negociaciones del Acuerdo, Chávez ha arreciado su lenguaje belicoso.  

Así, por ejemplo, en el marco de la cumbre presidencial de Unasur celebrada en Quito, señaló que el Acuerdo era una "declaración de guerra" y en la rueda de prensa posterior a su intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo "que esas siete bases militares son una amenaza no solo para la paz posible en Colombia, sino para la paz en Suramérica".  

EL ARMAMENTO RUSO 

Pero Chávez está pasando cada vez más de las palabras a los hechos. En septiembre pasado, luego de la cumbre de Unasur en Bariloche, Rusia le aprobó un financiamiento por 2.200 millones de dólares que incluye "coheticos" rusos "de 300 kilómetros de alcance y [que] no falla[n]", así como numerosos tanques T-25. Además, anunció que ese país lo apoyará en un programa de energía atómica "por la mitad del medio, como lo ha dicho el propio (Vladimir) Putin", aclarando que una bomba atómica "no vamos a hacerla". 

Por supuesto, él justifica sus nuevos convenios con Rusia en que no son para "atacar a nadie" sino para la "defensa" "de cualquier amenaza" porque "vamos a defender el país", haciendo clara alusión al Acuerdo en Colombia y Estados Unidos. En este sentido, señaló que "nosotros no queríamos comprar armas, pero ¿qué íbamos a hacer si los yanquis están montando siete bases militares ahí?". 

Dentro de ese contexto, en septiembre pasado el presidente Uribe expresó ante la Asamblea General que el objetivo de Colombia "es recuperar la seguridad doméstica" y "nunca participar en la carrera armamentista para el juego sangriento de la guerra internacional. Asimismo, expresó la preocupación sobre la "carrera armamentista, que algunos sustentan en la necesidad de modernizar sus equipos militares, mientras otros confiesan su ánimo de guerra". A esta declaración, Chávez reaccionó señalando que "Uribe esta mintiendo [porque] (...) él es el que tiene la carrera armamentista y guerrerista, él es el que ha autorizado las 7 bases militares de los Estados Unidos".  

Después, el presidente Uribe al finalizar su visita a los Estados Unidos, afirmó lo que todo el mundo sabe, incluído el Presidente Chávez: que los norteamericanos no necesitan de Colombia para atacar a un tercer país, haciendo referencia a Venezuela. 

Colombia debe continuar y profundizar nacional e internacionalmente la línea dada por el presidente de la República ante la Asamblea General. De lo contrario, Chávez nos hará parecer ante la comunidad internacional (y nacional) como los agresores y los causantes de un conflicto bélico que solamente él quiere y le interesa. De esta forma, no solamente se acrecentará el riesgo de ser agredidos, sino que en caso de ello ocurrir, pareceremos ante la opinión pública como los agresores, y por tanto, los causantes de una guerra entre ambos países que, se insiste, solamente está en los planes de Chávez. 

Por lo anterior, en el presente artículo se expondrá que el agresor es Chávez y no Uribe. Esto se hará mostrando, desde el derecho internacional, que quien trajo la doctrina del ataque preventivo a la región fue el presidente Hugo Chávez, rodeándolo de retórica pacifista y humanitaria, para hacerlo parecer como una intervención humanitaria, un mes y medio antes del bombardeo al grupo narcoterrorista de las FARC en selva ecuatoriana.  

Se afirmará también que esto, sumado a su política militar imperialista, su deseo de quedarse en el poder a cualquier precio y al creciente descontento popular a su gestión, hacen imprescindible la firma del Acuerdo y que su desproporcionada reacción verbal y su convenio con Rusia refuerzan las preocupaciones sobre las intenciones de Chávez de agredirnos. 

Por lo tanto, se concluirá que la reacción de Chávez al acuerdo entre Colombia y los Estados Unidos, antes que llevarnos a dudar sobre su conveniencia, debe reforzar nuestra decisión de apoyarlo, entre otras medidas tendientes a garantizar nuestra democracia, soberanía e integridad. 

EL ATAQUE PREVENTIVO A COLOMBIA 

En enero de 2008 el Presidente Chávez intentó legitimar un "ataque preventivo" a Colombia, el cual muy posiblemente lo hubiera denominado como una "intervención humanitaria". Se considera que el principal móvil de ese intento de agresión fue la pretensión de contrarrestar el entonces ya creciente descontento popular hacía su gestión, el cual se acrecentaba con el paso de las semanas. Esta decepción del pueblo venezolano hacia Chávez se acababa de manifestar de manera contundente en el referendo perdió en diciembre de 2007.  

Así, en el marco de su discurso contra los Estados Unidos, las declaraciones de Chávez y las de sus funcionarios entre la semana del 11 al 19 de enero de 2008 permiten plantear la tesis que Chávez intentó legalizar un futuro ataque preventivo a Colombia, bajo el ropaje de una "intervención humanitaria". 

A continuación entonces, primero, se analizarán las declaraciones que indicaban la intención de Chávez de legalizar un ataque preventivo al país. Posteriormente, se examinarán las afirmaciones con las que pretendía encubrir y legitimar su agresión en una "intervención humanitaria". 

De acuerdo con el profesor Antonio Cassese, la polémica tesis del ataque preventivo es desarrollo es una nueva interpretación del derecho a la legítima defensa consagrado en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. La legítima defensa es la única excepción permitida por el derecho internacional para hacer uso de la fuerza, sin autorización previa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El ataque preventivo es entonces la aplicación anticipada del derecho a la legítima defensa cuando un Estado está seguro o considera que otro Estado lo va atacar con la fuerza militar.  

Esencialmente el argumento de Chávez era que como Uribe es un "peón del "imperio" que lo está amenazando, al atacar a Colombia se estaba defendiendo de la -a su juicio- inminente agresión por parte de una potencia como los Estados Unidos. En su razonamiento, esa potencia no solamente lo quería y lo quiere agredir, sino que, con la complicidad del gobierno de Colombia, lo quieren derrocar o asesinar. El análisis conjunto de las siguientes declaraciones de Chávez y su Canciller así lo indican. 

Así, en su "Alo Presidente" del domingo 13 de enero de 2008, Chávez acusó a Washington de ser responsable de "mantener" la violencia en Colombia, incluso con "ordenes directas". Allí también dijo "creo que ya basta de guerra en Colombia", quienes están "interesados" en que prosiga "son los imperialistas", porque les viene como "excusa perfecta para incrementar su presencia militar" y "amenazarnos a nosotros, a Ecuador, a Nicaragua, a Bolivia". 

Además, afirmó que aunque no quiere intervenir en la "soberanía colombiana", indicó que "ese es un problema que trasciende los límites de Colombia [porque] Venezuela es el país más afectado por esa guerra, después de Colombia". En ese orden de ideas, según la agencia de noticias AP, Chávez midió las consecuencias del conflicto colombiano en los "muertos, los heridos por esa inseguridad, ¿cuántos secuestros?, ¿cuánto daño a nuestra economía?, ¿cuánto daño a la zona fronteriza?" (aresprensa.com). 

0.0
Actualizado: martes 01 agosto 2017 13:59
Related Articles: COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO COLOMBIAMODA, EL BUEN CAMINO COLOMBIA, SE SIENTE UN FRESQUITO COLOMBIA, SORPRESAS TE DIO LA VIDA COLOMBIA: GRIETA Y APRENSIÓN COLOMBIA: SALAFISMO BUSCA NIDO LLEGA A COLOMBIA EL PAPA PERONISTA COLOMBIAMODA: FRANCIA, PRIMERA INVITADA COLOMBIA-VENEZUELA: RIESGO DE CHOQUE COLOMBIA HACIA EL ABISMO CASTROCHAVISTA / ACTUALIDAD
Jorge Enrique GÓMEZ PARDO

Visitas acumuladas para esta nota: 229

¡SÍGANOS Y COMENTE!