logo_aresprensa_notas
ALMANAQUE ECOLÓGICO 2009 DE PROPA

Publicado el 25 de noviembre de 2008 / 17.45 hora de Bogotá D.C.

 Diálogo con Eduardo Serrano

ALMANAQUE ECOLÓGICO 2009 DE PROPAL

Los animales en el arte figurativo universal representan una época. Tal como lo señala Eduardo Serrano, en la pintura colonial de América Latina el cordero siempre evocó a la imagen de Cristo, en tanto que el toro y el cóndor en la pintura de Alejandro Obregón se vincularon con la mentalidad y la visión de mundo de los americanos, después del periodo colonial. Serrano, famoso historiador, crítico y curador de arte colombiano, participó en la selección de obras integradas en el Almanaque que todos los años lanza la empresa Propal de ese país. En este momento, la pintura que aborde temas sobre la protección del ambiente señala la vigencia de una preocupación que no es de un país sino de toda la humanidad. El calentamiento global  es sólo una de esas preocupaciones. El experto así lo señala al referirse a la colección que aparece bajo el nombre de "Arca de Papel".

Entrevista: Martha ROMERO RICO

La edición 2009 del Almanaque Propal integra trabajos que enfocan imágenes de la fauna como metamensaje ecológico. Artistas consagrados, varios de ellos ya presentes en la memoria, han aportado para esta versión del Almanaque obras como Torocóndor y Solitario Cordero. Para Serrano la inclusión de animales está bien amarrada a la historia del arte en general y al arte colombiano en particular.

Desde la prehistoria hasta nuestros días -afirma Serrano- los animales siempre han estado presentes en el arte. La fauna es un tema favorito de los artistas. Eso hizo seleccionar pinturas de animales para esta edición del Almanaque. Cada animal es un símbolo de un espacio, de una cultura y una época para el pintor. Para Mercedes Hoyos, por ejemplo, las guacamayas representan la alegría y el colorido latinoamericano.

 

Pero el símbolo suele ser una red, un conjunto de sentidos que se relacionan y permiten identificar la complejidad de una cultura. En esa dirección es comprensible la máxima de León Tolstoi: "pinta tu aldea y pintarás el mundo". Eso es, más o menos, como decir que lo simple es en verdad complejo, o también que todo mensaje tiene más mensajes de los que dice en lo evidente.

El significado implícito de la propuesta Propal en este año -señala Serrano- es el llamado al cuidado de la naturaleza. Una convocatoria a la actitud amable con los compañeros de viaje en el planeta, como lo son los animales. En esa dimensión, la fauna es inseparable del mismo destino del hombre en el cosmos.

En el arte colombiano, coincidente con la plástica universal, la referencia a la fauna ha sido preponderante. En la práctica, no hay artista local que haya dejado de lado ese recurso estético. A la lista de cóndores y toros de Obregón o las guacamayas de Hoyos, deben agregarse las Maríamulatas de Enrique Grau.  Lo importante es que la obra esté bien hecha y que el símbolo exprese una sensibilidad y una imagen de mundo de la sociedad que toma el pintor como punto de partida creativo.

Una obra de arte no sólo tiene que estar bien hecha -añade Serrano- además debe tener un contenido bien afirmado, con el cual el observador en particular y la gente en lo extenso, puedan sentirse identificados y, en lo posible, emocionarse. El tema que construye el artista debe hacer vibrar y su factura debe mostrarse impecable.    (aresprensa.com) 

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: INDIA INVITADA DE HONOR EN EXPOARTESANÍAS 2009 LOS DESCABEZADOS DEL OSCAR 2009: GRITOS Y SUSURROS
ARTBO 2008 EN OCTUBRE

Visitas acumuladas para esta nota: 2482

¡SÍGANOS Y COMENTE!