logo_aresprensa_notas
ARCO SE ENCIENDE

PATRIMONIOS CULTURALES  //  ARTES VISUALES  //  Publicado el 27 de febrero de 2019  //  22.30 horas, en Bogotá D.C.

 

ARCO SE ENCIENDE

 

La capital española se viste de arte internacional como lo hace cada año, con la convergencia de artistas y galerías del mundo hacia Arco 2019. Es la edición 38 de esta feria universal que convierte a Madrid en una suerte de capital mundial de las artes visuales, birlando por unos días, apenas 4 jornadas completas, el liderazgo que tiene New York en ese campo desde fines de la Segunda Guerra Mundial. Después de la feria madrileña la metrópoli norteamericana recupera su reinado pero, por ahora y de manera fugaz, la  capital de lo que fue un imperio se lleva toda la atención de artistas, coleccionistas y de quienes estén vinculados con esta industria cultural. La exhibición de Arco de lo hecho y por mostrar en los distintos frentes de producción estética está vigente desde este 27 de febrero y hasta el 3 de marzo. Un 74 por ciento de las  galerías aquí presentes llegaron del extranjero y entre los artistas peruanos que exhiben en esta edición de la feria madrileña están: Fernando Bryce, Antonio Páucar, Miguel Aguirre, José Vera Matos y Herbert Rodríguez, entre otros.

En esta versión 2019 es Perú el invitado preeminente de los días feriales, y los andinos llegaron con la pretensión de pisar fuerte, en concordancia con una tradición ancestral que tienen y la presencia de una dirigencia que pareciera querer ahora hacer las cosas bien. Eso incluye a quienes orientan las manifestaciones artísticas, porque el hacer buen arte por un lado y buena economía productiva en otro ámbito de la presencia internacional tienen que ver con la nombradía, el respeto y el prestigio ante los demás, en un mundo en el cual ya pocas cosas se pueden mantener veladas. El Perú como invitado relevante de esta Feria, además de sus tradiciones amarradas al arte indígena, ofrecerá a la vista piezas de al menos 5 grandes colecciones de lo que hacen los peruanos en la estética contemporánea, en “Sincrónicas”, con el agregado de piezas fotográficas de inicios  del siglo XX, reunidas bajo el nombre de “Retratos  de un paisaje”, entre otras posibilidades de su oferta.  

Participan de la macro muestra internacional más de doscientas galerías y djversas formas de espacios de exhibición, en algunos casos para volver con la piel en representación de artistas consagrados y conocidos; en otros, para la promoción de nuevas figuras que pugnan por reconocimiento en los nichos de recepción y apreciación de las obras. También para interesar a esos coleccionistas que están siempre a la pesca de propuestas y piezas de valor, incluido el valor de cambio que no puede estar ausente de estos escenarios no obstante el asco de los puristas, a veces jurásicos. Eso incluso a contrapelo de los tiempos flacos de la economía, porque aunque las compras se adelgacen en temporadas de crisis siempre habrá interesados para invertir en arte y estimular la creatividad dondequiera que esta surja. En ese plano la organización ferial no se ha descuidado y ha tejido redes con las que se espera consolidar los nichos de potenciales compradores no eventuales sino de esa raza que es recurrente; es decir, de esos que vuelven a la inversión como intención permanente y no eventual, esta última ligada solo a la conmoción fugaz frente a la obra.

En lo digital la Feria mantiene la oferta de red abierta con la significativa expresión de, “me  compro una obra”. Además sostiene la propuesta de ventas y preventas en las semanas y meses previos a la vigencia del encuentro de feria. Eso incluye la posibilidad de hacer compras de piezas por unos pocos euros, en una suerte de oferta apetitosa para presupuestos cortos. En esta línea han sido las galerías que llegan a la convergencia las que hacen las propuestas anticipadas de lo que han creado los artistas que son patrocinados y representados. El asesoramiento gratuito para coleccionistas durante el desarrollo de la Feria es otra de las estrategias que se llevan adelante en el reimpulso que Arco pone sobre la mesa para estimular el interés de los que tienen este refinado hobby, los conocidos y los noveles. El esfuerzo se complementa con el programa Young Collectors, que en este año convocó a una treintena de compradores habituales que aún no peinan canas, al tiempo que se prosigue con la habitual invitación de los interesados internacionales, que en esta ocasión suman unos 500 de 40 países.  

JOSÉ VERA MATOS

MIGUEL AGUIRRE

Los dos centenares de marcas de exhibición representan a 31 países y han llevado a Madrid desde la  clásica pintura de caballete y esculturas o el dibujo y el grabado, hasta las fronteras de las instalaciones, el video y los otros nuevos medios. De todas estas salas de exhibición que participan de Arco 2019, 166 son parte de la programación habitual, en tanto que 49 fueron sometidas a comisariato. Por fuera del recinto ferial de Ifema se realizan otros encuentros que son radiales con lo que sucede en el centro de las exhibiciones, en un proceso continuado y en aumento a medida que la convocatoria incrementa su tradición. En esta ocasión más de una decena de galerías españolas ubicadas en distintos puntos de la metrópoli presentaran obras de artistas clásicos del siglo XX. Entre ellos los  infaltables Picasso, Miró o Giacometti, por citar solo a tres. En otro caso, la casa Urvanity presentará una muestra de arte urbano, en su tercera edición, como especialidad de su oferta.  En tanto que Hybrid Art Fair hará una muestra de artistas emergentes. Todas estas como exposiciones de complemento y cobertura descentralizada.  

Pero el plato fuerte de esta convocatoria, que retorna a la costumbre del país invitado de honor es la presencia del Perú, que sigue a las brillantes muestras de Argentina (2017) y Colombia (2015), que sentaron planta en ediciones previas recientes, como también lo que antes hicieron México (2005) y Brasil (2008). Para abrir el relieve que significa tener en Arco a un país tan cargado de tradiciones atávicas, incluidas las manifestaciones estéticas, fue el Nobel Mario Vargas Llosa el encargado de abrir esta versión 2019 de Arco. La representación andina está integrada por 24 artistas y 15 galerías, bajo el comisariato de Sharon Lerner, aunque la peruana Fietta Jarque es la encargada de supervisar el programa paralelo que se desarrolla en la  amplitud de Madrid, con otras exposiciones. En lo que hace a la tradición incaica y sus predecesores, hay muestras sobre la cultura Nasca, con elementos de tejidos y cerámicas propios  de esa  identidad prehispánica. Hay otro segmento de exhibición llamado “Amazonías”, con piezas artísticas de esa región que comparten varios países sudamericanos y que ahora  está cortada por una carretera que desde 2010 une a Brasil, desde el Atlántico, con  el Pacífico peruano (aresprensa).     

---------

VÍNCULOARTE Y MODA: UNIDAD EN PANTALLA
Actualizado: miércoles 27 febrero 2019 21:51
Articulos relacionados: EL "NOVEDOSO" FUTURO DE ARCO 2018 MADRID: ARGENTINA EN ARCO 2017 COLOMBIA EN ARCO 2015 ARCO 2012
arco 2019 madrid

Visitas acumuladas para esta nota: 298

¡SÍGANOS Y COMENTE!