logo_aresprensa_notas
ARGENTINA: TERMINA LA NOCHE BIPOLAR

Publicado el 19 de noviembre de 2015 / 13.10 horas, en Bogotá D.C.

Lo que Deja el Kirchnerismo

ARGENTINA: TERMINA LA NOCHE BIPOLAR

Para los argentinos fue un año electoral cargado de dramatismo, en especial para quienes tienen algo o mucho que ver con la saga del matrimonio compuesto por Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández, hoy viuda del anterior, quien le sobrevive y aún ocupa en la Casa Rosada de Buenos Aires, el llamado “Sillón de Rivadavia”, hasta el 10 de diciembre. El nombre del asiento tiene como evocación al primer presidente del país y a quien en su tiempo supieron llamarlo “doctor Chocolate” y también “Batracio”, en alusión descalificante a su supuesto origen afrodescendiente, que lo acerca a la genética desconocida y similar de Simón Bolívar, aunque ambos en su tiempo fueron enemigos acérrimos. El inicio del segundo semestre de este año fue el del último tramo para las elecciones definitivas y sus procesos previos en curso, en el que no faltaron escándalos ante la evidencia de fraude, como quedó claro en los comicios para la gobernación de la provincia de Tucumán y la ratificación de los feudalismos reafirmados por los Kirchner en provincias como Formosa y la misma Santa Cruz.  Atrás quedó una primera mitad de año en la que fue asesinado un fiscal que tenía contra las cuerdas a la presidente y siguió adelante el atropello contra aquellos funcionarios judiciales que atinaron a tratar de investigar los negocios de la familia presidencial y a la misma mandataria, cuyos abusos de poder y desprecio por la ley se acentuaronEn la primera ronda electoral dejó maltrecho al sucesor obligado del Frente para la Victoria, Daniel Scioli aunque ganó en los números brutos, pero fue el anuncio de que la perpetuación en el poder del corrupto grupo que encabeza la presidenta del país, se vería frustrada con una victoria, todavía hipotética pero viable, de la oposición que encabeza Mauricio Macri.    

Escribe: Néstor DÍAZ VIDELA

El preanuncio de la “mala onda” que rodea las ambiciones postreras de la mandataria argentina parecen acentuarse después de la aparición del libro de Nelson Castro “Secretos de Estado”, en el cual se pone sobre la mesa el estado de salud mental de Cristina Fernández, el cual como secreto a voces entre los argentinos ratifica lo que todo el mundo sabe: la presidenta es bipolar y su comportamiento errático al frente del Estado, con medidas de gobierno a veces descabelladas y por fuera de toda racionalidad, son fruto en buena medida de su mala condición mental.

En los estertores de su mandato la presidenta ha redoblado la apuesta de caminar al borde o por fuera de la ley, provocando mayor discordia y enfrentamiento entre sus compatriotas, además de mantener la protección sobre aquellos protagonistas de su entorno que están amenazados y acorralados por acciones de la justicia y las denuncias de corrupción de las que ella no está exenta, como no lo está tampoco su propia familia, en particular su hijo Máximo, hoy convaleciente de una delicada dolencia. La mandataria ha reiterado de manera manifiesta su rechazo y desprecio al trabajo de los jueces, sobre todo cuando esa labor se dirige a sus cuentas personales y a las de su gobierno y familia.              

Es ese desprecio a la justicia y a la ley, una de las marcas en relieve que deja afirmadas en su último año la trayectoria de gobierno de doña Cristina Fernández y de su grupo de poder, al que bien podría designarse, como una verdadera “banda”. Además de la presidenta, pocos de sus colaboradores inmediatos se libran de las investigaciones por enriquecimiento ilícito y negocios turbios de toda índole con los recursos del Estado y con alianzas privadas, que incluyen el asesinato, como los que envuelven al actual jefe de gabinete y derrotado candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Aníbal “La Morsa” Fernández. Durante la gestión de los Kirchner se incrementó el panorama del tráfico de drogas y sus secuelas, con redes extendidas al deporte y también a los espacios de poder político. Argentina durante la larga era en la que se enseñoreó la parábola Kirchner fue convirtiéndose en una suerte de “narcoestado”, tal como lo señalan observadores internos e internacionales.

La derrota electoral en la provincia de Buenos Aires fue el principal aviso de lo que podría precipitarse el próximo 22 de noviembre cuando se defina la justa presidencial.  Pero no ha sido el único. El rechazo a la perversión del régimen, que se expresó en las urnas el pasado 25 de octubre, es el corolario que como explosión por la vía del voto alcanza su máximo nivel de evidencia, aun cuando en tiempos recientes parecía que la anomia le permitía a la banda gobernante alcanzar los objetivos de su obscena concepción de la realidad y de las aspiraciones de su propio pueblo. La facción que acompaña a la mandataria, la termocéfola agrupación llamada “La Cámpora”, es la encargada de anidar y hacer estridencia de complicidad tanto para la mandataria y sus tan señalados como acusados funcionarios de primera y segunda línea de gestión. Es también vanguardia concreta de la línea política que reivindica la violencia subversiva de los años 70, la degradación rampante de la idea de lo republicano; además de la connivencia y justificación de los exabruptos jurídicos e institucionales del gobierno

Lo anterior son sólo eslabones aislados de una cadena que hizo implosionar la institucionalidad argentina y que se pretendió agravar en los últimos días con nombramientos a destajo de militantes de “La Cámpora” con el fin de arrinconar y entorpecer la gestión del próximo gobierno, incluso el de su aparente heredero, Daniel Scioli, a quien poco favorecen las encuestas de los últimos días y horas, anteriores a la inminente definición electoral. También pesa en la espalda histórica de Cristina Fernández la firma de un acuerdo secreto, inconstitucional, con una multinacional para la explotación de “Vaca Muerta” el principal yacimiento de hidrocarburos del país y uno de los mayores del mundo.  No es el único baldón del sol negro de la gestión del matrimonio Kirchner, pesa como agregado sobre ellos el crimen de Estado perpetrado contra el principal investigador del atentado terrorista contra sede de la mutual judía AMIA, el fiscal Alberto Nisman, junto con un memorando de entendimiento, también secreto, con Irán a través del cualse aspiraba a echar un velo definitivo sobre el compromiso del país islámico con esa acción terrorista acaecida en Buenos Aires en 1992.

Si lo anterior fuese poco en lo que hace a la “herencia maldita” que deja la gestión Kirchner, debe sumarse el concubinato de la administración que se apaga con el estado forajido de Venezuela y con sus desafueros a la democracia, que incluye la aprobación de ingreso de ese país fallido en el Mercosur, el atropello y encarcelamiento a los líderes venezolanos de oposición y la degradación de la vida democrática de ese país. Los líderes de ese país tropical financiaron con dineros oscuros las campañas presidenciales del dúo presidencial argentino y a su hegemonía de más de una década. Uno de los dos candidatos de la pugna, el señor Mauricio Macri, en el último debate abierto previo a la realización del balotaje inmediato, se comprometió a denunciar a Venezuela si asumiese el próximo periodo presidencial. Esto, por la violación de la Carta Democrática Interamericana y por su permanencia entre los países del Mercosur. Algo esperanzador para que un nuevo viento le ponga freno democrático a la dictadura venezolana y a sus atrocidades que incluyen el desprecio por los derechos de quienes no piensan como ellos. Algo que los Kirchner repitieron desde la Casa Rosada, incluso en estos estertores finales de gestión bipolar (aresprensa). 

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: ARGENTINA: A 4 DÉCADAS DEL GOLPE MILITAR NOCHE DE LIBROS Y ROSAS EN MANILA ARGENTINA: BENEFICIO ASTRAL PENDIENTE ARGENTINA: CONSUELO DE PERDEDORES ARGENTINA: MEMORIA PARA UNA VÍCTIMA ARGENTINA: "LA ARMADA BRANCALEONE" ARGENTINA: UN GRANDE ARRINCONADO
EL PAPA Y LAS FARC

Visitas acumuladas para esta nota: 1018

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!