logo_aresprensa_notas
ARGENTINA: UN GRANDE ARRINCONADO

Publicado el 03 de julio de 2011 / 11.00 horas en Buenos Aires

ARGENTINA: UN GRANDE ARRINCONADO  

Han pasado los primeros partidos de esta Copa América y el panorama ha sido el esperado: los encopetados a la baja y los derrotables en los papeles arrinconando a los más opcionados.  Así ocurrió con Argentina en la jornada inaugural al sacar un tibio y frustrante empate ante una Bolivia que la enfrentó de igual a igual, en tanto que los “ticos” en la segunda jornada enredaron a esa Colombia en la que se cifran grandes esperanzas. Los cafeteros ganaron con lo justo, pero los centroamericanos que dirige Ricardo La Volpe lucharon con los astros colombianos sin un hombre durante gran parte del partido y con un conjunto de muchachitos casi de la reserva. 

Escribe: Edgardo “Cuqui” LÓPEZ 

Aunque en esta apertura no hubo sorpresas y sí incógnitas a resolver, las expectativas se mantienen puesto que en el último mundial terminaron con buen rendimiento los uruguayos y un Forlán destacado como el mejor valor sudamericano en aquel torneo de hace un año. También los siempre bravos paraguayos han llegado con su famosa fortaleza nunca desmentida y el recuerdo de que en Sudáfrica resignaron destino por un penal, nada menos que ante quien resultó a la postre el campeón del mundo. Nadie olvida que en aquella memorable jornada sudafricana los guaraníes tuvieron a los españoles contra las cuerdas. 

Ambas selecciones llegan a la Copa América con los mismos técnicos, Tavares y Martino, quienes han mantenido a sus grupos con la nómina casi intacta. En la misma línea, nadie piensa que se cambiarán los sistemas que les dieron tanto resultado en el Mundial.  

Por el lado de los charrúas aparecen un Luis Suárez en muy buenas condiciones y disposición y un Diego Forlán que aunque mostró una gran baja de nivel en el Atlético de Madrid, a posteriori de la justa mundialista, apareció en mejores condiciones en las jornadas previas a la cita americana. En este conjunto aparecen Walter Gargano del Napoli, el “loco” Sebastián Abreu como gran capitán, y otros brillantes nombres como los diegos, Lugano y Godín, Álvaro González y  Marcelo Sosa.  

Óscar Tavares plantea una línea de cuatro en su retaguardia y en el medio, atacando con dos puntas como Forlán y Suárez. Esa es la fórmula que le dio dividendos en Sudáfrica y el pronóstico dice que no habrá alteraciones en lo que se ha mostrado como bueno.  

El Paraguay de Gerardo “Tata” Martino llega a la Argentina con el acumulado de valor de su brillante papel en Sudáfrica. Sus dos delanteros punzantes, Nelson Haedo Valdés y Lucas Barrios, han tenido muy buen momento, después de la excursión sudafricana. El primero en España y el otro en Alemania. Este aguerrido cuadro se complementa con nombres bien conocidos en América: Edgar Benítez y Diego Barreto son algunas de sus figuras definitorias y definitivas en la defensa. No estará “tacuara” Óscar Cardozo, quien debió resignar su presencia por lesión, pero es tradicional en los grupos paraguayos sellar bien los claros de los grandes ausentes con otros hombres de gran peso en la posición. 

Mientras los uruguayos definirán clasificación con chilenos, mejicanos y peruanos, los paraguayos se verán caras con brasileños, ecuatorianos y venezolanos. Los de Quito, que comenzaron a construir un nuevo lustre con la conducción de hombres de primera línea en la orientación como lo son los colombianos Hernán “Bolillo” Gómez y Luis Fernando Suárez, tienen ahora a un director con la misma nacionalidad: el brillante y callado Reinaldo Rueda. Este hombre, con más merecimientos y pundonor que resultados alcanzados, podría ser un palo en la rueda de las aspiraciones del Paraguay de Martino. 

Rueda dejó hinchas disgustados con su papel, luego de la derrota ante México en las preparatorias de esta Copa. Pienso que Ecuador tiene ya madera pulida para hacer un papel decoroso en este certamen, pero pareciera que todavía Rueda no ha podido darle la sintonía necesaria a su onceno. El equipo andino tiene buenas individualidades y hombres como Luis Antonio Valencia, del Manchester, o ese otro ariete que juega con méritos en México, Christian Benítez y también Walter Ayoví, ese gran lateral de lucimiento en muchas jornadas. No son los únicos astros en ese conjunto y el nuevo director técnico podrá hacer la orfebrería necesaria para ensamblar las piezas, si el tiempo y los resultados le permiten hacer la arquitectura que tiene pensada.  

AJUSTE DE CUENTAS   

Es un riesgo hacer augurios después de estas dos primeras jornadas pero debe suponerse que los argentinos no apuestan a su eliminación temprana y los brasileños han traído lo mejor de su banda juvenil. Entonces debe suponerse que esos dos eternos candidatos sudamericanos y los otros dos del Río de la Plata –paraguayos y uruguayos- irán a las rondas de semifinales acompañados de colombianos y chilenos, esto porque el Chile de Claudio “Bichi” Borghi es casi el mismo que dejó el mítico Marcelo Bielsa.  

El grupo de la estrella solitaria llega bien “afilado” a la cita argentina. El libreto técnico de Borghi, al igual que el de Martino es similar al de Bielsa. Yo diría que en ambos casos se ha cambiado la montura pero el caballo es el mismo. Para hacer una simple referencia al respecto debe advertirse que Borghi juega al ataque constante y mantiene una defensa de tres hombres. Los chilenos han tomado como base a los jugadores del Colo Colo que el actual director técnico chileno hizo campeón.

Tanto en el caso paraguayo como en el chileno se ha consolidado un trabajo de bastante tiempo y eso asegura el conocimiento interno y el valor agregado de los jugadores. Tanto es así que muchachos como Alexis Sánchez, Matías Fernández, Arturo Vidal, Mauricio Pinilla o Claudio “cóndor chico” Bravo han levantado las ofertas de los clubes europeos, algo impensable en los últimos años. Además, para esta competencia, San Juan y Mendoza -la región de Cuyo- es una tierra argentina familiar y entrañable para los chilenos.  

Es esa zona vitivinícola del oeste la primera referencia y la más cercana en el territorio de sus vecinos. Esto en un grupo de países en el que Uruguay parece ser el más fuerte. México, también en el grupo de la región cuyana, al igual que esa Costa Rica que jugó con Colombia en la norteña Jujuy, llega con un equipo de juveniles. Pero el “tri” arribó a la Argentina con el peso muerto de la baja por indisciplina de varios jugadores. Ese episodio de Ecuador obliga al director Luis Fernando Tena a hacer por fuera de tiempo una recomposición de cuadros y disposición del equipo de juveniles.   

Colombia y Argentina definirán en Santa Fe su papel para el resto del torneo. Los de Bogotá en su primera salida de la segunda jornada lograron los tres puntos pero sus rivales merecieron mucho más ante un equipo con grandes figuras, en especial delanteros, que por momentos se vio confundido por el accionar discreto de los centroamericanos.  

Esos chicos de Costa Rica llegaron traumatizados  como sus vecinos mexicanos, pero por otros motivos. Ambos equipos, invitados a este torneo, llegaron de disputar la Copa Oro del norte del Continente en la que México salió campeón, pero ese certamen diezmó a ambos conjuntos. La Volpe amenazó con renunciar y así llegaron a la Argentina para complicarle la vida a Colombia en su primer partido. 

En ese cuadro de situación, los cafeteros llegan a Santa Fe en mejores condiciones que la Argentina, la primera gran deuda de este inicio de la Copa América. En términos históricos el anfitrión enfrenta en sus dos primeros compromisos a quienes le han  propinado las dos mayores humillaciones de su historia: Bolivia venció a la Argentina por seis goles durante la eliminatoria a Sudáfrica y Colombia le metió cinco goles en 1993. En esta ocasión los delanteros cafeteros no pudieron cristalizar su tarea como evidencia reiterada de su fama, pero tampoco pudieron ratificar sus lauros los rioplatenses Messi y Tévez. Los del Altiplano, con humildad, sacrificio y un desconocido director técnico argentino nacionalizado, Gustavo Quinteros, pusieron sobre el tablero las debilidades estructurales del conjunto argentino, la conceptual de su dirección técnica y la crisis general vigente en ese fútbol.   

En el primer partido de esta Copa los argentinos no pudieron pasar factura por aquella vergüenza en el Altiplano, cuando los dirigía el inefable Diego Maradona. El nuevo encuentro de su segunda jornada de Copa América 2011 entre argentinos y colombianos no es un ajuste de cuentas, pero nadie quiere correr riesgos con los resultados posibles (aresprensa). 

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: FILBA 44, ARRANCÓ LA FERIA GRANDE ARGENTINA: A 4 DÉCADAS DEL GOLPE MILITAR ARGENTINA: TERMINA LA NOCHE BIPOLAR "FICCI" A LO GRANDE ARGENTINA: BENEFICIO ASTRAL PENDIENTE ARGENTINA: CONSUELO DE PERDEDORES DOS GRANDES AFUERA ARMANDO VILLEGAS, EL ADIÓS A UN GRANDE ARGENTINA: MEMORIA PARA UNA VÍCTIMA ARGENTINA: "LA ARMADA BRANCALEONE"
ANTECEDENTES SORPRESIVOS

Visitas acumuladas para esta nota: 1241

¡SÍGANOS Y COMENTE!