logo_aresprensa_notas
ARRANCÓ EL MUNDIAL

Publicado el 14 de junio de 2018 // 19.00 horas, en Bogotá D.C.

ARRANCÓ EL MUNDIAL

El partido de arranque es siempre una anécdota, tal como ocurre casi siempre en cualquier de un mundial de futbol, aunque ese partido inaugural sirva después para la eventual clasificación en la primera ronda y en esta ocasión haya estado más allá de la simple anécdota. Rusia fue en esta ocasión 5 goles más allá de la excepción. El encuentro entre el local y Arabia Saudita le permitió al equipo anfitrion subir un escalón necesario para sacar la nariz antes de enfrentarse a Egipto y Uruguay, ambos rivales para nada fáciles, sobre todo el ultimo. Pero en esta largada del extenso certamen de 64 partidos lo que dice el contexto inmediato podría ser más relevante que el programa de cotejos que los aficionados ya conocen. Son los latinoamericanos los que ponen color y calor a la llegada de una primavera que se demora y a un invierno que se resiste a retroceder. Eso se hace evidente en el fresco demasiado fresco que encontraron los visitantes a esta Rusia hoy bastante globalizada, aunque el alma rusa se mantenga anclada en sus tradiciones. Para el ciudadano ruso del común nada cambia en estos festejos deportivos que tienen a su país como amplio escenario. A la mayoría de ellos ni siquiera los conmueve y cualquier vecino de Moscú o de otra de las ciudades elegidas para la competencia, tiene puesta su atención en lo que le costará el gas domiciliario en el próximo invierno aún lejano, que en el resultado de los partidos. En eso vale considerar un detalle de mucho peso, el futbol no es el deporte más popular en Rusia. El hockey sobre hielo es el juego que tiene mayor favoritismo y el balompié ni siquiera ocupa un segundo lugar.

 Es por eso que el ciudadano del común se siente más atraído por el colorido y las banderas que agitan los miles de visitantes, mucho más que por las alternativas de los encuentros. Salvo, claro está, que no pierden el interés por la selección local. Esa que estuvo en el arranque frente a una Arabia Saudita, que también buscaba mejorar presencia en mundiales, al igual que los dueños de casa. En las calles, mientras tanto, juega en favor de ese encuentro callejero entre desconocidos anfitriones y vocingleros visitantes, la tradicional hospitalidad rusa siempre por encima de cualquier frialdad cotidiana aparente, que se supone es propia de su arraigada manera de ser. Nada más inexacto que ese prejuicio inicial. Es evidente que el temperamento del ruso se diferencia del sabor brasileño que enmarcó las impresiones del mundial anterior. Pero el ruso en el trato es tal como lo describe Pasternak en el “Doctor Zhivago”, en todos ellos “hay un poeta y un campesino”. Por lo tanto, es mejor no creer en que la presunta frialdad inicial del ruso pueda ser permanente. El país es también un caleidoscopio de culturas y es por eso que, por ancestro, sus gentes saben tratar con la diferencia. Aquello con lo que se suele aludir al “alma rusa” comprende todo lo descrito.

Al margen de lo ocurrido en la sobria y breve ceremonia de apertura debe, decirse que hubo tres acontecimientos que en la previa enmarcaron la apertura de este mundial: el papelón de la Argentina al suspender su partido de entrenamiento frente a Israel, con sus derivaciones geopolíticas y políticas; la salida por la ventana del entrenador español julen Lopetegui y el anuncio de las sedes del mundial 2026, que correspondió a tres países americanos. Los dos primeros episodios con escándalo incluido y el último como una curiosa secuencia que tiene su origen en el llamado “Fifagate” que se llevó cargado a Joseph Blatter y desató todos los otros escándalos de corrupción que golpearon a la dirigencia del fútbol internacional, en especial a la de América Latina. La operación venganza de los Estados Unidos por haber sido desahuciado a ser sede del mundial 2022, con Bill Clinton a bordo, tuvo su recompensa no solo en la limpieza parcial de la corrupción estructural del fútbol mundial sino en esta asignación también parcial, pues compartirá sede con Canadá y México. No solo eso, ese Mundial en el norte de América recibirá 48 selecciones, lo que asegura mayores negocios de una Fifa que parece no escarmentar, aunque al mismo tiempo le da al fútbol mayor perfil de industria cultural.

Si un mundial de fútbol no es un evento que provoque la fiebre de las masas ni cause revolución alguna en un país que fue revolucionario y pagó tanto como ganó mucho con su primera revolución del siglo XX -que se hundió también en la pasada centuria, provocando con ello también la inflexión de la esforzada autoestima rusa construida durante siglos- algún valor debe tener el Mundial para que el gobierno ruso se haya jugado en la apuesta. Se estima que la inversión hecha por la administración de Putin en esta convergencia orbital es de más de 14 mil millones de dólares, cifra para nada despreciable en un país que tiene amplias posibilidades de crecimiento, pero también tremendas dificultades como esa referida al precio del gas de uso doméstico, que afecta de manera directa al bolsillo del ciudadano. Sin embargo, el presidente tiene una popularidad superlativa entre los ciudadanos y eso no es gratuito. Es un autócrata desde la perspectiva de las democracias occidentales, pero muy alla russa y esas costumbres para gobernar vienen desde el tiempo de la fundación del gigantesco país, que es una civilización en sí misma y heredera, según ellos mismos lo dicen a través de sus símbolos nacionales, herederos de Bizancio.

Son la tercera Roma, un imperio, y así lo creyeron desde el tiempo de los zares. Sienten que con Putin recuperan lo que perdieron cuando se derrumbó la Unión Soviética, hace tres décadas. El presidente se comporta y es señalado como emblema actual de un resucitado poderío que no se veía desde los tiempos del zar, o de ese Stalin que se comportó como tal en nombre de un nuevo orden social. Por eso, los rusos le perdonan a Putin, si se quiere, la brutalidad con que se persigue a sus opositores. Piensan, “eso siempre fue así cuando hubo zares y después también”. Inefable particularidad ya mencionada y nunca desmentida del alma rusa. Algo que supo sufrir León Trotsky, asesinado por el largo brazo del Kremlin, en México, cuando la Unión Soviética enfrentaba a la Alemania de Adolfo Hitler. Un mundial como el que acaba de iniciarse, con una contundente victoria del local, le aporta a esa tendencia cultural y colectiva que pretende la reconstrucción del prestigio que supo ser imperial y la autoestima que todo ruso guarda en sí como un tesoro que le bridó su propia historia. El logro del mundial en Rusia alcanzado incluso con disgusto de los críticos estratégicos, estuvo precedido por otro logro similar: la sede de las olimpiadas de invierno de 2014, en Sochi.

 La presencia de los latinoamericanos se vio desde este partido inaugural. Había un brasileño naturalizado, Mário Fernándes en la selección del técnico Stanislav Cherchesov. Un niño colombiano, Estéban García, acompañó de la mano a uno de los jugadores que salían del túnel, para este primer partido, ante las 78 mil personas que estaban en el Luzhniki Stadium de Moscú. Además, el juez del partido fue el argentino Néstor Pitana, con la compañía del brasileño Sandro Ricci, como cuarto árbitro, y Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti, acompañando el arbitraje por las líneas. Eso marca la presencia fuerte de un subcontinente que mucho le ha aportado a este deporte hoy universal y que en las predicciones apunta a llegar con al menos tres de sus selecciones a las etapas finales que se verán en julio. Entre los conjuntos sudamericanos aparece ese Perú que retorna a un mundial, con su estrella en capilla hasta hace unos días, Paolo Guerrero. Putin no estuvo acompañado en la ceremonia inaugural por las grandes figuras de la política internacional. Está boicoteado por comportarse como los antiguos zares y secretarios del Partido. Eso pasó inadvertido ante la abultada victoria y la alegría de su equipo, que rememoró la de Italia en 1934 (aresprensa).

-----------

VÍNCULO DIRECTOGOLES QUE HICIERON DIFERENCIA // AVANZA EL MUNDIAL           

Actualizado: viernes 22 junio 2018 09:29
Related Articles: SEVILLA: SEDE MUNDIAL DEL TURISMO ARRANCÓ CARNAVAL DE ORURO ARRANCÓ LA BERLINALE MEMORIA DE MUNDIALES II RUSIA 2018, EL MEJOR MUNDIAL MEMORIA DE MUNDIALES RUSIA, MUCHO MÁS QUE UN MUNDIAL AVANZA EL MUNDIAL FILBA 44, ARRANCÓ LA FERIA GRANDE PUTIN, CAMPEÓN MUNDIAL
mundial rusia 2018

Este articulo ha sido consultado: 276 veces

¡SÍGANOS Y COMENTE!