logo_aresprensa_notas
ARRANCÓ LA BERLINALE

PATRIMONIOS CULTURALES  //  CINE  //  Publicado el 08 de febrero de 2019  //  06.45 horas, en Bogotá D.C.

 

ARRANCÓ LA BERLINALE

 

Al borde de llegar a las 7 décadas de vigencia el festival de cine de Berlín dio a conocer que habrá cambio de dirección y orientación, luego de casi dos décadas en las que Dieter Kosslick estuvo al mando de la muestra. No se va sin traumas pues la tierra se movió bajo sus pies con suficiente fuerza como para tener que aceptar la fuerte crítica al tinte militante de su conducción que, según sus críticos, impactó de manera severa la calidad del festival. Hace un año largo casi un centenar de realizadores germanos hizo pública su protesta en tal sentido y las consecuencias aparecen ahora con el paso al costado de Kosslic. No es sencillo determinar que una posición insistente en la línea de los “derechos  humanos” y su defensa en el plano estético, tenga que repercutir de manera necesaria y suficiente sobre el linaje de un encuentro mundial de esta naturaleza. Lo cierto es que esa interpelación ha tenido un efecto en todas direcciones. La Berlinale ha servido para que el cine del llamado tercer mundo pueda poner en un escenario visible sus producciones que, de otra forma, podrían pasar inadvertidos o poco menos. Por ahora, y por decir algo, en esta edición del festival alemán el cine iberoamericano tiene una presencia discreta, si se quiere apreciar de esa manera. En lo que hace a las piezas con linaje de marca aquí aparece la obra de Christian Bale que está en la carrera el Oscar: “Vice”, una crítica descarnada a la comidilla del poder reciente en la Casa Blanca.  

Apenas una película española está en la  competencia central por los osos dorados que se entregarán el 17 de febrero, y hay una brasileña que se presenta en la lista básica, pero fuera de concurso. En el segundo rubro en importancia, “Panorama”, aparecen 12 títulos de esta zona sobre 45 en competencia y aunque el número suena por lo abultado, por ahora es mejor no poner mano sobre el fuego en lo que hace a resultados posibles. En las apuestas de arranque aparecen producciones peruanas, argentinas y una colombiana con predicamento, aunque todas ellas por las pujas de segundo rango. En tiempos de cambio se trata entonces de una temporada que se inicia como poco halagadora para el cine de esta zona del mundo. Es cierto que el juego en esto de los festivales mundiales recién comienza pero la perspectiva pinta desteñida para locales y vecinos latinoamericanos, en la apertura el periodo.

Para el último año de la vigencia de Kosslick en la dirección de la Berlinale, preside el jurado esa leyenda del cine que es Juliette Binoche, quien estará acompañada en la tarea principal por el chileno-argentino Sebastián Lelio -ganador de Oscar- Justin Chang y Trudie Styler, entre otros. La edición 69 que comenzó a correr ayer 7 de febrero tiene en las nominaciones principales -las que compiten por el Oso de Oro- a 17 películas (aunque son 23, incluidas las que están por fuera de puja)  y la única de la región, que es brasileña, no competirá por el logro máximo. En total se exhibirán unas 400 películas en la semana larga de proyecciones, con el detalle que ya no es noticia: casi la mitad del número citado de filmes ha sido realizado por mujeres. Es que eso de estar en la onda de la visibilidad de lo que alguna vez fue minoría y eventual invisibilidad en cualquiera de  sus tipos -étnico, de género, etáreo, entre tantos otros- ha sido el eje de las convergencias en las 18 berlinales que ha dirigido Kosslic.

Se supone que lo que viene será bien diferente aunque la queja de los críticos a la gestión del director que se va no ha sido por eso de la apertura a la diferencia sino “por la disminución de la calidad” del certamen, sin que por ahora se pueda determinar con precisión dónde está la diferencia entre abrir esa puerta a lo que no necesariamente es un cine comercial y la discusión sobre lo que se considera calificado para participar y apostar a  eventuales reconocimientos. Es indudable que la pugnacidad con la gestión de Kosslic bien podría encerrar alguna forma de discriminación a lo que por razones no expresadas se considera minusvalía. A partir del año que viene la direccion del festival berlinés estará a cargo de Carlo Chatrian y Mariette Rissenbeek. El primero es hoy director del festival de Locarno.   

En la lista oficial por el Oso mayor está la solitaria -entre las habladas en español- “Elisa y Marcela” de Isabel Coixet.  La realizada en lengua portuguesa es “Marighella”, del reconocido Wagner Moura, el mismo que hizo de Pablo Escobar en la bien conocida serie “Narcos”, de Netflix. Hasta ahí y pare de contar entre los nuestros, al menos en la nómina más importante. Pero, como ya se señaló, esta película sobre la saga de quien fue el mítico representante de una  escuálida guerrilla brasileña, allá por  los años 60 del siglo pasado, no compite dentro del listado principal. Otra luminaria veterana de la actuación como es Catherine Deneuve -”Los Paraguas de cherburgo”- compite aquí con “L´adieu à la nuit” y también llegó a Berlín la rimbombante “Vice”, con Bale como protagonista y dirigida por Adam McKay, en su aguda crítica a la despiadada visión de mundo de los “wasp” norteamericanos.  

La nutrida lista de los que pujan por el oso áureo incluye a otra estadounidense, “Amazing grace”, un documetal de Alan Elliott.  También están en esa competencia “Synonymes”, una coproducción francogerma e israelí, que dirige Nadav Lapid. Además están, el francés François Ozon con  "Grâce à Dieu";  "Mr. Jones", que dirigió la polaca Agnieszka Holland, y la italiana “La paranza dei bambini”, de Claudio Giovannesi. Entre los menos conocidos de la lidia está el canadiense Denis Côté, con "Répertoire des villes disparues"; la alemana Nora Fingscheidt con “Systemsprenger”; la película de nombre  intraducible de Yimou Zhang, "Yi miao zhong", protagonizada por Zhang Yi y Fan Wei; la realización del alemán Fatih Akin, en coproducción germano-francesa, “Der Goldene Handschuh” y The Kindness of strangers”, de la danesa Lone Scherfig, entre otras de similar incógnita.  Esta última es la que abrió el festival.

Tal como se ve, pocos personajes de ovación para la alfombra roja salvo el norteamericano Bale y otros pocos, contados por los dedos sobrantes en las manos. Eso es lo que de manera repetida dio pie a las reservas sobre la óptica militante de Kossling Los latinos, mejor librados en la segunda línea de “Panorama”, muestran obras como la colombiana  “Los Monos”, de Alejandro Landes, “Los Miembros de la familia”, del argentino Mateo Bendesky, “Temblores”, del guatemalteco Jayro Bustamante. Un listado discreto pero con honra de pobre, en una serie de títulos que aún no se han visto, o poco, en la casa propia. El programa general ha previsto un Oso de plata honorífico, con homenaje incluido, a la británica Charlotte Rampling y con la proyección de su película “Il Portiere di notte”, filme de culto continuado desde 1974, que dirigió Liliana Cavani (aresprensa).

----------

VÍNCULOSSIN NOVEDAD EN LOS GOYA  //  CÉZZANNE EN CINE, GOZNE HISTÓRICO  
Actualizado: viernes 08 febrero 2019 06:12
Related Articles: ARRANCÓ CARNAVAL DE ORURO BERLINALE: ISRAEL GANÓ OSO DORADO ARRANCÓ EL MUNDIAL FILBA 44, ARRANCÓ LA FERIA GRANDE BERLINALE: MILITANCIA DE GÉNERO BERLINALE PREMIÓ A HUNGRÍA BERLINALE: ITALIA ALZÓ EL OSO ARRANCÓ LA "MOSTRA" DE VENECIA BERLINALE: PABLO LARRAÍN MERECIÓ MÁS BERLINALE DE LAS MUJERES
cine berlinale

Visitas acumuladas para esta nota: 119

¡SÍGANOS Y COMENTE!