logo_aresprensa_notas
ARTBO 2017, PINTA BIEN

Publicado el 20 de octubre de 2017 // 17.20 horas, en Bogotá D.C.

ARTBO 2017, PINTA BIEN

La promesa de una Artbo más fuerte y señera en una Bogotá que promueva con mayor ímpetu la oferta cultural, se prepara para abrir sus puertas en esquemas de lanzamiento más bien cerrados a la observación externa, con algo de secretismo negado en los propios silencios que expande la organización en su hacer,  y tan explícito como evidente en lo concreto. La gran muestra promete entonces la participación de 61 galerías que llegan desde 16 ciudades de diversos países, incluido el anfitrión: Colombia. Unos 350 artistas serán parte de una exhibición ya afirmada en su décimo tercera edición anual, la cual en la versión anterior recibió unos 35 mil visitantes, aunque ahora espera un aforo superior.

Reporta: Martha Liliana ROMERO

Esto a contrapelo de una difícil crisis económica del país cafetero que ya no es posible disimular, en tanto han bajado de manera sensible los indicadores macroeconómicos y se advierte el marcado descenso en el ritmo de intercambio de bienes y servicios, incluso en la recepción de matrículas de la educación superior. El consumo básico ha caído casi en un 2 por ciento en este último tramo del año en curso y si se compara ese dato con las cifras en este rubro de los últimos dos ejercicios, el desequilibrio es mayor. En apariencia eso no conmueve a los flujos de recursos que recorren los meandros del mercado del arte. Una feria como esta, que estará habilitada en Bogotá entre el 26 y el 29 del mes que corre, tiene como horizonte estratégico dinamizar ese ámbito de movilidad económica, la creatividad estética y el coleccionismo.

Más de 350 artistas presentarán sus obras para un público estimulado durante varios años de manera constante  y ávido por la oferta cultural de la capital andina. Para ello contarán con el amplio espacio del salón “Óscar Pérez Gutiérrez”, en el recinto ferial de Bogotá, a disposición de las más de 6 decenas de galerías, entre las que estarán las locales más representativas y el resto serán salas extranjeras seleccionadas por la convocatoria. Uno de los filtros impuestos a esos convocados es una vigencia de oferta y mercado del arte de no menos de 6 años. Esa exigencia -una excluyente aunque no la única- pretende dar mayor espacio a las promesas latinoamericanas, no solo hacia los artistas como capital humano, sino también a empresarios que estimulan la materia prima de este ángulo de la producción cultural. El espacio en estreno se denomina 21 m2”.

Todo esto con base en los nuevos nombres que llegan, sobre todo en la lista de salas de exhibición, aunque no solo en ese renglón. Por ejemplo: Machete, Parque Galería y Proyecto Paralelo, de México; así como también, Búm, de Argentina; Espacio Valverde, de España y Sindicato, de República Dominicana. En tanto que por Colombia llegan: Espacio El Dorado, Lockkus Arte Contemporáneo y Rincón Project, entre otras. No son las únicas en la larga lista. Esto, porque la estrategia organizativa propone un “mix” de emergencias estéticas con las tradicionales, en un experimento que si bien es para nada nuevo, sí sigue buscando coincidencias e interpelaciones argumentativas entre lo que es arte afirmado y asimilado y aquello que bien podría ser desafío.  

Precisamente, el desafío permanente es una de las banderas del arte, como forma de anticipación cronológica valorativa y es el anuncio de lo que la sociedad mirará y que tendrá asiento real en su trama de un futuro indeterminado. En esa línea, la tradicional sección Artecámara pondrá en apreciación el trabajo de 30 jóvenes procedentes de diferentes puntos de la geografía colombiana, con 5 espacios: dos independientes y tres colectivos. La selección y disposición correspondiente estuvo en este caso a cargo del Proyecto Curatorial “La Usurpadora”, un nombre desafiante en su enunciación, que supone por sí mismo la actitud de los creadores cuando se exponen al criterio del público que inaugura la apreciación de ese trabajo novel.  

También en esa perspectiva, la sección “Referente” hará énfasis en obras de artistas que rompieron paradigmas o esquemas de la historia del arte y que, precisamente, como lo señala el nombre de la sección se han convertido en punto de guía y reflexión del arte contemporáneo. La sección “Sitio” pretende, en otro ámbito del enfoque estratégico de Artbo, expandir y abarcar un campo más amplio de concepciones estéticas vigentes que salen de la tradición de la tela y el caballete, como es el caso de las instalaciones y otras propuestas de gran formato. En lo que hace a los espacios de observación tradicional en esta Feria, allí estará “Articularte” el escenario pedagógico para acercar y sensibilizar al público no siempre versado en las expresiones estéticas de frontera, mediante talleres y laboratorios interactivos, entre otras dinámicas.

Los nuevos artistas locales -los que se asoman- conforman una lista que no puede impresionar por sus nombres poco o nada conocidos, sino que la expectativa se centra en la posibilidad de apreciar lo que llevan para exponer y defender ante un público que espera y tomará decisiones, no todas necesariamente de mercado. Se supone y se aguarda que estos nuevos exponentes son los que tienen la obligación de sostener  en la hora, el estandarte del desafío. Ellos son, según la información proporcionada por los organizadores, aunque en relación parcial y aleatoria: William Aparicio (Bucaramanga), Valeria Giraldo (Manizales), Carlos Gómez (Cali), Mauricio Rivera Henao (Pereira), José Sanín (Cali), Mario Santanilla (Bogotá) y Freddy Clavijo, de Pereira, entre otros.   

La apertura de esta edición de Artbo confirma la intención estratégica de la ciudad y de una de sus instituciones representativas, la Cámara de Comercio, en lo que hace a convertir a la capital colombiana como un gran centro de oferta cultural en la región sudamericana. Las artes visuales solo son un rubro del conjunto, pero es uno de los más representativos y una carta de gran aceptación internacional, en la intención del Estado y de la iniciativa privada e institucionalizada. Eso es lo que le da mayor relevancia a este acontecimiento y convocatoria que se celebra cada año desde 2004. La convocatoria es generadora de capital humano en lo que hace al trabajo del artista, y de capital social en la organización y la logística de este  tipo de encuentros que no es único. Recientemente, la Cámara de Comercio también asumió la orientación del principal encuentro de  diseño de moda en la capital cafetera (aresprensa).   

Actualizado: -/-
Related Articles: ARTBO: INDUSTRIA CULTURAL INCOMPLETA ARTBO 2018, ADIÓS ARTBO VUELVE A GOLPEAR EL REY NORUEGO DECIDIÓ BIEN MADRID: ARGENTINA EN ARCO 2017 ARTEBA 2017: A QUEBRAR TECHOS ARTBO: MÁS ALLÁ DE UN FIN DE SEMANA COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE "JUEGO" COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE FITUR 2017 EL TURISMO NI SE MOSQUEA
artbo cámara de comercio de bogotá

Visitas acumuladas para esta nota: 576

¡SÍGANOS Y COMENTE!