logo_aresprensa_notas
ARTBO VUELVE A GOLPEAR

Patrimonios culturales // Artes visuales // Publicado el 10 de ocuhre de 2018 // 16.15 horas, en Bogotá D.C.

ARTBO VUELVE A GOLPEAR 

Al finalizar este mes de octubre Bogotá verá el despliegue de su gran feria internacional del arte, tal como lo hace cada año desde hace 14. Todo encuentro de este tipo, más cuando pretende y ha logrado asentarse como internacional, enciende algún tipo de discusión y esta edición de Artbo no es la excepción. Por el momento baste decir que hay un listado de exhibición que está integrado por 70 galerías que representarán a una veintena de países. En su mayoría son de América Latina, aunque también de Europa, y una de las salas -por primera vez- llegará desde Turquía. Las categorías de la amplia exhibición relacionarán los puntos de mercadeo consolidados, emergentes y de vanguardia, aunque también aquello que suele autorreferirse como “no comercial”. Es parte del fundamento para señalar eso de que se verá obra de “múltiples formatos y orígenes”. Ver para creer. El despliegue se realizará sobre una superficie de 13 mil metros, en el centro de exposiciones del occidente de la capital colombiana, tal como es tradicional. En la suma, el espacio se dividirá en 8 secciones, bajo el auspicio de la Cámara de Comercio de Bogotá que, en simultánea, está celebrando sus 140 años de existencia. 

En la presentación del encuentro se insistió en el interés por propiciar el coleccionismo en el país, para que el acceso a las obras y a las propuestas de los artistas deje de ser una afición casual, eventual o una forma de solidaridad aleatoria. Se apunta en cambio a que el acceso a la obra se convierta en una posible costumbre tan amplia como extendida, articulada con el desarrollo de las artes visuales y no, por ejemplo, como una forma coyuntural de visibilidad y eventual ascenso social de ciertas fortunas surgidas de improviso, tal como se vio en tiempos no tan añejos. Claro está que eso no puede vincularse de manera simple con un voluntarismo institucional reiterado y ensimismado, sino que debe ser una política de largo plazo, bien estructurada y con flexibilidad ante los cambios múltiples que afronta de manera permanente el mercado del arte. Después de más de una década de vigencia y estando ya bien afirmada como una las ferias más importantes de la región, es tiempo suficiente para que Artbo esboce de manera pública cómo entiende la posibilidad de una política semejante en lo que hace al coleccionismo. 

El crecimiento de este espacio de estímulo al arte en Bogotá y en el periodo señalado, ha permitido también el desarrollo de otras experiencias, en simultáneo, en la capital andina. Eso ha ocurrido, valga la referencia, con el llamado Espacio Odeón y otros similares, aunque no se constituyeron como una dialéctica competitiva sino más bien complementaria y a veces crítica de Artbo. Esta Feria nació en 2004, ocasión en la que se logró conjugar el interés de 29 galerías, de 7 países, y con la representación de 93 artistas. Ha sido desde entonces la multiplicación de los panes estéticos y la ampliación de la tendencia a admirarlos, probarlos y hacerse de ellos. En esta versión habrá un mayor número de galerías colombianas, aunque eso más que una apertura que devela lo que pudiera haber sido una restricción previa, es más bien un aspecto demostrativo de que el mercado del arte crece en el país y es una demostración agregada de la consolidación de la Feria. Son 20 las salas seleccionadas de Bogotá, Cali y Medellín, pero no son las únicas. En la sección principal se reabrirá la muestra “21 m2”, destinada a galerías con algo más de un lustro de trayectoria. 

Se trata de redoblar la apuesta por aquellos lenguajes y mensajes estéticos que plateen umbrales de reflexión sobre los problemas tanto globales como específicos que se plantean en lo cotidiano y más allá. Estas galerías que están abriendo su propio sendero son variadas en propuestas y origen: locales y extranjeras. Entre estas llegarán representaciones desde Venezuela, España, México y Brasil. Los vecinos de habla portuguesa -Galería Superficie- traerán un lote de piezas de varias generaciones de mujeres artistas. Entre ellas están los nombres de Guga Szabzon y Rosana Paulino, Esta última creadora ha tratado temas de servidumbre y esclavitud del Brasil profundo y los candentes de género que, en la actualidad, golpean de manera llamativa a la nación cercana y a su evolución política de coyuntura. Ese, el tema de género, es de difícil recorrido, lleno de complejidades, límites a veces difusos y está cargado de acechanzas. 

Eso es así incluso para quienes en el arte son transgresores y atrevidos, más allá de toda restricción. La propuesta estética suele ser un escenario natural para esos desafíos, con frecuencia generadores de polémica. Carolina Ponce de León, curadora de la sección Artecámara, se declaró de manera puntual como participante de la parcialidad feminista. Esto se planteó durante la presentación de la Feria, la semana pasada. Se requiere mucho valor civil para hacerlo, como lo tuvo la señora de León, en especial cuando se tiene la misión de seleccionar, aceptar, incluir y excluir. Ocurre que cualquier forma de militancia implica una unidireccionalidad de criterio que, por su sesgo, tiende a marginar más que al sentido de la crítica superadora e incluyente. Ese es uno de los grandes riesgos de una apuesta militante como la de referencia. La especialista dijo sin embages que el número de participantes mujeres será en esta ocasión superior a los del otro género. Se pretendería con esto hacer un mínimo aporte remedial a la supuesta injusticia en el sentido de que las mujeres han sido históricamente marginadas de las artes plásticas. En el escache de militancia es probable que la enmienda de una injusticia con otra, en verdad aumente o profundice lo que per se sería injusto. 

La especialista negó la eventualidad de una selección desequilibrada de artistas con eje en una sospechada discriminación de género, sin que alguien atinase a preguntar algo al respecto. Pero la duda queda. Esa sería una amenaza agregada hacia una polémica innecesaria para Artbo, aunque tal vez inevitable en los tiempos que corren. Se trata de una tendencia a la interpelación que está vigente en diversos e innumerables campos. La referida y actual puja presidencial de Brasil es una evidencia de ello y parece no acabar por ahora en ese y en otros ámbitos. Los denuestos al respecto van y vienen, al tiempo que Artbo bien podría ahorrarse la eventualidad de una huera polémica con semejante calibre, siempre tremendista y con énfasis en las histerias que genera de alguno de sus lados. Artecámara es un segmento ferial dedicado a los creadores jóvenes, que carecen de representación comercial y recién están asomando la nariz y el olfato a los aún escasos circuitos de interacción comercial para el arte. Eso agudiza la sensibilidad sobre una posible y para nada descartable discriminación a priori por una hipotética y censurable -esa sí- arbitrariedad de género.   

Artbo ha golpeado fuerte en estos 14 años para conmover el ambiente de las propuestas visuales, e incrementar los espacios de interacción entre creadores, público y expectativas de inversión en el arte. Lo ha hecho de forma positiva y pareciera necio el potenciar un autogolpe por razones baladíes, pues son las nuevas promesas en lo creativo -las convocadas a Artecámara- las merecedoras de mayores estímulos y las más expuestas a quedar marginadas por caprichos, entre ellos quizá los de diferenciación hombre-mujer y similares. Además de esta sección para los artistas germinales y el área Principal, que es la tradicional, hay otras que mucho prometen para la apreciación de una muestra amplia, que estará abierta al público entre el 25 y el 28 de octubre. Entre ellas está Referentes, espacio destinado a aquellas ofertas que “rompieron paradigmas“ y que incluso se consideran transformadoras en la historia del arte. Un detalle relevante en esta edición es el anunciado Catálogo de nuevos artistas, como selección de obras con precio moderado y variable, de aliento para el acceso a esas piezas por parte de los eventuales coleccionistas (aresprensa). 

---------

VÍNCULO DIRECTO: ARTEBA SORTEÓ CRISIS ARGENTINA  

Actualizado: miércoles 10 octubre 2018 16:32
Related Articles: ARTBO: INDUSTRIA CULTURAL INCOMPLETA ARTBO 2018, ADIÓS ARTBO 2017, PINTA BIEN ARTBO: MÁS ALLÁ DE UN FIN DE SEMANA ArtBo: FÁBRICA DE CONTENIDOS ESTÉTICOS ARTBO 2015: PLACER ESTÉTICO PARA TODOS CHAU, ARTBO 2015 SUDAMÉRICA VUELVE A LA CANCHA ARTBO CONSOLIDADA UCRANIA: AHÍ VUELVEN LOS SOVIÉTICOS
artbo 2018

Visitas acumuladas para esta nota: 240

¡SÍGANOS Y COMENTE!