logo_aresprensa_notas
ASOMAN FAVORITOS

Publicado el 18 de noviembre de 2015 / 22.15 horas, en Bogotá D.C.

ASOMAN FAVORITOS

Al cerrarse la segunda página de la segunda jornada en esta Eliminatoria por Sudamérica, ya comienza a vislumbrarse el futuro de algunas de las selecciones, en lo que hace a la disposición para aspirar a insertarse con uno de los cuatro cupos directos a Rusia 2018. En ese núcleo que disipa dudas parciales, aunque aún no se pueda decir la última palabra, ya comienzan a mostrar la nariz en la punta, Ecuador, Paraguay y Chile, pues son los que aparecen con las más fuertes expectativas y fortalezas de arranque. No está todo dicho porque, aunque Argentina y Brasil hayan comenzado con tropezones, no es fácil que queden eliminados y porque no se rendirán ante los nubarrones que afectaron en la salida a ambos conjuntos. Prueba de ellos es el ascenso relativo de esos dos seleccionados representativos principales de las expectativas sudamericanas.

Escribe: Edgardo “Cuqui” LÓPEZ

Barranquilla fue ilusión y decepción para Colombia en un abrir y cerrar de ojos. Los cafeteros abrieron su participación con un contundente triunfo sobre el Perú de Ricardo Gareca, quien aún no puede mostrar en su equipo el nivel de la jerarquía competitiva que se requiere para este tipo de justas. Tres derrotas y una victoria es un grave acumulado negativo en el despegue. Los dirigidos por Pékerman tocaron la gloria en ese primer partido con los incas y afinaron perspectivas en un empate merecido frente a Chile de visita, pero cayeron por la mínima diferencia ante una Argentina que va subiendo de nivel y no había podido ganar sus tres compromisos previos. Tal como se dijo en estas mismas columnas, los de Martino tratarían de confirmar ante Colombia que tienen la madera que les ha permitido ser protagonistas constantes en la historia del fútbol regional.

En efecto, el equipo argentino demostró ante los caribeños y en el horno de Barranquilla –que le sirve a Colombia para que los rivales sufran, pero ellos también- que iban de atrás para adelante. El traspié de la salida a escena en Buenos Aires, para el primer partido, fue una bofetada para un equipo que tiene en su lista a algunas de los mayores astros del fútbol mundial, al margen del máximo nombre, Lionel Messi. Pero en los partidos de esta competencia inicial, incluida la confrontación con Brasil en Buenos Aires -nada menos- ninguna de sus luminarias más destacadas, sobre todo en la delantera, fue parte de los desafíos. Eso le quitó atractivo relativo a la presencia de Argentina no solo para su público sino para los restantes.

Al final de cuentas, nombres como Carlos Tévez, Sergio Agüero y el mismo Messi no fueron necesarios para salir adelante en la búsqueda de un mejor papel después del primer partido y derrota sorpresiva ante Ecuador, en terreno propio. Desde esa perspectiva, debe decirse que la conducción de Gerardo “Tata” Martino recibe un nuevo aire y un compás de espera en lo que hace a la estabilidad de su cargo, pero al igual de lo que ocurre con Brasil nada está asegurado para ellos, porque eso de quedar en mitad de la tabla en el inicio de esta larga Eliminatoria no es presentable para equipos con la historia que tienen esos dos campeones mundiales.  Esto al margen de los últimos sufrimientos que los sacaron, a uno de la copa mundial y de la justa americana en el partido final, en Río de Janeiro y en Santiago de Chile. Al otro por fuera de su Mundial con una caída estrepitosa ante el actual campeón alemán, en semifinales.   

Un papel bien diferente ha cumplido Ecuador en estos cuatro primeros partidos. Salió airoso de las cuatro definiciones con puntaje ideal y, por eso, ocupa el primer lugar en la tabla. Le hizo una zancadilla dolorosa por dos goles a cero a la encopetada selección de Martino en el histórico Monumental de Núñez y siguió adelante y por encima de los restantes rivales. De manera que Ecuador espera con paciencia y empoderado a su próximo rival para el martirio en su altar de sacrificios del “Atahualpa” de Quito, donde casi nunca pierde y han convertido en escenario de derrotas a seleccionados con el mayor cartel, entre ellos la Argentina en más de una ocasión. Ecuador y su orientador, el argentino nacionalizado altoperuano Gustavo Quintero, puede mantener ese primer lugar con holgura pues son varios los puntos que lo separan de sus rivales más cercanos y aún distante del asedio de argentinos y brasileños.

JAMES RODRÍGUEZ  DIEGO GODÍN
Altas y bajas Garra charrúa
                                                 
                                                                                                  

 

Otro papel estelar lo cumple el grupo fuerte del “maestro” Óscar Washington Tabárez, que doblegó en Montevideo al campeón de América Chile –un marcador de 3 a 0- que sirvió también como un ajuste de cuentas con los bochornosos incidentes que protagonizaron en la mitad del año estas dos selecciones, durante la Copa América de Chile. Ese mérito les permite a los charrúas ocupar otro lugar de privilegio en el cuadro de posiciones, segundo después de Ecuador. Nadie podía dudar de las opciones de este onceno y lo están demostrando desde el inicio, con sus tradiciones de juego fuerte, sin claudicaciones ni remilgos. Es un equipo que juega al límite de la reglamentación y son experimentados en eso de debilitar en términos físicos y anímicos al adversario, tratando de evitar la sanción arbitral descalificante. No son malintencionados, es un estilo de juego que siempre les dio resultado.

Chile, por su lado, tuvo alternativas en el desarrollo de estos cuatro partidos iniciales en la serie. Aunque es seguro que la afición chilena no puede estar contenta con estos resultados, lo cierto es que las cosas para los australes pudieron ser peores. Arrancaron con una contundente victoria ante Brasil y el Perú, pero resignaron dos puntos frente a Colombia en Santiago y terminaron cayendo de manera contundente en Montevideo. Es cierto que por el hecho de ser campeones regionales pudieron esperarse mejores frutos, pues esta selección cuenta con el mejor ritmo y disposición de juego entre sus iguales y eso pasó a ser un estilo de estas selecciones chilenas, después del paso de Marcelo Bielsa por la conducción técnica. Es evidente que el orientador Jorge Sampaoli es el menos conforme con estos resultados obtenidos por sus muchachos, sobre todo en los dos últimos.

En el corolario, Perú y Bolivia siguen sufriendo al igual que Venezuela. Desde el inicio ven alejarse las esperanzas de enrolarse otra vez en la reducida lista que irá al Mundial por esta parte del mundo. Para el caso de los incas las frustraciones pueden acabar con el paso de su director técnico, que hizo una buena Copa América. Bolivia sigue apostando a sus posibilidades en casa, pero ya se sabe que eso puede ser una ilusión porque ya nadie va a jugar a La Paz desprevenido ante lo devastador que es correr en la altura, con la amenaza omnipresente del soroche. En tanto, la escuadra que capitanea Ramón Díaz y sus aguerridos guaraníes tuvo altas y bajas, sobre por los empates, pero ahí está con una posición en tabla que le permite mantener el optimismo. Venezuela ha vuelto a sus tribulaciones de siempre, bajo la conducción de Noel San Vicente, que ve amenazado su cargo después de padecer su cuarta derrota en línea. Ese es panorama hacia marzo, cuando las posibilidades de clasificar se afirmarán para algunos, apenas un cuarteto, en detrimento del resto (aresprensa). 

0.0
Actualizado: -/-
LA CRISIS ENTRA A LA CANCHA

Visitas acumuladas para esta nota: 853

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!