logo_aresprensa_notas
BENIGNO AQUINO: POSICIÓN FILIPINA SOBRE LA DESAPARICIÓN FORZADA

Publicado el 12 de octubre de 2010 / 10.40 hora de Bogotá D.C. / 23.40 hora de Manila

Al Cumplir Cien Días de su Mandato 

BENIGNO AQUINO: POSICIÓN FILIPINA SOBRE LA DESAPARICIÓN FORZADA 

Al cumplirse los emblemáticos primeros cien días de su ejercicio en la presidencia de Filipinas, el señor Benigno Aquino recibió en su despacho del manileño Palacio Malacañang a una comisión de la Federación Asiática de Víctimas de Desapariciones Involuntarias y a la entidad similar del Archipiélago. Un hecho simbólico para un país al que se señala con frecuencia por la comunidad internacional como poco atento con sus políticas de derechos humanos. En realidad, es una incógnita la línea integral que seguirá en ese tema en los próximos años el gobierno filipino, tal como también lo es su idea sobre lo que hará con el legado que le dejó la presidenta Macapagal Arroyo frente a la reintroducción de la lengua española en la educación del país. Sobre la mesa está además la legislación impulsada desde el plano internacional y grupos sociales filipinos apoyados por las ONG como AFAD, para que se criminalice a la desaparición forzada en ese país. En el proyecto de ley que cursa al respecto entre los poderes del Estado filipino sólo se considera la desaparición forzada ejercida por agentes del gobierno y el actual mandatario consideraría incluir en la letra a la acción que ejercen los violentos en general. Esa ley quedaría en vigencia en el curso del próximo año. 

 

 

Escribe: Mary Aileen BACALSO* cebuano

 

Dos días antes de cumplirse los primeros 100 días de presidencia de Benigno Aquino III, el 6 de octubre, el mandatario se reunió durante cincuenta minutos en su despacho del Palacio de Malacañang con una delegación de la Federación Asiática Contra de las Desapariciones Involuntarias (AFAD) y también con la representación de las Familias de Víctimas de Desapariciones Involuntarias (FIND), con sede en Filipinas.  

La reunión fue gestionada y preparada por funcionarios de ambas organizaciones civiles y por familias de quienes han sufrido la desaparición forzada en Filipinas. La Secretaria del Departamento de la Justicia del país, Leila de Lima, participó del encuentro.  

El orden del día de la reunión incluyó la posición de la nueva administración que orienta el Presidente Aquino ante la Convención de la ONU para la protección de todas las personas víctimas de desapariciones forzadas, además del trámite del proyecto de ley que criminalizaría en Filipinas a esa acción lesiva de los derechos humanos, hecho condenado en el plano internacional pero que en el país asiático permanece en un limbo jurídico que favorece la impunidad.  

Filipinas es uno de los 100 países que tienen casos actuales de desaparición forzada, según el informe publicado de las Naciones Unidas hasta el 2009. Durante la administración de la anterior presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, hubo 290 casos de desaparición forzada, los cuales fueron documentados y contabilizados entre junio de 2001 y el cumplimiento de su mandato en 2010. 

PUESTA AL DÍA DE LA LEGISLACIÓN 

Hubo más casos documentados durante las administraciones anteriores, especialmente durante el regimen del expresidente Ferdinando Marcos. Además, es importante anotar que una de las promesas voluntarias del gobierno filipino a las Naciones Unidas, cuando presentó en 2006 su candidatura como un miembro de su Consejo de Derechos Humanos, fue la firma y ratificación como política de Estado de este Tratado internacional tan importante para Filipinas, pues reconoce el derecho humano a no ser "desaparecido" y el "derecho a la verdad". 

Como respuesta, el presidente Aquino expresó que en el proyecto de ley que criminaliza desapariciones forzadas, es importante incluir también casos perpetrados, aparte de los actores estatales, por elementos no estatales. En la definición del el proyecto de la ley en curso, el crimen de desaparición forzada es generado sólo por agentes del Estado. Durante la reunión, el mandatario filipino señaló que la ley en curso sobre este sensible tema se aprobará en el curso de 2011.

 

Benigno Aquino en Malacañang,  con AFAD y FIND**

 

 

Los dirigentes de las asociones civiles que participaron de la reunión advirtieron de la importancia de una legislación que deje claro el perfil y la gravedad de la desaparición forzada en el país insular. En la actualidad, cuando se presentan estos casos en los tribunales filipinos las acusaciones sobre los ejecutores del delito no pasan el límite del "crimen común" y no existen figuras para la gravedad de acciones que llegan al delito de "lesa humanidad", condenado en el plano internacional. Las familias filipinas que han sido víctimas de las desapariciones forzadas han estado presionando durante más de 15 años por la aprobación de una ley en este sentido. 

La representación de AFAD le señaló a Aquino que el Tratado internacional contra las desapariciones forzadas ha sido firmado por 86 estados y ratificado por 19. Falta un Estado más para que el Tratado entre en vigor.  

Indonesia fue el último pais que lo firmó y se espera que Filipinas sea el próximo. Sería un honor para los filipinos que su país sea uno entre los primeros 20 históricos que ratifiquen y hagan posible la entrada en vigor del mencionado Tratado. No obstante, el presidente Aquino indicó que Filipinas aún debe estudiar esa legislación internacional para decidir sobre el compromiso oficial al respecto.  

COMISIONES DE LA VERDAD 

El presidente Aquino también manifestó su interés en el asunto de las llamadas "comisiones de verdad" y señaló que "necesita la ayuda de la sociedad civil" sobre la posibilidad de tener una comisión de verdad y reconciliación para resolver los casos de violaciones de derechos humanos en Filipinas. Uno de sus primeros actos, durante sus primeros 100 días como jefe del Estado, fue la creación de una comisión de la verdad, pero con el mandato de resolver sólo los casos de corrupción.  

Esa comisión carece de competencia para abordar casos de violaciones de derechos civiles y políticos. Pero se señaló que desde el gobierno se estudia la posibilidad de "crear una nueva comisión con el mandato de resolver casos de violaciones de derechos humanos civiles y politicos".  

En mayo del 2006, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre desaparicion forzada o involuntaria pidió al gobierno de Filipinas la autorización y la invitación oficial para visitar al país, pero la expresidenta Gloria Macapagal no respondió al requerimiento de la ONU. Al respecto, el presidente Aquino y su nueva administración se comprometieron a estudiar el asunto y la posibilidad suspendida durante la gestión de Macapagal Arroyo. 

Finalmente, los familiares de desaparecidos que estuvieron presentes en la reunion con Benigno Aquino hablaron sobre dos de los casos sucedidos con sus seres queridos. Uno de ellos, una pareja cuyo hijo desapareció en Luzón Central, el 9 de marzo de 2010, y el otro lo expuso la hermana de un sacerdote filipino -el padre Conrado de la Cruz, CICM- quien desapareció en Guatemala el 1 de mayo de 1980.  

Es importante señalar que antes de la reunión conjunta de AFAD y FIND con el Presidente Aquino, tanto el Departamento de Relaciones Exteriores (Ministerio) como la Comisión de Derechos Humanos del país, no apoyaron de manera explícita la necesidad de que el gobierno firmase el compromiso con la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciónes forzadas y tampoco la aprobación en curso del proyecto de ley nacional afin 

Aunque el presidente del país se declara como un mandatario "muy abierto y tiene un corazón para las víctimas", la Federación Asiática Contra de la Desaparición Involuntaria (AFAD) y los Familiares de las Victimas de las Desapariciones Involuntarias (FIND) en Filipinas, se ven obligadas de manera permanente a presionar a las agencies del gobierno para que concreten el trabajo de apoyar a los familiares de los desaparecidos para hacer realidad en Filipinas las condiciones de vigencia de la verdad, la justicia y la paz (aresprensa.com).  

----------

* Mary Aileen Bacalso es Secretaria General de AFAD. Este informe fue redactado en su versión original por la autora, en Lengua Madre española.

----------

** FOTO: participantes de la reunión con el presidente Aquino. De izquierda a derecha: Fernando Fortuna, Corazón Fortuna (padres del desaparecido Daryl Fortuna), Max de Mesa (presidente de la Alianza Filipina por la Defensa de los Derechos Humanos), Mary Aileen Bacalso (Secretaria General de la Federación Asiática contra la Desaparición Involuntaria), el presidente Benigno Aquino III, Nilda L. Sevilla ( vicepresidenta de Familias de Víctimas de Desaparición Forzada -FIND-), Rosanna Contreras (Secretaria de Finanzas de AFAD),  Wilma Tizón (Secretaria General de FIND) y Leticia Dimen, hermana del sacerdote filipino Conrado Cruz, quien desapareció en Guatemala.   

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: EL HOLOCAUSTO DE MANILA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD BRASIL-COLOMBIA: CARTAS SOBRE LA MESA "HAIYAN", EL SUPERTIFÓN QUE GOLPEÓ A FILIPINAS RIESGO DE SECESIÓN AMENAZA DE NUEVO A FILIPINAS DOS CUMBRES CENTRADAS EN LA LENGUA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD TIFÓN SENDONG ARRASA FILIPINAS SEMANA DE LA MODA EN FILIPINAS AFAD CELEBRA VIGENCIA DE CONVENCIÓN UNIVERSAL CONTRA LA DESAPARICIÓN FORZADA XX CUMBRE IBEROAMERICANA: UNA ADVERTENCIA PARA FILIPINAS BENIGNO AQUINO: NO PREGUNTARON LO MÁS IMPORTANTE
BENIGNO AQUINO NO PREGUNTARON LO MÁS IMPORTANTE

Visitas acumuladas para esta nota: 1593

¡SÍGANOS Y COMENTE!