logo_aresprensa_notas
BOGOTÁ: FOOTWEAR, AMANECER DE PASARELAS

Publicado el 11 de febrero de 2017 / 20.20 horas, en Bogotá D.C.

BOGOTÁ: FOOTWEAR, AMANECER DE PASARELAS

La celebración del Footwear & Leather show en la capital colombiana marcó la largada de las sesiones internacionales de exhibición en moda y diseño, después del evento anual de apertura de temporada, programado por Inexmoda y cumplido en enero en Medellín. Pero son dos convocatorias bien diferenciadas, el encuentro del altiplano capitalino tiene su eje en el calzado y los detalles en cuero para el buen vestir. En tanto que lo hecho en la capital paisa no descuida el diseño de la indumentaria, pero su fuerte es la maquinaria textil y la tecnología de punta que sostiene a la industria afín. En todo caso, lo realizado en Bogotá entre este 8 y 10 de febrero cubrió la muestra bajo el llamativo nombre de “Nuevas Tierras”. Fue la edición 35 del llamado hecho por la asociación de industriales del cuero, y la muestra 17 de la parte industrial y de insumos para los fabricantes. Todos convocados para mostrar lo hecho en un marco de inquietud generalizada por el entorno geopolítico y económico internacional, pero con autoafirmación de la industria local que ha sabido capear temporales como el venezolano, aunque no sin ampollas.

Reporta: Martha Liliana ROMERO

Este primer encuentro de dos anuales programados por ACICAM *, se realizó como es costumbre en el espacio ferial del occidente de la capital colombiana. El nombre de la convocatoria aludió al reiterado llamado de los procesos de transformación sostenibles y de adecuación del espacio a una actividad industrial que se compagine con la naturaleza y su “racionalidad ciega”, al decir de Hegel. La puesta en escena de la exhibición cubrió 24 mil metros para que dos mil marcas dispusieran sus productos. Esos sellos pertenecían a 600 expositores que comprometieron asistencia, entre locales y extranjeros. Entre estos últimos los hubo de Brasil, México, España, Italia, Portugal, Venezuela y Ecuador. Varios de ellos son concurrentes habituales de la llamada a Bogotá y también recogen experiencias similares a las de sus pares de Colombia, azotados por los flujos de contrabando y la competencia arrasadora de la industria de los países orientales, en particular de China.        

La agenda prevista y desarrollada contó con las actividades tradicionales, que incluyeron, además de las exposiciones de rigor, y las infaltables muestras de modelaje con las piezas de diseño de marcas noveles y acreditadas, el segmento académico, como el conocido Foro de Tendencias. Entre los invitados internacionales a este segmento estuvo la brasileña Denise Gerassi, quien expuso sus puntos de vista sobre la “marroquinería ecoamigable”, además de abrir el capítulo de desfiles, con la muestra de sus diseños. Los españoles también dejaron su huella argumentativa con Manuel García Sayazo y la temática “Empresas como espacio de compromiso y transformación social”. En ese mismo espacio de reflexión participaron por Italia, Marco Magalini y Manuel Barbieri con la charla “El Poder de las marcas”. La local y afamada firma Julia de Rodríguez estuvo entre quienes cerraron las sesiones de pasarela. La acompañaron Yoci Sefair y El Naturalista. Este último también como invitado internacional.

El retorno a la tierra -es insondable el porqué de lo “nueva”- del evocativo eslogan de arranque permitió dar piso y materialidad a las propuestas de la invitada brasileña y de la colombiana Tatiana Luna. Ambas presentaron sus creaciones con apuesta por las carteras femeninas, ese complemento del brazo con universo propio e irrenunciable, en cuyo interior todo se pierde y nada se encuentra cuando se necesita, como parte del insondable encanto femenino. Aunque lo cierto en este caso, más allá de los prejuicios que siguen rodeando el simple hecho de ser mujer, estas propuestas insisten en el referente ambientalista, quizá más como una convicción sincera que como una tendencia vigente y cuestionada, incluso por criterios insoslayables como lo es el actual presidente de los Estados Unidos.  Las corrientes ambientalistas suelen ser tan radicales como las hoy reconocidas militancias de género y no es posible aún determinar dónde termina la ideología para dejar paso a una verdadera propuesta histórica de conservación y apego a los límites de la transformación material. Esto porque aquello del “progreso indefinido” resultó ser nada más que una utopía inconclusa de la modernidad.  


Lo cierto es que este tipo de encuentros, tradicional de la capital colombiana en una fecha que aún es el amanecer del año, le permite al público en general apreciar lo hecho por un segmento muy importante de la industria nacional, que lucha a brazo partido con aquello que disuelve la globalización -que también es condición propia e ineludible de la modernidad-  y que parece inevitable. Estos industriales lo hacen con menos estridencias que el nuevo mandatario norteamericano, pero los males que se denuncian son los mismos: el cierre de talleres y la pérdida de puestos de trabajo porque la competencia con industrias como la china es asimétrica e insuperable.  Es posible que Trump fracase en su propuesta de hacer reverdecer los talleres del medio oeste norteamericano. Choca con la evidencia de que la corriente mundialista no solo es una fuerza contundente, sino que además es una cultura de transformación que deja atrás la mirada detenida en el tiempo. Eso incluye, como parte del pasado, a la industria “pesada” y sus líneas de montaje basadas en la intervención física exclusiva de la mano de obra y la carga laboral, por ser esto un elemental problema de rentabilidad básica.

Pero, al revés, sí es posible que la industria del calzado y la marroquinería colombiana, al igual que sus similares del continente, pueda sobrevivir con las oportunidades que abre aquello que al tiempo los confronta: la ampliación de nichos alternativos expectantes por la creatividad comercial. Además, por el reacomodamiento de los mercados -como la aparición de los acuerdos “personalizados”- así como también por el impacto de las plataformas tecnológicas que agilizan procesos y hacen plásticas y adaptables las búsquedas comerciales. Las cuales no necesariamente se encuentran en el país de origen del objeto llamado mercancía. Es el tiempo de la apertura mental a los nuevos vientos de la adaptación y la iniciativa agresiva hacia el exterior, con el aprovechamiento de la oportunidad tecnológica comunicacional y los emprendimientos novedosos en marketing y diseño. Una vez que se despejen las telarañas de la mala experiencia venezolana en exportación, aparece el desafío de los nuevos mercados que despejan las tecnologías de comunicación, entre otras. La asistencia en los tres días de muestra del International Footwear & Leather show estuvo acorde con las previsiones: más de 10 mil visitantes (aresprensa).

------- 

* Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas 

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: BOGOTÁ: ¡TELÓN ARRIBA! BOGOTÁ: AL FIN, PREMIO NOBEL EN FERIA DEL LIBRO BOGOTÁ: BRASIL EN LA FERIA DEL LIBRO 2012 BOGOTÁ: SE ABRE LA VITRINA TURÍSTICA FERIA DEL LIBRO EN BOGOTÁ: ECUADOR ECHÓ LA CASA POR LA VENTANA XXII EDICIÓN DEL INTERNATIONAL FOOTWEAR AND LEATHER SHOW BOGOTÁ: LLEGA FERIA DE LAS COLONIAS XXII FERIA DEL LIBRO DE BOGOTÁ: MÉXICO SACA LA CARA POR COLOMBIA INTERNATIONAL FOOTWEAR AND LEATHER SHOW DE BOGOTÁ: TENDENCIAS PARA EL PRIMER SEMESTRE 2010 "EICI" EN BOGOTÁ: SEGUNDA MUESTRA INTERNACIONAL DE MAQUINARIA PARA LA INDUSTRIA DEL DISEÑO
COLOMBIAMODA 2016

Visitas acumuladas para esta nota: 877

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!