logo_aresprensa_notas
BOTTICELLI EN PANTALLA / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 14 de febrero de 2017 / 06.00 horas, en Bogotá D.C.

BOTTICELLI EN PANTALLA

El inicio del periodo histórico, conocido como “Renacimiento” tuvo desde la perspectiva contemporánea la impronta del pintor florentino Sandro Botticelli. Su verdadero nombre fue Alessandro di Mariano di Vanni Fillipepi, si bien el gran público lo reconocería con su otro nombre impuesto por sus contemporáneos cotidianos. Los principales trabajos de este creador se encuentran hoy en la galería Uffizi de Florencia. Es desde ahí donde los curadores de la galería italiana cuentan en filme la historia de la obra de Botticelli, llamada Inferno y basada en el trabajo clásico de Dante Alighieri: “La Divina Comedia”.

Escribe: Santiago Nemirovsky

Así como Leonardo da Vinci fue apadrinado por el Duque Ludovico Sforza, Botticelli recibió el respaldo nada menos que de la familia Medici, reconocidos mecenas de esa época. Claro que Botticelli, siete años mayor que Leonardo, influenciaría “artísticamente” al milanés de Vinci, en cuanto a la forma en que se dibuja un rostro femenino y ciertos juegos de luces y sombras. Don Sandro comenzó trabajando para don Pedro de Medici (padre de Lorenzo). Luego, el pintor sería un seguidor de Lorenzo “El Magnífico”, quien lideró la llamada “edad de Oro” de la pintura italiana. El artista recoge en la pintura clásica la idea de “conducirse de forma humana”. Por algo ha sido considerado la estrella máxima del Renacimiento temprano, dado que aquel renacer histórico tiene como eje de vínculo subjetivo con el mundo un despertar de lo humano como centro del universo: el humanismo.

La magia de los dibujos de Botticelli lleva, siguiendo la descripción que aparece en “La Divina Comedia”, a los nueve niveles que Dante menciona cuando las almas abandonan el cuerpo. Pueden observarse las figuras de Dante, acompañado por el poeta romano Virgilio, que se suben al monstruo de rostro humano, cuerpo de dragón y cola de escorpión, que les hará el tour a través de las diferentes etapas del Inferno. Según decía el mismísimo Dante, si se atraviesan los 9 niveles y el Purgatorio, esas almas llegarían al Paraíso. La mayoría de los dibujos, unos 85, se encuentran en Alemania, desde donde se filmaron imágenes que muestran el cuidado y el amor que les profesan las personas estudiosas, especializadas en la obra de Botticelli. Otros 10 dibujos se hallan en las instalaciones de la Biblioteca del Vaticano, en Roma, bajo condiciones de temperatura y humedad controladas, para su preservación.

El director del trabajo fílmico, el estadounidense Ralph Loop que reside en Hamburgo, lleva sus cámaras a varios lugares de Europa para mostrar este relato. Cabe agregar que Loop hace también de guionista del documental. En este ilustra la relación con buenas imágenes de Escocia, desde el castillo y las tierras de la familia Hamilton. Esto porque una parte de las pinturas hicieron un viaje de Italia a Francia y de allí a Escocia. El desplazamiento fue un resultado del regalo que hicieron los Medici al rey de Francia y de la venta posterior del tesoro artístico al duque de Hamilton. El relato en imagen y sonido no se olvida de plasmar a Florencia y Londres, como parte de los destinos que recibieron las obras del florentino. El cuadro que definiría y fijaría en la historia del arte el trabajo de Botticelli sería “El Nacimiento de Venus”, como piedra angular del Renacimiento.

Inferno - Sandro Botticelli - circa 1500

Existe un vínculo entre el poeta Angelo Poliziano y el trabajo evocativo de Botticelli, que serviría de fuente inspiradora para el pintor florentino. Una novedad de esa relación estética es que, desde el período de la Roma clásica, nadie había regresado a pintar desnudos, menos aún de una diosa pagana y de proporciones normales, como icono de la belleza de esos tiempos, vinculados a la vez con las concepciones religiosas tradicionales de aquel entonces. La modelo fue para Botticelli, “la mujer más hermosa que había conocido”: Simonetta Vespucci (Cattaneo, fue su apellido real) conocida como “la bella Simonetta”. Partamos del hecho de que el golpe de la desnudez expuesta sin recato era un pecado durante la edad media y los tiempos inmediatos posteriores, como parte de la influencia fuerte de la Iglesia en las artes y moral de la época. Recoger la tradición grecolatina e incorporarla a la sensibilidad general, con la aprobación tácita de la autoridad religiosa, fue en ese tiempo todo un desafío.  

La labor del artista para realizar el Inferno, no se centra en lo físico ni en las restricciones, sino en un regreso a las fuentes de la mitología mediterránea occidental y a la ruptura de patrones estéticos restrictivos. Las imágenes bellas no alcanzan a verse a simple vista. Por tal motivo se utilizaron para el trabajo fílmico scanners de alta definición, los que permitieron lograr diferenciar mejor los detalles de esta obra en piezas diferenciadas, con 500 años de antigüedad. Como punto de partida la secuencia de dibujos y la pieza central es de un tamaño reducido -30x 40 cm- lo que demuestra lo meticuloso que fue el autor al realizarla. Un detalle que destaca el filme es el interés que demostró hacia el final del siglo XIX, el director del Museo de Arte de Berlín Friedrich Lippman hacia el patrimonio artístico que poseía el aristócrata escocés Hamilton. El alemán se adelantó a ofertas previas sobre la subasta que organizó el arruinado aristócrata británico y compró “todo el paquete” de obras de Botticelli que se fueron para la capital alemana, en 1882.

De esa manera el experto teutón adquirió 85 de los dibujos del Inferno, del total de 102, para la institución que dirigía. La historia de estas alternativas queda descrita en la trama fílmica, y así, Inferno se convierte en un documental riguroso, que arranca luego de que el director Looop viera la obra pictórica en Londres y en Alemania. La saga de Dante hace un paneo de ida y vuelta al relato literario y pictórico, desde allíva a la vida del pintor quien, a su vez, convierte la letra de Dante en pintura. La charla testimonial con espectadores en la calle le da un toque refrescante al relato fílmico, con sus círculos y con el orden que cada uno daría a las secuencias, de acuerdo con sus creencias. No quiero dejar pasar la entrevista al sacerdote que dirige la biblioteca del Vaticano y sus apreciaciones, que permiten tener una visión tanto secular como laica de la obra. Es este uno de esos filmes que reconfortan e invitan a volver la mirada hacia el arte universal, al tiempo que a abordar otra vez el porqué de la eterna búsqueda del hombre (aresprensa).

0.0
Actualizado: domingo 23 julio 2017 16:05
Related Articles: CÉZANNE EN CINE, GOZNE HISTÓRICO EROS Y ALMA EN CINE OSCAR 90, IMPUGNACIÓN AL BUEN CINE MAR DEL PLATA: EL CINE INICIÓ EL VERANO PROCH: CUANDO EL ARTE TRANSFORMA / ARTES VISUALES / PATRIMONIOS CULTURALES ARTE Y MODA, UNIDAD EN PANTALLA BOTTICELLI EN PANTALLA LAV DIAZ, RARA AVIS DEL CINE LEONARDO DA VINCI, EL GENIO REVIVE EN CINE CANNES 2016: PANTALLA ABIERTA
CARRERA HACIA EL OSCAR

Visitas acumuladas para esta nota: 1798

¡SÍGANOS Y COMENTE!