logo_aresprensa_notas
BRASIL DESARMADO Y NIGERIA ARTILLADA: ARGENTINA OTRA VEZ POR EL ORO

Publicado el 20 de agosto de 2008 / 20.10 hora de Buenos Aires / Archivado el 27 de agosto de 2008

BRASIL DESARMADO Y NIGERIA ARTILLADA: ARGENTINA OTRA VEZ POR EL ORO

 

 

Faltan pocas horas para la instancia definitiva que busca la Argentina, en representación de América del Sur y los nigerianos que abanderan las aspiraciones del continente africano. Los del Plata dejaron atrás al Brasil pero nada les garantiza llegar a lo máximo del dorado podio porque enfrentan a una Nigeria que ya los ha vencido en otro olímpico final. Nadie debe arriesgar pronóstico, el partido de la verdad será histórico entre la elegante y laureada Argentina de Pekín, que defiende su oro ganado en Atenas, y los leones morenos que amargaron a los argentinos en la olimpiada de Atlanta, en 1996. Dos puntos extras a favor de cada rival: los africanos contarán con la temperatura ambiente elevada como un plus extra, por su lado los sudamericanos parecen tener a la hinchada china de su lado.

 

 

Escribe: Edgardo "Cuqui" LÓPEZ

 

 

Brasil enfrentó con su arco invicto a sus eternos rivales del Río de la Plata y eso hizo más notable el marcador de 3-0, que bajó el telón de las olimpiadas chinas en la semifinal. Esta valla, la brasileña, aparecía como la más sólida del torneo olímpico hasta el cachetazo de los de Buenos  Aires.

En la nota previa sobre este certamen habíamos señalado que estas dos selecciones sudamericanas, un europeo y un africano se asomarían a las rondas finales. Ahí están ahora, para muestra del pronóstico, los muchachos belgas y los nigerianos.

En  el partido que disputaron estas dos selecciones latinoamericanas, ambos plantearon su táctica inicial a la caída por error. Las fricciones menudearon. Por momentos pareció que Argentina tuvo mejor tenencia de balón y creó alguna situación de riesgo.

 Ronaldinho manejó los hilos de Brasil aunque no tuvo ocasión de lastimar a sus opuestos. Muchos aseguran que en realidad el astro ya no está en forma y le cuesta hacer lo que siempre ha sido su magia en las áreas rivales. Su opuesto de la partida, Riquelme, por el contrario fue arrimando a los delanteros de su equipo al arco carioca.

 

Allí estaba Renán, un arquero desconocido, en la práctica, para certámenes internacionales de este nivel. Dunga presentó otras figuras nuevas, además del guardavalla, tales como Rafinha, un lateral veloz, quien en mi concepto fue el mejor de la escuadra brasileña y sacó la cara por los lauros históricos del fútbol carioca.

El otro lateral, Marcelo, tuvo menor relieve para la marca en el medio, que fue especial y escalonada para Lionel Messi. En esa tarea hubo también participación de Hernanes, un sobrio volante de marca, y de Lucas, el compañero de Javier Mascherano en el Liverpool. Un socio que no podía ser amigo en un desafío como éste y por eso terminó expulsado, previa falta contra el jugador argentino.

 

LO PEOR PARA BRASIL: JUGAR SIN BALÓN

Los otros volantes, Diego y Anderson -este último delantero por momentos-  también se dedicaron a marcar más que a jugar, cambiando -ellos también- el eje del fútbol brasileño. En ese proceso dejaron solo adelante Rafael Sobis y esa fue una razón más para las  pocas llegadas de Brasil a la valla de Sergio Romero.

 

Pero no se puede pasar por alto que en este partido pasó lo peor que le puede ocurrir al Brasil: jugar sin balón. Para hacerlo, los albicelestes tejieron una paciente trama que les dio resultado. A partir de ese punto armaron llegadas punzantes con Messi, Sergio Agüero, Ángel Di María,  y los apoyos de Juan Román Riquelme o Javier Mascherano. Ni siquiera el ingreso de una figura como Alexandre Pato o una novedad como João Alves, "Jo", en tiempo de desesperación, recompuso a este desarbolado scratch que terminó como dice esa joya de la tradición musical brasileña: desafinado.  

Así, llegaron dos goles casi seguidos y el encuentro quedó sellado porque Brasil se quebró y fue evidente un desmoramiento general de la escuadra auriverde, cayendo en un estilo de choque poco común en los equipos brasileños. Eso motivó la expulsión tanto de Lucas Leiva como del ingresado ThiagoNeves.

La descomposición también precipitó el foul sobre Agüero, en el área de penal, que finalmente Román Riquelme convirtió en un tercer tanto. A partir de ese momento el entrenador Sergio Checho Batista exigió a sus dirigidos el llamado "tránsito de la pelota", que no es otra cosa que la maniobra necesaria para enfriar el partido. La faena fue dada por concluida y así siguieron las cosas hasta el silbato postrero.

De esta manera Brasil vio otra vez postergada y frustrada su aspiración por el oro olímpico, el único que se niega a la gloria futbolística de Brasil. El rédito es un humillante encuentro con Bélgica por el bronce. Ello es así porque para cualquiera de los dos colosos del fútbol sudamericano lo único válido es la disputa por el primer lugar.

De alguna manera, los argentinos se vengaron por lo sucedido en la última Copa América de Venezuela. En aquella ocasión este mismo grupo de jugadores, con escasas variantes pero dirigido por el anquilosado director técnico Alfio Basile, resignó la aspiración argentina de campeonato americano vía paliza de marcador que le aplicaron los muchachos del hoy maltratado Dunga

En ese marco de esta nueva edición olímpica, la medalla dorada ha quedado reservada para Nigeria o la Argentina, los dos solitarios finalistas. Ambos vuelven a encontrarse bajo las mismas circunstancias que ocurrieron en Atlanta 96, cuando los morenos africanos relegaron a los rioplatenses al agridulce disfrute de la medalla de plata.

 

 

EL VALOR AGREGADO DE NIGERIA

 

Eso hace que el encuentro tenga calibre de revancha para los argentinos y es un acicate al también íntimo deseo de venganza deportiva, que con certeza alentará al equipo de Batista. Ambos quieren la dorada, ambos van por la segunda, ambos tienen las mismas opciones en un escenario olímpico que ya los vio frente a frente.

Los nigerianos querrán doblegar otra vez a los sudamericanos y éstos aspiran a nivelar la historia y a poner distancias con la ahora obsesiva apetencia brasileña por el dorado blasón olímpico en fútbol. Por eso, dos oros en esta brega para los argentinos marcarían una distancia considerable con sus rivales históricos de esta parte del mundo.

Nigeria es un equipo brioso, fuerte, con garra. El apelativo de "los leones" -que adorna también a los cameruneses- con el cual se les reconoce en términos históricos, no les ha caído por casualidad. Pero los apodos de gloria no se quedan en la órbita felina. A los nigerianos también les dicen "súper águilas" y "águilas verdes". Con ese vuelo y zarpazos destrozaron a Bélgica, convirtiendo goles de antología en la semifinal.

Los belgas venían de eliminar nada menos que a la histórica Italia y es sin duda un buen equipo, sobrio, discreto, fuerte, con jugadores que no llegaron a estas instancias como convidados gratuitos. Sin embargo, nada pudieron hacer frente a los africanos que, orientados por Samson Siasa, les pasaron por encima.

Esta Nigeria tiene una virtud que casi ningún conjunto puede acreditar, y menos en este certamen olímpico: sus disparos certeros de corta y media distancia que son, sin duda, verdaderos cañonazos. Con ese bagaje apabullaron a una Bélgica que desnudó su impotencia para controlar ese poco común valor agregado.

En las circunstancias de ventajas descritas para los nigerianos, es difícil evitar la inminencia del gol y, además,  de controlar al jugador que está por fuera del área. Nigeria con tales condiciones juega con artillería pesada y tiene artilleros precisos y seguros. Eso es, como se ha señalado, una virtud escasa, como lo es tener buenos jugadores de pelota quieta. Contar en un equipo con hombres como estos nigerianos, es tener la posibilidad de establecer diferencias desequilibrantes para partidos definitivos. 

Empero, Argentina llega bastante bien al desafío máximo. Riquelme parece estar enchufado con su papel de decir presente en el momento en que se lo necesita y su característica pausada, casi de desgano, es el mayor riesgo del rival que busca anularlo cuando hace un pase o disputa y esconde una pelota. También con esa calma provoca la falta o marca el tiro libre. Así es Riquelme y nadie quiere en su grupo que sea diferente.

Por su lado, Sergio "Kun" Agüero el goleador del momento en esta Selección, anunció con sus goles ante Brasil que ha llegado a su mejor momento. Además, Batista tiene un banco de lujo con Ezequiel Lavezzi, Diego Buonanotte y Lautaro Acosta.

Al igual que los argentinos, los nigerianos tienen jugadores fogueados en las ligas europeas. Ese es el caso de Ogbuke Obassi, quien con su compañero Solomon Okoronkwo y el resto de esa banda de tenaces morochos, le pueden meter miedo al más encumbrado que se presente. Ese es el trago que debe pasar la Argentina si quiere repetir el oro.

Es cierto que Batista ha mostrado que puede flexibilizar la disposición táctica de sus jugadores en los compromisos difíciles, lo que marca una diferencia sustancial con su colega y compatriota Alfio Basile. El compromiso de la medianoche del viernes 22 de agosto al sábado 23, para los latinoamericanos, será el mediodía chino, con un calor africano que es como agua para los peces, desde la perspectiva nigeriana.

 

Pero, a pesar de la contingencia climática adversa para los sudamericanos, también tienen ventajas de ambiente por fuera del campo de juego. En efecto, la hinchada china parece apoyar a los de Batista y así apunta a demostrarlo la etapa previa.

Algo muy extraño para los argentinos, que siempre juegan con la tribuna en contra en campos extranjeros, cuando el rival no es el local. El aliento del público será un punto de contexto a favor para los de este lado del mundo, cuando esté hirviendo el Nido del Pájaro en Beijing.

En todo caso,  nada puede asegurarse ante ventajas relativas en los días previos a un partido como éste. Es una final olímpica e histórica entre dos grandes conjuntos, por lo tanto hacer  cualquier pronóstico resulta temerario (aresprensa.com).  

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: ARGENTINA SALVAJE II G-20: ARGENTINA SALVAJE BRASIL, SÍ A BOLSONARO BRASIL: ENCRUCIJADA SIN LULA CHAPUCERÍA ARGENTINA ARTEBA SORTEÓ CRISIS ARGENTINA ARGENTINA, AFUERA POR AHORA ARGENTINA, AL BORDE DEL ABISMO MADRID: ARGENTINA EN ARCO 2017 BRASIL: OLIMPIADAS E INFLEXIÓN POLÍTICA
Edgardo "Cuqui" LÓPEZ

Visitas acumuladas para esta nota: 794

¡SÍGANOS Y COMENTE!