logo_aresprensa_notas
BUENOS AIRES: AVANZA FERIA MAYOR DEL LIBRO

Publicado el 30 de abril de 2017 / 14.00 horas, en Bogotá D.C.

BUENOS AIRES: AVANZA LA FERIA MAYOR DEL LIBRO

Transcurre el tramo inicial en la primera semana de la Feria del Libro de Buenos Aires, en la cual la californiana ciudad de Los Angeles luce como invitada de honor. No es casual esa presencia citadina, pues esta urbe de la costa oeste norteamericana bien podría rivalizar con Nueva York en eso del mérito de ser la “capital del mundo”. En todo caso,  sí es la cara hacia el Pacífico de los Estados Unidos y, por eso mismo, la distingue una multiculturalidad contundente ,sin haber perdido jamás memoria de su marcado origen latino y el hecho de representar -entre cosas dentro del ámbito de la cultura- su condición de ser la metrópoli que acunó y mantiene a la gran industria del cine en ese país.  En las ferias de Buenos Aires y de Bogotá estará presente el Nobel sudafricano J.M. Coetzee, quien aprovecha su viaje a Sudamérica para hacer presencia en ambos  encuentros.  Otros invitados de preeminencia a la capital argentina y a su Feria del Libro, son el norteamericano John Ketzenbach y el español Carlos Ruiz Zafón. Se espera, como es costumbre ,un aforo de más de 1.250.000 visitantes durante las casi tres semanas de esta Feria icónica que se inició en 1974. El calendario oficial dice que sus puertas están abiertas desde el 27 de abril hasta el 15 de mayo.

El estand de Los Angeles cubre  200 metros de los predios feriales, en La Rural sobre el porteño barrio de Palermo, donde se desarrolla la convergencia con interés sobre el libro. En la delegación “angelina” están Gregg Hurwitz y Jim Hines. El primero reconocido autor novelista en el género negro, además de realizador de comics. El otro, a quien no se debe confundir con el atleta del mismo nombre y nacionalidad, es reconocido por su obra “The Snow Queen´s shadow” y ganador del Hugo Award for Best Fan Writer.  Para los vecinos de patio la programación es variada: habrá un homenaje a la chilena Violeta Parra, con exhibición de sus libros, discos y fotos; en otro ámbito hay actividades para recordar el medio siglo de la primera publicación  de  “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, que apareció en la capital argentina en 1967 bajo el sello de Editorial Sudamericana. Ese fue el inicio del camino hacia la consagración mundial del escritor colombiano.

Otros cercanos en lo geográfico, que participan de esta Feria y se integran en el segmento llamado “Diálogo Latinoamericano”, son el boliviano Edmundo Paz Soldán, el chileno Raúl Zurita  y la brasileña  Nélida Pinzón.  No son los únicos en esa lista  regional porque en  lo que hace a poesía, acuden a la cita el  brasileño Carlito Azevedo y los españoles Luis García Montero, además de Andrés Sánchez Robayna. Junto a ellos y en lo que hace al género de literatura juvenil asisten Jojo Moyes -escritora y periodista inglesa- autora de la obra “Yo Antes de ti” y la novelista romántica Cecilia Arhern, quien escribió la obra “Postdata: te amo”, que no solo recuerda una canción de The Beatles con el mismo nombre, sino que es un libro que fue llevado al cine. En la misma línea, asiste a la Filba la norteameriana Maggie Stiefvater, autora del título The Raven Boys”.   

La fractura política interna de la sociedad argentina se prolongó de manera inevitable al interior de la feria del libro argentina y se expresó en la sesión inaugural a partir del discurso del presidente de organización (Fundación El Libro) que tiene bajo su cargo la responsabilidad del encuentro, Martín Gremmelspacher. El directivo señaló que en el último año se dejaron de imprimir unos 20 millones de ejemplares, como consecuencia de la situación económica del país, que bajo la actual administración aún no levanta vuelo, luego de más de un año de gestión de Mauricio Macri. La respuesta del ministro de Cultura, Pablo Avelluto fue altiva para señalar que el libro en la Argentina no está desamparado y el gobierno no piensa desprotegerlo, respondiendo además a rumores que señalan la existencia de proyectos para imponer gravámenes a la industria editorial y retirar protecciones y estímulos para el incremento de la lectura, en un país en el que los indicadores de gestión educativa han caído de manera dramática.

Martín Gremmelspacher Pablo Avelluto

                                                                                                 

Las quejas y la alarma tienen fundamentos en un país con buena tradición de lecturabilidad y estadísticas relacionadas en idéntico sentido: es el país con mayor cantidad  de librerías privadas y a la calle por habitante, en América Latina, y en la capital del país es lo mismo, pero comparado con el mundo. Eso va en contravía de la caída en ventas que ya viene de varios años atrás. En 2014 las editoriales habían restringido impresiones por 40 millones de ejemplares, a causa del derrumbe económico. Según el ministro Avelluto, el país capeó crisis peores en las ultimas décadas y los editores salieron adelante, aunque es claro que el pesimismo cunde y nadie puede asegurar que el haber salido antes de varias debacles económicas sea suficiente para levantar en la crisis vigente. En la coyuntura, la Feria tiene por misión lo de siempre: estimular la lectura y volcar nuevos candidatos a la afición por el libro. Para ello la programación arrancó con más de un centenar de invitados extranjeros y más de 1.200 actos y acontecimientos especiales, sobre literatura y actividades culturales relacionadas.  Es, de lejos, la más importante feria del libro de América Latina.  

Las estadísticas recientes, en especial las que brinda la Cámara Argentina del Libro, dan un cuadro certero de la incertidumbre que se vive desde una perspectiva empresarial, pero que es efecto de un cuadro general poco alentador: más de un 30 por ciento de los argentinos vive hoy bajo la línea de pobreza. Ese escenario no habla tanto de lo que hace y hará la actual gestión de Mauricio Macri, sino de la herencia que dejó el kirchnerismo que encarnaron el pionero: Néstor, y luego se cónyuge, Cristina Fernández, al frente del Estado durante más de una década. Una parábola que ejerció latrocinio y corrupción abierta en todos los niveles de la administración pública, al tiempo que alentó de dientes para afuera la defensa de los desamparados. La Argentina estuvo en ese lapso a un paso de convertirse en otra Venezuela, como camino elegido por quienes votaron con mayorías al matrimonio depredador.  En ese panorama las editoriales grandes tuvieron bajas en ventas que oscilaron entre el 1 y el 2 por ciento. Pero las  pequeñas han soportado un decrecimiento que en algunos casos alcanza al 20 por ciento.  La Cámara del Libro agrupa a unas 500 editoriales y tiene claro que cuando se corta la venta de libros es  porque antes se cortó la compra de cosas que el consumidor considera de primera necesidad (aresprensa).  

0.0
Actualizado: jueves 13 julio 2017 19:18
Related Articles: FERIA DE LAS FLORES 2019 AVANZA LA FILBA 45 LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN AVANZA EL MUNDIAL FILBA 44, ARRANCÓ LA FERIA GRANDE CHÍA: VIVENCIAS EN LIBRO "CANOA", EL ÚLTIMO LIBRO DE BELISARIO AVANZA LA PUJA BUENOS AIRES CERRÓ SUS LIBROS BUENOS AIRES ABRIÓ SUS LIBROS
HOLANDA: LITERATURA POR LA PAZ

Visitas acumuladas para esta nota: 884

¡SÍGANOS Y COMENTE!