logo_aresprensa_notas
BUENOS AIRES CERRÓ SUS LIBROS

Publicado el 10 de mayo de 2016 / 22.30 horas, en Bogotá D.C.

BUENOS AIRES CERRÓ SUS LIBROS

Las previsiones se cumplieron y más de un millón de visitantes recorrieron pasillos y puestos de exhibición durante las casi tres semanas de feria.  Queda claro que el superar un aforo superior al millón de visitantes ya es tradicional en este encuentro internacional del libro a orillas del Río de la Plata. La porteña convocatoria llegó a su edición 42, ratificando que es la más grande y visitada de todas las que se realizan en Iberoamérica. Se cerró después de haber contado con la presencia de Mario Vargas Llosa y del sudafricano J. M. Coetzee, ambos premios Nobel de literatura. Tal como ocurrió en la feria del libro de Bogotá, clausurada una semana antes, la presencia de los youtubers y booktubers fue el factor más relevante en términos masivos. En especial lo fue la presencia del chileno Germán Garmendia, que le hizo dar un brinco al flujo de asistencia en especial por la llegada de jóvenes. Eso debe ser visto -parafraseando a Jesús Martín-Barbero- por el impacto que producen en las nuevas generaciones las textualidades que llegan de la mano de las tecnologías innovadoras.  Aunque también debe señalarse que no es el primer año en que el flujo de jóvenes le puso color a la feria de Buenos Aires, ya el año pasado ocurrió el mismo fenómeno esperanzador.

Otra curiosidad fue la demanda mayor de libros del escritor norteamericano Stephen King. El novelista especializado en tramas de terror es un best-sellerbien conocido por las obras de su autoría llevadas al cine, tales como “Carrie”, “El Resplandor” y “Cujo”, entre otros. Esa fue la gran sorpresa de esta Feria del Libro de Buenos Aires, pero no la única. Es que al lado del norteamericano que escribe obras de ficción, en tanto entretenimiento “light”, aparece Julio Cortázar y su “Rayuela” como otro de los más demandados por los visitantes feriales. También el oriental Eduardo Galeano -fallecido hace un año- estuvo en la lista de los más solicitados. Una relación de requerimiento que mostró una gran variedad en el interés de los lectores australes, no necesariamente compras, al menos así lo mostró esta edición de la Feria.

La presencia del Nobel peruano, Vargas Llosa, estuvo ahora enmarcada más en la expectativa que en la polémica que signó su visita anterior, cuando el imperio kirchnerista pretendió censurarlo, después de impugnarlo como escritor de prestigio inconmovible, pero que aún no recibía la consagración de la academia sueca. Incontrovertible como constructor de la palabra escrita, polémico como siempre ha sido en sus posiciones políticas, no fue menor esta vez a ese sello que lleva indeleble como personaje público. Afirmó en la ocasión que la Argentina había optado por “la sensatez”. Esto en lo que hace a la marginación del delirio político que encarnó el anterior proceso de gobierno y de la facción impugnadora cuyas cabezas son la viuda de Néstor Kirchner y su marido, el expresidente, la primera desplazada del poder en las elecciones presidenciales de fines del año pasado

El Paraíso no es de este mundo”, remató en sentencia el Nobel sudamericano para criticar a las catastróficas utopías contestatarias en el manejo del Estado, que derivan en situaciones como la que sufre Venezuela.  Vargas Llosa mantuvo una disertación en modo de conversatorio con el periodista local, Jorge Fernández Díaz. Más de mil personas esperaron en la tarde de una jornada fría del maduro otoño austral, la llegada y disposición discursiva del Nobel, que no fue inferior a su ya mentada condición de crítico vertical al sarpullido revolucionario que campea en América Latina.  La exposición se realizó en la sala Jorge Luis Borges y cubrió una hora exacta con la discreta presencia de su esposa, la filipina Isabel Preysler. Vargas Llosa no ahorró ácidos comentarios, que lo incluyeron a modo de autorreferencia sobre su vida sentimental, y no se escapó de sus dardos la candidata presidencial Keiko Fujimori

Además de King, Cortázar y Galeano, otros autores y obras muy apetecidas por el público fueron la saga de “Juego de Tronos”, de George Martin y también “Harry Potter y la piedra filosofal”, de J.K. Rowling.  Más de un millar de asistentes colmaron la sala en la que se realizó el Encuentro Internacional de Booktubers, quienes pusieron la nota destacada al margen de lo alcanzado por la presencia de los Nobel. El público adolescente y otros jóvenes por encima de esa condición, asistieron para estar cerca de los principales invitados a este segmento: Rick Yancey, Sophie Jordan, Tiffany Calligaris y Javier Ruescas. Además, la llegada desde Bogotá (estaba en la otra feria del libro) de Germán Garmendia, completó el cuadro de expectativa de ese público ansioso de la documentación cotidiana en hipertexto. Aunque ese tipo de demandas genera un cierto rechazo por parte de los lectores tradicionales, los organizadores señalaron la importancia del fenómeno, en el sentido de la aparición denuevas formas de leer”. 



Ese es un detalle importante, en un país azotado por cierto desdén del observador cultural y político, además de una crisis que golpea en el ánimo y el bolsillo de quien ve al libro distante de la posibilidad de compra. En efecto, la Argentina es un país de lectores, por herencia europea, pero sigue siendo tiempo de golpes en el acceso al empleo, la inflación y un horizonte que no se despeja, después del ominoso saqueo a las arcas del Estado y a la misma cultura, a través del “relato” salvífico, que dejó la gestión anterior pero que no alcanza a recomponerse en la nueva conducción que encabeza Mauricio Macri. Eso hace que el acceso al libro y a otros bienes culturales se vean en la Argentina desde afuera, con la “ñata contra el vidrio”. La industria editorial también se encuentra afectada por las condiciones del contexto y el horizonte permanece oscuro, al menos en lo que resta del año.  

La información extraoficial señala que las ventas en esta feria 42 de Buenos Aires fueron inferiores o iguales a las del año pasado, y que las estrategias de marketing para el libro no alcanzaron como placebo para atenuar la mengua concreta de posibilidades para formalizar la compra. Entonces, la curiosidad reemplazó el acceso al deseado objeto en papel. Algunos economistas serios y para nada enemigos del nuevo gobierno, vaticinan que en la Argentina de este año la inflación podría alcanzar el 40 por ciento acumulado y que será dificultoso el estímulo a la inversión productiva y la generación de empleo, en parte como herencia del desbarajuste heredado y el vaciamiento del capital social, del que otrora hizo alarde el país. La apuesta, como la de todos los optimistas mal informados, es la de que el año que viene será mejor.

En esa próxima ocasión, en 2017, la ciudad invitada será Los Angeles, que se sumará en la lista a Santiago de Compostela, invitada en este año que corre. La icónica urbe norteamericana, que alguna vez fue mexicana, es hoy por hoy cabeza de California, la sexta economía del mundo. Será algo así como el espejo brillante de la opulencia sin medida ante el espejo quebrado de la decadencia sin medida que padece la Argentina. A pesar de esto, los 19 días de Feria tuvieron el buen auspicio de la asistencia que llegó a los doscientos mil asistentes por encima del millón y, además de los Nobel, la visita de plumas latinoamericanas que gozan de respeto y favor del público argentino, como la colombiana Laura Restrepo y el nicaragüense Sergio Ramírez. A contrapelo de la crisis y de sus nubes, el rédito fue significativo (aresprensa).

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN BUENOS AIRES: AVANZA FERIA MAYOR DEL LIBRO BUENOS AIRES ABRIÓ SUS LIBROS GUADALAJARA EN UN LLANO, CON LIBROS SEMANA DE LA MODA EN BUENOS AIRES BUENOS AIRES: CERRÓ FERIA MAYOR DEL LIBRO CERRÓ LA FILBO 28 FIESTA DEL LIBRO EN BUENOS AIRES NOCHE DE LIBROS Y ROSAS EN MANILA BUENOS AIRES: SE INICIÓ FERIA DEL LIBRO
GUADALAJARA EN UN LLANO CON LIBROS

Visitas acumuladas para esta nota: 668

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!