logo_aresprensa_notas
COLOMBIA ANTÁRTICA

ACTUALIDAD  // LA TERCERA OREJA  //  Publicado el 27 de marzo de 2019  //  13.45 horas, en Bogotá D.C.

 

COLOMBIA ANTÁRTICA

 

El país cafetero avanza en su intención de hacer pie en el continente blanco, quizá con base en la ya distante teoría de la defrontación que inauguró Brasil por los años 60 del siglo pasado, y con el respaldo posicional y coyuntural de Chile, en primera instancia. Aunque también de manera parcial y por efecto de cercanía por una Argentina  que tiene resquemores mudos o entre dientes frente a ese nuevo comensal inesperado, y a quien nadie hasta ahora pareciera haber llamado a la mesa donde  se juegan intereses mundiales vinculados con el hielo austral, como reserva de recursos naturales y agua dulce que hará falta en el futuro. Eso es lo que se maneja en mentideros regionales sobre temas de gran delicadeza y sensibilidad presente y hacia el porvenir. La propia Armada colombiana ha señalado que el interés de esta presencia en el territorio helado no es solo científico sino también “geopolítico”.  

La  presencia  colombiana en la zona de interés universal ha venido afirmándose de manera casi subrepticia aunque de manera oficial desde el bienio 2014-15, fecha del primer desplazamiento de personal científico y acompañamiento militar al sector antártico. La defrontación surge del espacio que existe entre la costa de un país y su proyección costera “extra” o sus islas cercanas. El segmento que surge de ese juego geométrico es la indicada proyección sobre la zona  antártica. Brasil lo hace desde su barriga continental y el archipiélago de Fernando de Moronha. Colombia podría hacerlo desde el tramo comprendido entre su costa pacífica y las islas de Gorgona y Malpelo. Las inquietudes sobre el nuevo jugador surgen precisamente desde el Cono Sur y apuntan a una presunta y excesiva relación simpática entre el Reino Unido y Colombia.

El interés es para nada suspicaz en superficie, aunque en el fondo sí tiene implicaciones menos inocentes que el simple esfuerzo por la ciencia. Ese desplazamiento que aparece como estratégico para Colombia, no deja de ser sorpresivo en las políticas de un país que ya tiene suficientes problemas internos y de fronteras como para imaginar que pueda buscar mayores fricciones en un ámbito donde pujan las grandes potencias y aquellos que en Sudamérica tiene sobrado pie histórico en ese misterioso continente sobre el que hay demasiadas apetencias e intereses tanto vigentes como futuros. Eso es así no solo para quienes habitan este apartado espacio sudamericano sino para la propia humanidad.

Cabe señalar que los dos más antiguos vecinos que hicieron basa en la Antártida fueron Chile y la Argentina. Pero incluso la Alemania nacionalsocialista tuvo en su tiempo un enclave importante en esa zona. Los Estados Unidos a poco de finalizada la última guerra mundial enviaron una expedición militar de grandes proporciones para aventar la sospecha de que hubiese asentamientos alemanes que por entonces pudieran servir de escondite, en especial para los hallazgos científicos germanos -que en aquel tiempo estaban por encima de los demás- y que como fruto de la derrota pasarían a beneficiar a los dos principales vencedores. Algo que se vio después en la conquista del espacio, las ondas culturales por la defensa de los recursos bióticos, la lucha contra el consumo de tabaco e incluso las tecnologías entonces de punta para submarinos sigilosos.

Lo cierto es aquella fuerza que comandó el almirante Richard Byrd salió lastimada de la zona, con fuertes bajas y grandes pérdidas materiales cuyas causas nunca se explicaron y con información secreta que jamás salió a conocimiento del mundo, hasta ahora y a estar de los informes extraoficiales de aquellos años, finales de los 40. Lo ocurrido dio lugar a un gran debate que se prolongó en el tiempo para todos aquellos que abrazan las teorías conspirativas y que hasta hace unos años eran conocidos como integrantes de la “franja lunática”. Lo concreto es que aquella traumática experiencia con la flota del almirante Byrd y lo ocurrido entre los hielos antárticos, quedó registrada en archivos clasificados que no han visto la luz hasta el presente. Estados Unidos, como también Gran Bretaña, Rusia y Australia tienen presencia afirmada en la Antártida.

Una franja menor de misterios sobre las intenciones de Colombia al organizar estas expediciones antárticas, a las que cualquier país tiene derecho con base en los consensos internacionales que existen sobre el continente blanco, radica en las aprensiones por esa sucesión de incursiones que asoman como afirmadas en el interés meramente científico. Un importante sector de presión política en la Argentina ha manifestado inquietudes al respecto pues ve detrás del ingenuo interés colombiano nada menos que los  intereses para nada ocultos de los británicos sobre todo el espacio geopolítico del Atlántico sur, no solo en detrimento del país sudamericano que enfrentó con las armas a esa potencia mundial, sino de todos los vecinos quienes tienen presencia tradicional sobre el sector en esta región del mundo.  Entre ellos el mismo Chile y Brasil.

Nadie ignora el tipo de relaciones fuertes y colaboración mutua tan histórica como asimétrica que ha mantenido Colombia con británicos y norteamericanos. Tanto que en la confrontación del Atlántico sur entre argentinos e ingleses, el país cafetero fue calificado como “caín de América”, por su sospechosa neutralidad en el conflicto por  las islas Malvinas, la cual fue justificada por el gobierno cafetero de la época en su pugna sobre los intereses que defendía en el Caribe y el entorno del archipiélago de San Andrés. Algo que a la vuelta de los años también resultó vano y la posición sobre lo que se jugaba y juega en mares australes dejó a la diplomacia colombiana con el pecado y sin el rédito. En verdad el país tropical nunca pudo recuperarse del señalamiento y la relación con los británicos se fortaleció durante los años  siguientes en la lucha contra el narcotráfico y las guerrillas.   

Colombia realizó entre fines del año pasado e inicios de este 2019 su quinta expedición antártica. La cobertura institucional para el desarrollo del propósito la brinda la Comisión Colombiana del Océano, ente del gobierno. El andamiaje de labores realizadas en el último ejercicio tuvo un programa de 19 proyectos de investigación, en el cual confluyeron 32 investigadores científicos con casi tres decenas de instituciones participantes y siete países cooperantes. En el conjunto hubo 6 invitados internacionales y la oferta de resultados de la pesquisa científica alcanzó a un país atípico en el conjunto: Turquía. El resto estuvo integrado por vecinos sudamericanos, en especial Chile, que de nuevo contribuyó con buzos y prácticos para el recorrido en los tramos que comprenden estrechos y sectores de riesgo para la navegación. La nave madre fue el buque ARC 20 de Julio, acompañado de tres embarcaciones menores para el trabajo local en los hielos, y un helicóptero.                        

Los sectores argentinos aprensivos hacia la presencia colombiana en la Antártida no se encuentran hoy en el manejo de los resortes del Estado, pero están allí siempre al acecho y tienen músculo político suficiente como para hacer cambiar decisiones de impacto. Siempre lo han tenido, en especial sobre temas que tienen que ver con el frágil equilibrio del entorno amplio de aguas que rodean a la Antártida desde el vértice sudamericano. Son operadores vinculados con el arraigado nacionalismo argentino en cualquiera de sus vertientes y eso no excluye a integrantes en servicio y en retiro de  las fuerzas armadas, aunque también protagonistas de la civilidad y de corrientes políticas vigentes. Estos consideran al actual gobierno de Mauricio Macri como entreguista o “cipayo”, como se les dice en el lenguaje coloquial de la política argentina a quienes son lábiles frente a los poderes hegemónicos mundiales (aresprensa).     

--------

VÍNCULOSVENEZUELA, ANARQUÍA PREVIA  //  FRANCISCO, OTRO PASO POR AQUÍ         
Actualizado: miércoles 27 marzo 2019 14:05
Articulos relacionados: COLOMBIA, SALIDAS BAJO APRENSIÓN COLOMBIAMODA, ÉNFASIS EN EL SABER COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO COLOMBIAMODA, EL BUEN CAMINO COLOMBIA, SE SIENTE UN FRESQUITO COLOMBIA, SORPRESAS TE DIO LA VIDA COLOMBIA: GRIETA Y APRENSIÓN COLOMBIA: SALAFISMO BUSCA NIDO LLEGA A COLOMBIA EL PAPA PERONISTA COLOMBIAMODA: FRANCIA, PRIMERA INVITADA
antártida chile argentina gran bretaña

Visitas acumuladas para esta nota: 1266

¡SÍGANOS Y COMENTE!