logo_aresprensa_notas
COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO

HEDONISMO  //  MODA  //  Publicado el 24 de enero de 2019  //  17.00 horas, en Bogotá D.C.

 

COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO

 

La edición 2019 de Colombiatex  -versión31- fue una suerte de llamado al optimismo porque la industria crece y los índices de crecimiento alientan la esperanza de que todo mejore y mejore más, porque en general las cosas pareciera que vienen bien por arrastre contingente. Eso dicen las estadísticas oficiales. No obstante, también hubo un llamado a  la lucha contra la competencia desleal, en especial esa que suele llegar a Colombia de manera a veces non sancta, en containers de igual naturaleza.  La voz oficial enarboló su política de nueve puntos, que pretende fortalecer el siempre vigoroso sector textil y de la confección, además de la posibilidad de incentivar el potencial exportador. El encuentro tuvo una duración de tres días y comenzó el lunes pasado. La intención no para ahí, también se aspiraría a  recomponer la compra de productos nacionales en los almacenes de grandes superficies así como la rearticulación del aporte que hizo y debería  volver a hacer el cultivo del algodón a esta tradición industrial, que hace tiempos cayó en retracción. La convergencia internacional alrededor de la industria textil y complementarios se realizó, según sus organizadores, en el marco de la llamada “moda 4.0” y la sugestiva economía naranja.

En ese panorama aparece el dato de que la venta de textiles aumentó más de un 5 por ciento en el último ejercicio, lo mismo que la de confecciones que subió un 8 por ciento en el periodo anual recién cerrado, bajo condiciones de una tasa de cambio que facilita las exportaciones. Estas ascendieron un 13 por ciento en el mismo ciclo y una  inflación baja dentro del panorama regional estimuló el proceso, pues superó apenas el rango del 3 por ciento al finalizar 2018. En esa misma línea y para aprovechar los vientos favorables existe a cumplir una iniciativa del gobierno, que promete dar respaldo a 240 empresas del sector en zonas de alta vulnerabilidad y también de conflicto vigente o potencial. Es por ello que se creará -dice la voz oficial- un plan piloto de capacitación en mano de obra en Tumaco, Nariño. Dentro del marco señalado asistieron al espacio de Plaza Mayor donde se efectuó la nueva edición ferial de textiles y maquinaria, en Medellín, más de medio millar de expositores con ofertas para casi dos mil compradores que llegaron desde unos de 60 países, además de los locales.   

El país de mostrar que reiteró presencia en el encuentro fue Brasil, y eso habla de los fuertes lazos en el desarrollo de este rubro y que existe desde hace tiempos, entre el vecino de habla portuguesa y Colombia. El país cafetero es el tercer socio comercial de los brasileños en el subcontinente y en lo relativo a las confecciones, el diseño y todo lo referido a textiles, el intercambio estaría por encima de ese rango. La industria brasileña tiene una acreditada vanguardia internacional en el rubro y su masa crítica industrial en  ese ámbito está compuesta por más 30 mil empresas, radicadas sobre todo en el segmento sur del país, desde Río de Janeiro hacia sus fronteras con la Argentina y la Banda Oriental rioplatense. Está en la punta de al menos 8 líneas de prendas e indumentaria de uso masivo, además de producir maquinaria y tecnología de punta para el sector. En esta convergencia los vecinos presentaron el esquema que manejan en industria 4.0 para la producción textil, en cuya conformación participaron agencias estatales y privadas.  

El grupo representativo que llegó de Brasil a esta convergencia estuvo constituido por más de 30 empresas. Fue la más grande que arribó a Medellín entre las delegaciones extranjeras. La relación de intercambio entre ambos países crece, y este segmento de la producción, tal como se observa, es uno de los más significativos  en el conjunto. Durante  el año que acaba de concluir el flujo de importaciones y exportaciones entre los dos polos de actividad industrial y creativa estuvo bien equilibrado y con un volumen conjunto cercano a los 60 millones  de dólares, partido por el centro, según los datos más creíbles que aportan las fuentes oficiales. En el segmento de tecnologías innovadoras los brasileños ofrecieron maquinarias  con mayor celeridad y precisión de corte y manufactura, así como de más alta automatización y programación de confecciones, al tiempo que con más capacidad para el ahorro de  energía y otros aportes para aumentar el espesor conceptual del horizonte ecológico. Todas las señales indican que seguirá creciendo la vigente relación empática entre textileros colombianos y brasileños.  

El espacio permanente para la reflexión académica sobre el presente y las perspectivas de esta industria, se realizó como también es habitual bajo la cobertura de la Universidad Pontificia Bolivariana. Estuvo conformada por un bloque de dos decenas de conferencias y ocho talleres aplicados. La temática central giró sobre la ya mencionada moda 4.0 y sus relaciones con la cadena de producción, circulación, uso y recepción del consumidor. Ese conjunto articulado con lo que en verdad está de moda: la llamada economía naranja. Un criterio que parece llevar adelante la actual administración de Iván Duque. Pero, ¿qué diablos encierra todo eso como abrebocas?; mucho en términos conceptuales y desarrollos posibles. La industria 4.0 es la convergencia del complejo tecnológico que hizo eclosión en este tramo del siglo: cibernética, inteligencia artificial, la biología sintética y la manufactura aditiva, entre otras apuestas. El complejo de punta y conocimiento de frontera puede estar articulado con la producción mecánica a secas, como puede ser la textil.

En su orilla, la economía naranja es una concepción que encauza el capital humano propio de la creatividad y el capital simbólico de la cultura, sea esta individual o colectiva, en colusión con la producción de bienes y servicios generadores de capital social, atravesados por las exigencias del derecho de autor. Es allí donde aparece la moda y su relación con su ancestro textil. Pero al margen de esos cuadros de optimismo, aparecieron las sombras y amenazas. Los pronósticos internacionales sobre las dinámicas de la economía global, junto con la inquietud sobre el equilibrio geopolítico mundial y los indicadores de expansión económica planetaria no son alentadores para el año que cursa en su inicio y hacia el final de la década. Tampoco lo es en lo que hace a las perspectivas regionales y las salidas eventuales de la catástrofe en  Venezuela. Eso al igual que la crisis  que se sufre en Centroamérica con ápice en Nicaragua y de impacto sobre el área inmediata a los Estados Unidos. El peso de los indicadores grises se complementa con el ingreso ilegal de textiles asiáticos que derivan su producción del trabajo esclavo. El complemento local sería la carga desestimulante para esta industria generada por la reciente reforma tributaria (aresprensa). 

--------

VÍNCULO DIRECTOBOGOTÁ FASHION WEEK 2018           

Actualizado: jueves 24 enero 2019 17:46
Related Articles: FERIA DE LAS FLORES 2019 INDIEBO 2019: GENTE DE LO UNIVERSAL PRON EN LA FILBO 2019 FITUR 2019, TODO SE INCREMENTÓ DAVOS 2019, UNA MIRADA A LA BRÚJULA COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE "JUEGO" COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE DAVOS, OPTIMISMO RECORTADO EDICIÓN 28 DE COLOMBIATEX EDICIÓN 27 DE COLOMBIATEX
moda colombiatex 2019 medellín

Visitas acumuladas para esta nota: 350

¡SÍGANOS Y COMENTE!