logo_aresprensa_notas
CONVULSIÓN PREVIA A LA EBULLICIÓN EN AMÉRICA LATINA

Publicado el 19 de marzo de 2009 / 11.30 hora de Bogotá D.C.

 Venezuela y la Argentina en el umbral del descalabro

CONVULSIÓN PREVIA A LA EBULLICIÓN EN AMÉRICA LATINA

 

Venezuela y Argentina serán los primeros en hacer evidente el impacto y el drama de la crisis financiera internacional. Pero esos dos países no serán los únicos exponentes de los desgarramientos que se agravarán por las precariedades y miserias políticas que permean a sus instituciones y sociedades. En realidad, casi todos los países tendrán que afrontar la erosión y la inestabilidad inevitable en el marco de crisis internas de arrastre y en el que la debilidad institucional y la volatilidad de sus procesos no harán otra cosa que agravar el cuadro general. Tan sólo Brasil y Chile parecen más fuertes para hacer frente a la tormenta exógena. Virginia Contreras es una experta venezolana en derecho que pertenece al American Security Council Foundation, de los Estados Unidos. Pero también fue defensora como abogada y apoderada de los oficiales de las fuerzas armadas venezolanas que se levantaron contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, a principios de los años 90. Después representó a su país en Washington como diplomática ante la Organización de Estados Americanos. Es un honor para la Agencia de Prensa ARES contarla entre sus columnistas invitados.

 

Escribe: Virginia CONTRERAS

Mientras  en los Estados Unidos  protagonistas y think tanks devanan ideas tratando de buscar una solución a la grave crisis financiera que padecen, pareciera que ningún otro problema  importante existiera  en el Continente. Pero, si  bien es cierto que los malos manejos de ciertas instituciones financieras produjeron todo tipo de graves situaciones, éste no es el único panorama sombrío en el vecindario.

Por mucho que algunos quieran ocultarlo, la América Latina está en convulsión y quiéranlo o no sus responsables, tarde o temprano estará en ebullición.  Adicionalmente a la crisis financiera que también colapsará a los mercados latinoamericanos,  muchos de los países de este Continente están viviendo su propio infierno en el de sus instituciones representativas y en los mismos procesos sociales vigentes.

Por Centroamérica y el Caribe, Nicaragua desde hace tiempo está aquejada por graves problemas políticos. El último de ellos se produjo hace pocos meses por las denuncias de fraude en las elecciones municipales, hechas por parte de la oposición y de la totalidad de los observadores internacionales allí presentes por la jornada electoral.

Como consecuencia de esto, el gobierno norteamericano decidió suspender la ayuda económica que desde hace años había venido facilitándole al país más pobre de este Continente, después de Haití. Raro privilegio el de Nicaragua, estar un nivel por encima del caribeño país francoparlante. Es que Haití tiene un grado de pobreza tal que, paradójicamente la situación financiera mundial no llevará ningún cambio adicional  a su situación. No puede haber un mundo peor para la mitad de la isla La Española, ya está en él.

Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador y la misma Nicaragua, cuyas economías no sólo se basan en el desarrollo interno de esos países, sino que también se sustentan con fuerza en las remesas que sus ciudadanos, fundamentalmente residentes en los Estados Unidos, envían a sus familiares, aguardan el impacto de la inflexión económica y financiera universal. Cuando ello ocurra, el precario equilibrio de sus sistemas se resentirá y con ello crecerá  el descontento social.

Adicionalmente al aspecto económico, en los días previos  a las elecciones presidenciales de El Salvador crecía la preocupación en el ambiente social  pues a pesar de la subida en las encuestas del candidato del gobierno, no había razón  para suponer que el izquierdista Mauricio Funes (FMLN) perdiese las elecciones, que finalmente ganó.

EL PANORAMA EN SUDAMÉRICA

En Sudamérica, Bolivia es parte del ambiente convulso. Un país en el cual, a pesar del triunfo de su jefe de estado en el referendum en su contra y con la aprobación de una nueva Constitución, no se ha logrado garantizar la paz social ni mucho menos el bienestar de los bolivianos. Eso lo demuestra la cantidad de manifestaciones públicas, acompañadas de verdaderas batallas campales que con frecuencia se producen en ese país.   

Por su parte Ecuador mantiene en crisis sus relaciones con Colombia a raíz de su persistente impugnación a Bogotá por el ataque en marzo de 2008 al campamento guerrillero de las FARC, en territorio ecuatoriano. Pero Quito, en vez de demostrar con argumentos políticos y jurídicos sólidos la presunción de inconsistencia y nula justificación de la acción militar colombiana, con la consecuente violación  a su soberanía, más bien se coloca en minusvalía a nivel mundial por la sospecha de amistad y complicidad del gobierno ecuatoriano con el fallecido comandante guerrillero Raúl Reyes. Todo esto mientras  la economía de ese país, sustentada en la producción petrolera,  se viene erosionando en la misma proporción en que los precios del petróleo continúan bajando.

Colombia, en tanto, sigue sumergida en lo que muchos llaman su "guerra civil no declarada", enfrentamiento interno que impide la marcha normal del país no obstante el repliegue que su gobierno ha generado en los últimos años a los grupos irregulares, guerrilleros y  paramilitares. Esto, sin contar la delicada posición en la cual se encuentra el gobierno colombiano, a sabiendas de la colaboración que el gobierno venezolano le facilita a las organizaciones guerrilleras y teniendo que mantener aceitadas sus relaciones diplomáticas con Caracas, por la dependencia económica y por la cercanía histórica entre ambas naciones.

Perú sigue, a pesar de una leve bonanza, con sus viejos problemas económicos los cuales se agravarán con la crisis, que el veterano presidente Alan García no ha podido contener. Estos problemas han derivado en mayor encono de las profundas diferencias sociales y el caos político, los cuales han servido como caldo de cultivo para  la ya permanente injerencia de Venezuela en los asuntos internos de ese país.

En la misma zona de América países como la Argentina y Venezuela, según los entendidos, sufrirán más profundamente la crisis económica como consecuencia de la debacle financiera mundial. Esto ocasionará serios problemas sociales. La presidenta de Argentina ya por fin lo ha reconocido, mientras en Venezuela el presidente se niega a verlo.

Los otros integrantes del Mercosur que acompañan a la Argentina en el bloque: Brasil, Uruguay y Paraguay están con sus "barbas en remojo" por la consecuencias que traerá la crisis financiera. Aunque Brasil junto con Chile son los que en la región parecen tener mayores posibilidades que los otros para afrontarla.

VENEZUELA, UN CASO ESPECIAL

Pero el caso de Venezuela es emblemático. Hace sólo un mes este país vivió otro proceso electoral. En este caso, para discutir la posibilidad de reelección indefinida de los candidatos ungidos por elección popular. Después de este  referéndum constitucional, en el cual el presidente venezolano obtuvo la garantía de una candidatura presidencial de por vida, éste ya  no tiene nada qué ocultar.

A menos de 24 horas de que el organismo electoral hubiese declarado el triunfo del gobierno, ya se comenzaba a hacer público el reclamo por parte de los trabajadores para hacer respetar sus derechos adquiridos. No eran empleados opositores sino de servidores del estado venezolano.

No habían terminado de extenderse  estas denuncias, cuando ya el gobierno de Caracas, bajo el más puro sistema estalinista, ordenaba la ocupación militar de ciertas empresas productoras de arroz, alegando violaciones a la ley. Este simple hecho sirve para demostrar la anarquía que se vive en Venezuela, en donde por una presunta violación a las normas por parte de algunas empresas, en vez de ser objeto de la sanción que prevé la  ley, el presidente de la república con uso de autoridad omnipotente decidió el envío de un convoy militar para resolver la situación.  Claro mensaje para los potenciales inversionistas y eventuales productores en ese país, sobre todo en un momento en que los distintos gobiernos de la América Latina han coincidido en reconocer que la mejor manera de afrontar la crisis financiera es mediante la búsqueda de inversiones, capaces de crear desarrollo económico y de generar empleo.

Por si esto fuera poco, el jefe de estado venezolano amenazó con la expropiación de las empresas que se nieguen a producir los bienes y servicios, en la forma que el gobierno ha establecido. No importa si hay razones sensibles, como la falta de seguridad jurídica, o la ausencia de insumos industriales para no producir. "Ese no es problema del gobierno", ha dicho el presidente y agregó "quien no cumpla con la ley perderá sus empresas".

En iguales circunstancias se encuentran las haciendas, fincas  y en general las propiedades raíces que a juicio de un organismo llamado "INTI" tengan las características de lo que han denominado "latifundios". Así, los poseedores de tierras,  que "a juicio" de dicho organismo no cumplan con el mandato, según la justicia bolivariana, las perderán.

Pero esto no se queda aquí: en el caso de los trabajadores que decidan quejarse por el incumplimiento de sus reivindicaciones salariales por parte del Estado y decidan ejercer su derecho a la huelga, el mismo jefe de Estado ya los ha amenazado con la cárcel.

Así, a la velocidad de la luz, el gobierno de Venezuela ha decidido cambiar la vida a los ciudadanos. Hace tres semanas Caracas, la capital del país, se encontraba dirigida por el Alcalde Metropolitano, una figura creada por el mismo gobierno chavista hace 8 años y a la que se le otorgaron la mayoría de las atribuciones que poseía el Gobernador del Distrito Federal, cuya función fue eliminada.

Hoy en día, la figura del Alcalde quedó de adorno, en vista de que las competencias anteriormente existentes han sido transferidas progresivamente al poder central. Actualmente la Asamblea Nacional se encuentra discutiendo una modificación a la ley que creó dicha figura con el objeto de colocar por encima de su competencia a un funcionario  que sería designado por el presidente de la república. Demás está decir que todo este atropello se hace en vista de que el Alcalde Metropolitano es uno de los pocos logros de la oposición, en las pasadas elecciones regionales.

En fin, poco a poco los venezolanos están empezando a ejercer la necesaria autocrítica que exigen las circunstancias. Son muchos los que ya se dan cuenta de la diferencia de tratamiento que existe, por parte de las autoridades, cuando a quien se le aplica la ley pertenece al gobierno o bien, es parte de la oposición.

 Cada día hay más gente que se da cuenta  de la trampa, en la cual ellos mismos han caído. Tal y como lo acaba de reconocer el presidente de la organización empresarial más importante de Venezuela, Fedecámaras, quien afirmó:"como que hay algunos empresarios opositores que parecieran beneficiarse del gobierno".

 De igual modo, representantes de sindicatos afectos al gobierno bolivariano, ya están empezando a quejarse del "maltrato del presidente Chávez a la clase trabajadora en general". Es inexplicable que no se hubieran percatado de la situación cuando todos los indicios señalaban hacia dónde se dirigía la saga bolivariana y que sea ahora, de manera tardía, cuando entran en razón, después de otorgarle un cheque en blanco al presidente Hugo Chávez, para que los gobierne para siempre (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: GIRA LA RUEDA EN SUDAMÉRICA RÍO: INQUIETUD EN LA PREVIA 15ª. EDICIÓN DEL IBEROAMERICANO DE TEATRO SUDAMÉRICA VUELVE A LA CANCHA HACIA LA COPA AMÉRICA 2015 FUERTE PRESENCIA LATINA EN BERLÍN IXEL 2013: APUESTA POR UNA ESTÉTICA LATINA NUBIA MACÍAS: "LOS LATINOAMERICANOS SOMOS LECTORES" CÁDIZ: SOMBRAS EN LA VÍSPERA DE CUMBRE IBEROAMERICANA HORA DE DEFINICIONES EN SUDAMÉRICA
SOCIALISMO DE CONSUMO: CHÁVEZ FOR EVER

Visitas acumuladas para esta nota: 1549

¡SÍGANOS Y COMENTE!