logo_aresprensa_notas
COPA AMÉRICA: ANTECEDENTES SORPRESIVOS

Publicado el 01 de julio de 2011 / 23.35 hora de Buenos Aires

COPA AMÉRICA: ANTECEDENTES SORPRESIVOS 

Los antecedentes inmediatos de esta Copa América del año 2011 los tiene la Libertadores y sus sorpresas, pero no sólo eso. Una de estas sorpresas fue el nuevo campeón: Santos de Brasil. Merecido nuevo representante de lo mejor del fútbol latinoamericano que venció al oriental Peñarol, cargado de lauros e historia en lo que hace a copas regionales. El torneo dejó en el camino a los que eran candidatos casi seguros, entre ellos los encopetados campeones anteriores, los brasileños Cruzeiro e Internacional de Brasil y el argentino Estudiantes de La Plata. 

Escribe: Edgardo “Cuqui” LÓPEZ 

Antes de que se precipitaran los resultados finales habían quedado por fuera en una sola jornada otros dos grandes del fútbol sudamericano: Grêmio y Corinthians. Una mención aparte entre los eliminados merece el argentino Vélez Sarsfield y el chileno Universidad Católica, que estuvieron a un pelo de quedar entre los finalistas. 

En esa carrera final de acontecimientos inesperados se llevó los laureles el que aparecía menos opcionado: Santos. Este conjunto de las afueras de la metrópoli paulista cambió de técnico al comenzar el proceso y consiguió ganar nueve partidos en línea, que incluyeron los de la final sobre el más estructurado Peñarol de Uruguay. El equipo que puso a Pelé en el escenario de los grandes de todos los tiempos llevaba varias década por fuera de los ungidos de campeones en este torneo.  

En ese equipo finalista estuvieron para la fiesta definitiva Neymar, Ganso y Elano, los tres puntales de la selección auriverde que se verá la cara con los otros grupos de la Copa América en Argentina. Debe decirse que este equipo uruguayo que chocó con el Santos fue un rival de altura, como corresponde para la ocasión. El conjunto de Diego Aguirre me hizo recordar a ese Peñarol de mediados de los años 60. 

Aquel grupo que enfrentó, en 1962, al Santos y  también perdió la final. Ese fue el Santos de Pelé. Aquel Peñarol tenía figuras de la talla Spencer, Joya, Rocha, Maidana y Gonçalves. Estos otros uruguayos recobraron la memoria de grandeza de sus antecesores, que comparten con el Nacional, también de Montevideo. 

No ocurre lo mismo con los otros dos grandes del Río de la Plata. River acaba de dejar la primera división del fútbol argentino en la que se mantuvo durante ciento diez años. Perdió de manera vergonzosa el mérito y la historia que lo llevó a lo más encumbrado del fútbol del mundo, no sólo de la Argentina. Aquél equipo de la famosa “máquina” de los años 40 y 50 se fue degradando en el curso de la última década y no hubo dirigente que lo rescatase. Ni siquiera la reciedumbre de Passarella, quien llegó a la presidencia de la institución comprometido con el rescate del declive, fue capaz de detener la caída.  

La entidad “millonaria” del distinguido barrio de Núñez, en la capital argentina, es quizá la que más títulos ha ganado en el fútbol de ese país. También se ha llevado la Copa Libertadores y la Intercontinental. Eso es lo que hace más evidente la vergüenza de perder su categoría, su linaje de “grande” entre los grandes. 

Esta nueva historia de River echó por la borda la gloria acumulada. Una gestión desastrosa en lo administrativo, previa a la llegada del renombrado Passarella, había dejado a la entidad sin recursos y en una crisis que no ha podido remontar porque desbordó los números de caja y deterioró a la dimensión deportiva. Las investigaciones de las autoridades y del propio club aún no dan resultados. 

En el último partido de condena al descenso, frente a Belgrano de Córdoba y en el histórico Monumental, el plantel fue una sombra de su perdida gloria y los hinchas enfurecidos con razón pero sin justificación para el vandalismo, cobraron caro en las instalaciones del club una frustración contenida y no correspondida durante años. 

En realidad, lo ocurrido con River Plate es la mayor evidencia de la enfermedad que aqueja al fútbol argentino. Una dolencia en principio larvada y en evolución por mucho tiempo, ahora con estallidos como éste. Otra demostración de esa situación de conjunto es que el otro que se fue al descenso junto con River fue Gimnasia y Esgrima de La Plata, el primer equipo de fútbol del país y uno de los más antiguos conjuntos de América. 

Esa enfermedad que incluye la mirada cortoplacista, la corrupción, el desgreño y el irrespeto entre administradores, jugadores y la máxima dirección de la AFA ha hecho metástasis y alcanza a los máximos niveles. Así se vio en el último mundial, el de Sudáfrica, y su errático camino hasta la eliminación frente a Alemania.  

En lo inmediato, esto se ha evidenciado en partidos de preparación suspendidos, presentaciones sin público, incidentes con muertos y heridos, en un cuadro de situación tan vergonzoso como el mismo descenso de categoría de River Plate. Más detalles para este pésimo panorama en el país que realiza la nueva edición de la Copa América, es el hecho de que el otro grande entre grandes de la Argentina, Boca Juniors, lleva dos años sin clasificar para ninguna copa y en sus pobrísimas campañas ha rozado los límites del temido descenso. Hoy muchos se preguntan cómo serán los clásicos de Argentina sin los choques entre River y Boca. 

Otros animadores conocidos del fútbol argentino, entre ellos Racing, San Lorenzo o Independiente, por citar sólo a tres, hacen campañas de mitad de tabla o hacia abajo. El panorama es de decadencia y es por eso que los llamados “chicos” son los que en la actualidad están representando con mejores resultados al fútbol de la Argentina.  

La ausencia de los grandes no es un pecado, es la manifestación de la degradación general. Argentina tiene obligación de pelear por la final en esta Copa América, pero el vigente panorama del fútbol argentino no ayuda a su Selección (aresprensa). 

0.0
Actualizado: martes 15 agosto 2017 07:47
Related Articles: ESCANDALOSA COPA CURIOSA COPA AMÉRICA COPA CENTENARIO: BOFETADAS IMPREVISTAS INICIO DE LA COPA CENTENARIO COPA: ÚLTIMOS TRAMOS COPA PLANA ESCÁNDALO AGITA LA COPA HACIA LA COPA AMÉRICA 2015 EL PODER ECONÓMICO DETRÁS DE LA COPA AMÉRICA ARGENTINOS Y BRASILEÑOS DEFINEN FINAL DE LA COPA LIBERTADORES
EL PODER ECONÓMICO DETRÁS DE LA COPA AMÉRICA

Visitas acumuladas para esta nota: 1291

¡SÍGANOS Y COMENTE!