logo_aresprensa_notas
DRAMA Y TRAGEDIA DE NUESTRO FÚTBOL

Publicado el 10 de diciembre de 2016 / 16.45 horas, en Bogotá D.C.

DRAMA Y TRAGEDIA DE NUESTRO FÚTBOL 

La tragedia ocurrida cerca de Medellín al finalizar noviembre de este año, con un avión boliviano que llevaba a un equipo brasileño para disputar una final sudamericana, sigue mostrando las malas maniobras y la laxitud en el fútbol latinoamericano cuando se manejan los intereses de este deporte y de la afición. En un conjunto de antecedentes anómalos podría hablarse de la continuidad de los responsables en el desprecio a las banderas que pretenden representar.  La aerolínea, de identidad binacional, de acuerdo con las primeras hipótesis de trabajo previas a los resultados de las investigaciones, sería la responsable directa de lo ocurrido, pero no es la única y las autoridades del país altiplánico también están vinculadas con la cadena de inconsistencias que provocaron la caída del avión. El piloto de la aeronave, Miguel Quiroga, es el último eslabón en la relación fatal de desatinos, pero la laxitud del conjunto es la que produjo la catástrofe. Debe decirse que tampoco está excluida del entorno de la tragedia la propia Conmebol, en tanto las sombras de corrupción no han desaparecido de su seno. El total demuestra la precariedad subjetiva de todos esos protagonistas como tara irremediable, en el sentido de que hay cosas con las que no es posible jugar en modernidad y eso es, nada más ni nada menos, que con la vida de la gente.

La desaprensión al respecto -esto es el cuidado de la vida y las previsiones para evitar los riesgos que la pongan en peligro- juega demasiado como amenaza en América Latina. Ligada con la anterior está la corrupción que mata y la mácula de la corrupción aparece en lo ocurrido con el avión de Lamia hace dos semanas en el aeropuerto de Río Negro, que sirve a Medellín. La corrupción mató en la Argentina, cuando el gobierno de Cristina Fernández a través de ministros y funcionarios de su régimen, invirtieron en sus propios bolsillos los recursos para reparar y modernizar los ferrocarriles. Al no darle a los recursos el destino que hubiese protegido a la ciudadanía, se precipitó “la tragedia ferroviaria de Once” que dejó 51 muertos en 2012. Nada es extraño en los fenómenos paralelos de historias semejantes entre lo ocurrido con ese avión boliviano y un gobierno como el que acabó en la Argentina en 2015, porque para ocultar el latrocinio que la banda gobernante imponía sobre la hacienda pública argentina se falseaban todas las cifras mientras se ejercía un discurso reivindicativo en favor de los sectores marginales. La pretensión de ocultamiento y los intereses del poder también aparecen aquí comomotivantes de la tragedia.

La Argentina nada tiene que ver con el aparato siniestrado en las cercanías de Medellín, pero los paralelos de entorno surgen al pasar revista a los hechos y relacionarlos con los responsables directos e indirectos, y también vincularlos con el cuadro que dejó la secuela de 71 pasajeros muertos, entre futbolistas, trabajadores de medios de comunicación y tripulación. La laxitud en la consideración y el trato hacia el otro, el desprecio hacia el otro y hacia sus derechos, es un disparador de la corrupción, en especial de esa corrupción que mata. Eso es lo que está como sustrato en la cadena de decisiones que terminó en catástrofe para las víctimas inocentes y para el último eslabón de la cadena oculta: el piloto del avión siniestrado. La irresponsabilidad al decidir hacer volar con un mínimo de combustible, sobre la línea roja de las contingencias propias de cualquier vuelo -algo que sucedió en otros viajes, al menos una vez más también con deportistas- tal como lo señala el cúmulo de información sobre el caso que emergió después de lo ocurrido, está señalando la indicada precariedad subjetiva de un comandante que le deja al destino imprevisible y no al cálculo de la previsión humana un resultado final que tarde o temprano podría ocurrir y así ocurrió.

Esa cadena de complicidades para la mengua y el retaceo en el cumplimiento del deber está compuesta por autoridades aeroportuarias que permitieron ese vuelo, a sabiendas de los peligros que lo acechaban, hasta las condiciones mínimas que protección de aeronaves en lo que hace a licencias y seguros, aunque no excluye al mismo presidente Evo Morales, quien pretendió eludir algún conocimiento de las irregularidades de la aerolínea Lamia y su sospechoso origen y condiciones de legalidad. Porque debe decirse que en la génesis esta empresa no es boliviana sino venezolana y las sombras sobre ese origen dicen no de una entidad construida por el sacrificio de unos pilotos y expertos en el negocio aéreo en un país en el cual muchos no creen, sino de un grupo humano que con aviones de sospechoso origen y objetivos de comercialización, buscó refugio en el altiplano desde su oscuro nacimiento caribeño, donde está vigente un gobierno que tiene a algunos de sus miembros y a la trama familiar de los mismos, sospechados e incluso vinculados con el circuito internacional del tráfico de drogas.

MIGUEL QUIROGA (Q.e.p.d.) EVO MORALES
Piloto Presidente

                                                                                

Eso no es todo, allí también y ligada con la trama oscura aparece la Conmebol, sometida aún a todo tipo de sospechas, las que no han desaparecido a despecho de que una parte de su cúpula anterior está rindiendo cuentas y pagando prisión por conductas corruptas, en los tribunales norteamericanos. Aunque la entidad regional del fútbol pretendió desligarse de toda relación con la aerolínea comprometida, lo cierto es que a contrapelo de los reglamentos internos de la Fifa y de la misma Conmebol, la organización que regula el fútbol sudamericano está obligada a supervisar las condiciones de seguridad en las aeronaves en las que deben viajar los jugadores sudamericanos intervinientes en torneos internacionales. Eso al parecer fue soslayado de manera repetida por la organización rectora del balompié regional y también en el caso trágico que se describe. En el avión fatídico viajaron antes varios equipos de los países sudamericanos y tanto la selección argentina como la venezolana, la ecuatoriana y la paraguaya. Ya se sabe que los argentinos subieron el 11 de noviembre pasado a esa nave para cumplir el trayecto entre Belo Horizonte y Buenos Aires, después del encuentro entre brasileños y el equipo albiceleste. También aquel aparato, con Lionel Messi a bordo, se desplazó con mínimos de combustible hasta llegar a destino: apenas a 18 minutos de agotar el carburante.

Aun cuando las investigaciones iniciales no han dado los resultados preliminares, todo señala que las hipótesis trazadas no están desacertadas y que la acumulación de negligencias y despreocupación por las reglas de seguridad que deben cumplirse a rajatabla, son los motivantes de la muerte de los ocupantes de ese vuelo que cayó a 50 kilómetros de la cabecera del aeropuerto de destino. Nadie devolverá la vida a las víctimas, eso es una verdad de Perogrullo, y no es seguro que los resultados de la pesquisa oficial y de otras autoridades aeronáuticas le pongan coto a alguien en las cadenas de corrupción y complicidad que envuelven al fútbol sudamericano y a varios de los altos funcionarios de sus gobiernos. Sobre todo, a aquellos que hacen una regla de oro de la demagogia y el encubrimiento de lo marginal, que es parte de su propio origen y hoy por hoy razón de Estado en varios países de la región. Pero la desvergüenza de discurso negadores de complicidades y la falta de precauciones mínimas deberían movilizar a la justicia de manera vertical para que la impunidad no siga reinando y llevándose vidas de inocentes, como en esta ocasión y en otras similares (aresprensa). 

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: TRAGEDIA DEL SUBMARINO ARGENTINO II MARCELO ROFFÉ, PSICÓLOGO DE FUTBOLISTAS LA HORA DE NUESTROS TÉCNICOS FRENCIE CARREÓN: DRAMAS DEL SUR FILIPINO TRAGEDIA DEL SUBMARINO TRAGEDIA VENEZOLANA II TRAGEDIA VENEZOLANA FÚTBOL COLOMBIANO EN LOS OLÍMPICOS DE RÍO ESPERANZAS FUTBOLERAS EN RÍO 2016 FÚTBOL Y ASCENSO SOCIAL
GIRA LA RUEDA EN SUDAMÉRICA

Visitas acumuladas para esta nota: 248

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!