logo_aresprensa_notas
EL ESPAÑOL EN BRASIL

Publicado el 1 de octubre de 2005 / Archivado el 10 de enero de 2006

PORTUGUÉS

EL ESPAÑOL EN BRASIL

La lengua, su introducción, su manejo, es la llave maestra de quien pretenda generar una impronta indeleble en una cultura. La decisión reciente del Estado brasileño para introducir el español como asignatura obligatoria en curriculo, aunque optativa para el educando, en la oferta educativa de los centros de enseñanza secundaria del gigante sudamericano, no puede pasar inadvertida en tiempos de globalización, propósitos integradores y construcción de bloques geopolíticos continentales.

En ese marco, unos once millones de adolescentes  brasileños tendrán la opción de penetrar en los vericuetos de la lengua de Cervantes y podrán, en pocos años, facilitar los acercamientos con la visión de mundo de esos países, tan cercanos y tan distantes, que tienen fronteras con este pueblo de habla lusitana. Un Brasil que ha sido para el mundo hispanoparlante tan cercano y tan distinto.

El Parlamento brasileño aprobó la iniciativa propuesta por el partido  socialista democrático, del expresidente Fernando Enrique Cardoso. El propósito debió sortear dificultades de orden constitucional que hubiesen generado su impugnación, pues inicialmente la idea era que el español fuese obligatorio como segunda lengua de los jóvenes estudiantes.El giro de “optativo” que le introdujo al texto el proponente de la ley, diputado Atila Lira, salvó la propuesta, que beneficia tanto a brasileños como a quienes alrededor del Brasil tienen al español como lengua madre.

El mismo legislador que impulsó el proyecto ha señalado que en el actualidad no hay niño o joven brasileño que no se interese en el habla de  sus vecinos de países limítrofes, pues saben que dominarla les “abrirá muchas puertas en el futuro”. Ese futuro está representado en el intercambio activo -y en aumento- que Brasilia estimula a través de pactos regionales, entre otras formas de dinamización de relaciones. También  en las aspiraciones de hacer más relevante la presencia brasileña como potencia en el área que, de una u otra forma, lo consolidan ante el mundo como interlocutor predominante del área.

 En varias  universidades brasileñas ya comienza a ser mayoría el bloque de estudiantes que elige como segunda lengua al español, frente al inglés. Los centros de educación tendrán un espacio de cinco años para hacer cumplir la ley que se enfrenta, en su dimensión operativa, a carencias de infraestructura y capital humano disponible en la enseñanza del español. 

La idea de hacer viable la introducción del español en la educación del Brasil no es nueva. Ya desde 1991, cuando tomaba cuerpo el llamado MERCOSUR, la aspiración de algunos legisladores y políticos brasileños tomó cuerpo y fue ganando adeptos, no sin antes vencer resistencias. Entre otras, las de los defensores del inglés y el francés, como alternativa obligatoria de lengua extranjera en la educación del país.

 La resistencia también tomó cuerpo entre quienes avisaron sobre la dimensión de la inversión requerida para hacer concreta la alternativa. La implantación del español obligaba al Estado a realizar una fuerte inversión: son necesarios más de doscientos mil profesores  con adecuado manejo de la lengua española y el despliegue de un aparato logístico que asegure la disponibilidad de materiales de apoyo. Pero, quizá, la resistencia más pronunciada no esté en la voluntad de los contradictores del español sino en las condiciones básicas iniciales de una buena parte de la población brasileña que parece no contar  en la sumatoria general de individuos, con el llamado “capital intangible” que, como presaberes, permiten un abordaje viable y la inmersión  exitosa en las complejidades de una lengua extranjera. Esto quiere decir que  la disposición subjetiva favorable a la imposición del español corre en dirección contraria a la voluntad objetiva de apropiar el espesor del aprendizaje.  

Un estudio hecho público en estos días por expertos brasileños señala que hay en ese país un 68 por ciento de analfabetos funcionales entre los 15 los 64 años. En esa enorme masa de población, según el informe de la entidad Acción Educativa en conjunto con el Instituto Paulo Montenegro, apenas unos 50 millones de brasileños tienen pleno dominio de la lectura. El otro 75 por ciento se pierde en el significado de un párrafo superior a las 10 líneas. En la actualidad el 53 por ciento de la población no pudo terminar la escuela primaria.

En Brasil el 80% de los estudiantes no puede costearse los libros, por lo que éstos deben ser suministrados por el ministerio de Educación. El país tiene una población que se acerca a los 190 millones de habitantes y, de ellos, unos 60 millones son jóvenes.

No obstante el pavoroso cuadro educativo descrito, el  alcanzar la obligatoriedad del español en el sistema de enseñanza brasileña se considera una victoria de la diplomacia latinoamericana y española, en conjunto. Las representaciones de los diferentes Estados de habla hispana estimularon el interés de los dirigentes políticos y de la cultura que, en el Brasil, apoyaban la introducción de la lengua hispana con rango de obligatoriedad en el esquema educativo. 

 El esguince de la ley para imponerse es hacer obligatorio el ofrecimiento de los cursos en español a los que el estudiante podrá optar de manera libre.  El terreno para el florecimiento de la oferta es positivo: Atila Lira entiende que la juventud brasileña es proclive, en su mayoría, a adoptar el español como segunda lengua.  En esas condiciones se supone que, en unos diez años, una buena parte de la población brasileña podrá hablar con el resto de sus vecinos sin barreras de lenguaje, y esto a pesar de las debilidades estructurales de las condiciones educativas del país de Jorge Amado. 

Ese cuadro de situación es coincidente con el ingreso a la plantilla de colaboradores de ARES, de la profesora paulista Sonia Romanello, quien será la editora en portugués de este servicio editorial. Sea bienvenida su presencia y esta anunciada  oferta para nuestros visitantes en el mundo cuya cultura se inserta en esa lengua, cargada de tradiciones y aportes a la humanidad. (aresprensa.com).

 

El Editor

0.0
Actualizado: domingo 16 julio 2017 10:05
Related Articles: BRASIL, SÍ A BOLSONARO BRASIL: ENCRUCIJADA SIN LULA ESPAÑOL , PRIMERA LENGUA UNIVERSAL BRASIL: OLIMPIADAS E INFLEXIÓN POLÍTICA EL HOLOCAUSTO DE MANILA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD EL PAPA QUE HABLÓ EN ESPAÑOL SUEÑO DE UN BRASIL POTENCIA BRASIL ELIGE CAMBIOS OCULTOS EN BRASIL HOLANDA-BRASIL: CIELO DE PERDEDORES
la visión de mundo de esos países tan cercanos y tan distantes

Visitas acumuladas para esta nota: 1697

¡SÍGANOS Y COMENTE!