logo_aresprensa_notas
ELIMINATORIAS EN SUDAMÉRICA: UN PANORAMA CON ALTIBAJOS

Publicado el 31 de diciembre de 2008 / 14.15 hora de Bogotá D.C.

ELIMINATORIAS EN SUDAMÉRICA: UN PANORAMA CON ALTIBAJOS

Al iniciarse el año 2009 y a varias semanas del inicio de disputas en el tramo final de las eliminatorias al mundial de Sudáfrica, el panorama de las selecciones sudamericanas mantiene las expectativas con que se cerró el periodo previo, en noviembre pasado. La salida de dos de los técnicos más observados, Alfio Basile en Argentina y Jorge Luis Pinto en Colombia, abrió un margen de espera y esperanza para ambos equipos, que llegaban a la etapa final bastante cerca del abismo, pero sobre todo con el rechazo de sus respectivas hinchadas. El nombramiento de Diego Armando Maradona para los argentinos generó una expectativa grande sobre el futuro de esa Selección y sobre la historia del mismo Maradona, hecha a sol y sombra entre el deporte y los demás espacios de su vida, tanto pública como privada. Lo único que no está en discusión es el mérito del conjunto que encabeza la tabla de estas eliminatorias sudamericanas: Paraguay.    

Escribe: Edgardo "Cuqui" LÓPEZ

 El resto de selecciones está conformando un pelotón en el que la mayoría, con distinta presión, se mantiene en riesgo de quedar por fuera de la invitación a Sudáfrica. El rendimiento de este grupo, en capilla pero con posibilidades vigentes, ha sido irregular en los episodios previos de esta historia, larga y por momentos tediosa.

La Argentina, Colombia, Chile, Uruguay e incluso Brasil, alegran por momentos a sus países, pero las sorpresas desagradables e inesperadas también han hecho parte de la historia de estas eliminatorias en las que los más grandes están aún en mora de validar sus pergaminos. A los argentinos les sorprendió y agradó el nombramiento de Diego Armando Maradona, en reemplazo del desafortunado y bronco técnico Alfio Basile. La esperanza en este caso, no alcanza a ocultar las reservas sobre el futuro de quien fue astro indiscutido de esa Selección, en la historia reciente.

Los escándalos personales y el comportamiento con frecuencia errático de Maradona ponen puntos suspensivos sobre los próximos pasos de los albicelestes, para quienes pueden mirar estas cosas del fútbol más allá de los mitos y emotividades que con frecuencia nublan una racionalidad que debe estar por las cuentas de los puntos acumulados y compromisos siempre difíciles en el terreno de juego. Los argentinos tienen idolatría por la historia de Maradona y por las alegrías que le dio a la afición de ese país. No es para menos, un campeonato mundial y un subcampeonato, este último ganado en Italia, son laureles bien afirmados como para confiar en la capacidad del ídolo en esta etapa.

EL MARADONA QUE SE PRETENDE

Pero hay una gran distancia y mucho para escribir todavía sobre coincidencias posibles o diferencias probables entre el jugador insigne  y el orientador técnico que pueda sacar a la Argentina del lugar difícil en el que se encuentra para conseguir el pasaje a Sudáfrica. La primera historia de Maradona en esas dos dimensiones ya está escrita y ninguna de sus caídas personales podrá alterarla, para gloria del fútbol mundial. La otra recién comienza y aún no se ha escrito nada de importancia sobre el punto.

El tiempo de año y medio que le dio la AFA a Maradona es suficiente para medir si puede validar como estratega lo que hizo como jugador. Sus mandantes le pusieron a la espalda un seguro estable y nadie ignora que es quien debe atemperar los vaivenes anímicos del ídolo: Carlos Salvador Bilardo. Ese hombre que, precisamente, lo dirigió en México 86 y en Italia 90.

En la nueva etapa y en los amistosos recientes, se vio a una Argentina con una actitud diferente, una manera especial de sentir su camiseta, tal como se espera de la selección rioplatense: aguerrida sin renunciamientos, creativa sin dejar de ser prudente, con talento y volumen de juego. Todavía está por verse en este nuevo aire el funcionamiento de  luminarias tales como Lionel Messi y Sergio "Kun" Agüero,  y a su jugador de afirmación y solidez: Juan Román Riquelme.  El comienzo del ciclo Maradona ha sido auspicioso, aunque tentativo y sin que se juegue aún su clasificación al Mundial. Pero, claro está y como ya se señaló, tratándose de Diego Maradona cualquier cosa puede esperarse entre la claridad y la sombra.

BIELSA Y "DUNGA" ALEGRÍAS Y TRIBULACIONES

El contraste en la región fue otro de los dos orientadores argentinos de renombre en esta historia: Marcelo Bielsa. No cabe duda que el disciplinado orientador de Chile tiene problemas con la nómina de la selección roja. Allí aparece otra vez la sombra que en las últimas décadas ha opacado a los diferentes conjuntos de Chile y ha puesto estrellas negras a las hojas de vida de los diferentes entrenadores y cuerpos técnicos que pasaron por Santiago: las dificultades que tienen los jugadores de fútbol máximos de ese país para someterse al rigor de las reglamentaciones y exigencias que deben aceptar los deportistas de alta competencia.

El recio espíritu araucano se expresa de nuevo por donde no debe ser y eso redunda en resultados erráticos y a menudo desconcertantes: Argentina humillada ante Chile y, de manera casi simultánea, estrepitosa caída ante Brasil o derrotas impactantes ante Paraguay o en amistoso frente a España. Es cierto que la etapa Bielsa para Chile es un proceso aún en conformación, pero es mucho lo que se juega ahora como para que se repitan historias ya conocidas entre los australes.

Algo muy diferente es lo que ocurre con el orientador de Paraguay, Gerardo "Tata" Martino, quien sólo ha recogido satisfacciones en su papel de conductor de los guaraníes. Ésta es sin duda la selección de mejor nivel y regularidad en Sudamérica y ratifica lo alcanzado -la punta de la tabla- cuando se cerró la etapa 2007 de esta eliminatoria, desplazando a la Argentina del único lugar que debe considerarse de privilegio en temas como este del fútbol: el primero.

Para el director de orquesta brasileño,  el 2009 aparece menos traumático que la cruz que debió soportar durante las etapas previas de esta eliminatoria. Una goleada a Portugal, en partido amistoso prepara a la afición brasileña para mejores presentaciones de los auriverdes en el último tramo del viaje a Sudáfrica donde nadie duda que, más allá de las desventuras, estará el Brasil. Debe advertirse que en ese Portugal al que doblegó Brasil estaba el mejor jugador de Europa y, se afirma, del mundo actualmente: Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, el poco carismático Dunga (Carlos Caetano Bledorn Verri) sigue en la lista de los directores técnicos que no verían el amanecer de Sudáfrica si continúan los erráticos resultados en los primeros partidos de la Eliminatoria, en este 2009 que se inicia. Por ahora, debe decirse que el talentoso delantero Luis Fabiano (O fabuloso), del Sevilla de España, le ha salvado el cargo de manera provisional y con tres goles ante Portugal, a un Dunga que en las horas previas a ese partido estaba tambaleando.  En blanco y negro, el orientador gaúcho de Brasil no cerró mal el año, en lo personal.

COLOMBIA ESPERANZADA

En los amistosos de cierre del año, la Selección Colombia que ahora orienta Eduardo Lara en reemplazo de Jorge Luis Pinto, también exhibió el tornasol de otras de la zona: un meritorio y sobrio triunfo ante Nigeria y una caída justa pero no aplastante ante la selección de Barcelona. Colombia exhibe cambios de actitud y de juego más auspiciosos que los de la etapa anterior. Se le ve mayor solidez de conjunto, que es resultado de una mejor relación de vestuario y director-dirigido. La pugnacidad interna parece haberse disuelto. El cambio grato ya se había evidenciado ante Brasil, en el cierre de la justa 2008 de las Eliminatorias.

Pero Colombia sigue mostrando flaqueza alarmante en la defensa y un contraste marcado con jugadores de rígido profesionalismo, como el que ponen de relieve los europeos e, incluso,  los africanos. Un jugador como Giovanni Hernández ha estado subiendo de nivel pero aún no pone en la cancha todo su potencial. En ese grupo, Cristian Marrugo es  una sobresaliente revelación para el equipo de Lara y una grata sorpresa que también debedesplegar hacia el futuro, su capacidad plena.

Darwin Quintero por su lado, ha confirmado su endiablada virtud de juego y, en su orden, el regreso de Mario Alberto Yepes puede sellar una defensa que se muestra inconsistente en momentos cruciales, como se vio en Barcelona. En tanto, Radamel Falcao García parece que ahora puede rendir en River Plate de la Argentina y también en su Selección. Un caso parecido es el de Camilo Zúñiga quien se muestra más serio en su juego y puede aspirar a consolidarse en el puesto. América del Sur espera mucho más de esta Colombia de Eduardo Lara y, en especial, su regreso a otro Mundial del que ha estado ausente en las últimas ediciones (aresprensa.com). 

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: ELIMINATORIAS, ÚLTIMO TRAMO ELIMINATORIAS: AGUAS QUE RECOBRAN SU CURSO FEO PANORAMA HACIA JUNIO PARA ARGENTINA Y COLOMBIA ELIMINATORIAS A SUDÁFRICA 2010: ANGUSTIA EN MÉXICO Y OPTIMISMO ENTRE LOS GRANDES SUDAMERICANOS
UN MÉXICO CASTIGADO SE ASOMA AL FINAL DE LA ELIMINATORIA

Visitas acumuladas para esta nota: 1218

¡SÍGANOS Y COMENTE!