logo_aresprensa_notas
ESPAÑA E INGLATERRA VAN POR MAYORES GLORIAS

Publicado el 11 de junio de 2010 / 07.30 hora de Bogotá D.C.

ESPAÑA E INGLATERRA VAN POR MAYORES GLORIAS 

Es un favoritismo curioso el que tienen los europeos en este mundial de Sudáfrica. En buena medida porque no están en un primer plano las tradicionales Italia, Alemania, Francia u Holanda. Los opcionados del momento han llegado a su lugar de preeminencia por merecimientos recientes, sus participaciones en las copas regionales y competencias de fogueo. A pesar de que han resignado momentánea preeminencia, nadie puede decir que alemanes, italianos o franceses están descartados para una final en el Soccer City de Johannesburgo. Los africanos, por su lado, traen su permanente carga de vigor y belleza en el despliegue futbolístico. Debe suponerse que por estar en territorio propio, la figuración africana será mayor que en otros mundiales.  

Escribe: Edgardo "Cuqui" LÓPEZ 

España llega al mundial de Sudáfrica con la imagen de ser en este momento el mejor equipo del mundo. En verdad, es una sobrevaloración que puede hacerle daño al grupo y a su propia afición, pues con frecuencia en estas competencias el país ibérico termina con menos fortuna. Dos de sus mejores valores, el "niño" FernandoTorres y Andrés Iniesta no están en su mejor momento. Tampoco lo está Xavier "Xavi" Hernández, del Barcelona.  

Sin embargo España, más allá de sus dificultades, es un gran favorito en esta Sudáfrica 2010. Sus antecedentes recientes dicen que jugó unos treinta partidos y perdió uno sólo, jugando bien. Esto sin contar el último partido de fogueo. Es una cuenta contundente.  

La llamada "furia española" llega al Mundial con esa aureola fundamentada, pero desde los primeros partidos se verá si no vuelve a desilusionar. Enfrentará en su grupo H a los suizos, como pares europeos, y a los chilenos y hondureños entre los latinos de América. Los "catrachos" vuelven a un Mundial del que estuvieron ausentes desde 1982. Nadie tiene en las cuentas que los centroamericanos piensen resignarse a hacer un papel de simple trámite en esta primera ronda.  

Nadie debe suponer tampoco que el bajo perfil con el que llegaron los suizos signifique algo diferente al peligro: los suizos juegan bien, son un verdadero reloj, y en la práctica aunque nadie los considera, están dispuestos a dar sorpresas. Al igual que los suizos, también debe suponerse que los chilenos no han llegado con la intención de mirar cómo pasa España sin dificultades a la segunda ronda. Los hombres de Marcelo Bielsa le van a complicar la vida a quien los enfrente y venderán cara su aspiración de pasar la prueba de su grupo, junto con la favorita España.  

El inglés es el otro equipo europeo cargado de buenos pronósticos. Puesto por puesto hacía muchos años que no se veía a un conjunto de ese país tan compacto en la capacidad de sus jugadores. Además, con una garantía de la conducción estratégica como es el italiano Fabio Capello.  

Será difícil atravesar la defensa compuesta por Ashley Cole o Glen Johnson. Tampoco será fácil detener a una vanguardia encabezada por Wayne Rooney o Emile Heskey. Tienen una primera ronda con los Estados Unidos y dos países que no forman parte de la élite del fútbol mundial, como son Eslovania y Argelia. Esto habla de una relativa facilidad teórica de Inglaterra para superar las exigencias de su grupo.  

MENOR FAVORITISMO 

En el resto de los europeos con nombradía es bueno hacer referencia a los porqués de un menor favoritismo de Alemania, Grecia o Francia para este mundial de Sudáfrica. Alemania llega con la baja de Michael Ballack, un hombre emblemático para el equipo alemán y su pérdida no es el simple paso al costado de un hombre más, sino la salida de un símbolo de los teutones. Será difícil reemplazar a un hombre galvanizante para un país con fuerte personalidad de conjunto, en el sentido de que es capaz de superar las peores contingencia para ponerse en lo más alto y con méritos indiscutibles.  

Francia es otro de los que llega disminuído, aunque eso no significa que los franceses sean incapaces de levantar su cabeza ante las circunstancias adversas. Algo es claro en equipos como Alemania o Francia en Europa, al igual que Brasil, Uruguay o la Argentina en esta parte del mundo: la autoestima y la autorreferencia de una historia deportiva cargada de laureles. Grecia, por su lado, desembarcó en Sudáfrica con menor cartel luminoso, pero ganador reciente de la copa europea. Los griegos son capaces de arruinarle a cualquiera el paso a la clasificación. 

Otros del viejo continente como Serbia o Dinamarca tienen lo suyo. Por ejemplo, nadie puede dudar que los serbios tienen capacidad para hacerse sentir en este Mundial. Ellos nutren con buenos jugadores varias ligas europeas. Es claro que no se puede dejar de lado a nombres ilustres del fútbol contemporáneo, tales como Dejan Stankovic, del Inter de Milán o Branislav Ivanovic, del Chelsea inglés o Aleksandar Lukovic, del Udinese. Los serbios están bien dotados para apostar a grandes posibilidades en esta Sudáfrica 2010, si superan los baches que median entre los jugadores estrella y la concepción de conjunto.  

Dinamarca es un equipo incógnita para este Mundial, pero el país tiene experiencia mundialista y ha cumplido buenos papeles, sin llegar a la cumbre. Tiene una prestigiosa escuela futbolística y jugadores de gran peso específico, tales como el veterano portero Thomas Sorensen del Stoke City, de Inglaterra o Christian Poulsen, del Juventus. Esos son dos baluartes del conjunto danés que complementa la presencia de Niklas Bendtner, del Arsenal inglés. Es seguro que vuelven a un mundial con su juego tradicional de avances sin pausa y fulgurantes hacia el arco.  

Italia y Holanda completan este cuadro de equipos europeos con aspiraciones de alcanzar la cima de Sudáfrica 2010. Los holandeses nunca han perdido la memoria de la histórica "naranja mecánica" Johan Cruyff. El estilo quedó impregnado como una marca holandesa: buen trato permanente de la pelota, alta concentración y contundencia frontal. Holanda está en condiciones de dar pelea, aun cuando en esta oportunidad no llega con la exposición mediática de otros años como uno de los opcionados principales. 

Italia por su parte se presenta para defender el campeonato ganado en Alemania. En estos días los italianos no están pasando un buen momento pero para un Mundial este conjunto se transforma y siempre debe ser tenido en cuenta para estar entre los finalistas. El equipo de Marcello Lippi, con eje en sus veteranos, ratificará su tradición de juego: armarse de atrás hacia adelante y esperar. La ausencia denunciada por los tiffossi de FrancescoTotti o Alessandro del Piero podría afectar las posibilidades de Italia y es otra situación que se suma a la lista de dudas sobre los italianos.  

FORTALEZA AFRICANA  

Entre los africanos, además de la presencia del anfitrión, debe decirse que Nigeria aparece como el equipo más fuerte. Seis países de este continente se presentan en este mundial. El mundo ya ve con respeto al fútbol africano y se han ganado bien el vigente prestigio.  

Una mirada en las ligas europeas muestra que los africanos están regados por los principales conjuntos. Hace pocos días Samuel Eto´o se consagró campeón europeo con el Inter de Milán. Este jugador, africano de Camerún, no es el único que se encuentra en la cima del fútbol mundial y ya no alcanzan los dedos de la mano para contarlos en ese sitial, a diferencia de lo que ocurría hace 20 años. También es necesario nombrar, al hacer refererncia a los grandes jugadores africanos de hoy, al nigeriano Christian Kanu, pero si se continúa la lista se corre el riesgo es dejarla incompleta. 

Ghana es otro alto exponente del fútbol africano actual. Entre sus grandes jugadores están Kwadwo Asamoah, del Udinese italiano y André Ayew, del Arles francés o Dominic Adiyiah, del Milan. También Camerún de incluirse en la ficha de equipos africanos con fortaleza y perspectivas en este Mundial.  

En el caso de Camerún debe sumarse una historia sólida: es el hecho de haberle ganado a la Argentina, con Maradona incluido, que llegó como campeona del mundo a Italia 90. También quedó en el recuerdo en ese Mundial la imagen de Roger Milla amargándole al vida al arquero colombiano René Higuita.  

En este grupo de representantivos africanos no puede quedar excluida Costa de Marfil. Un equipo que apuesta al contragolpe con un ariete que figura como uno de los mejores del mundo en su posición: Didier Drogba, la estrella del Chelsea. Pero no es el único. Allí también está Salomón Kalou, otro fichado del Chelsea inglés, Touré Yaya, del Barcelona o Emmanuel Eboué, del Arsenal. Si los marfileños toman vuelo pueden romper los pronósticos de su grupo, el G, donde están nada menos que Brasil y su madre patria, Portugal (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: ESPAÑA RATIFICÓ A LA IZQUIERDA ESPAÑA GANÓ EN MAR DEL PLATA ADIÓS ESPAÑA
SIETE ESPERANZAS DE AMÉRICA LATINA

Visitas acumuladas para esta nota: 1342

¡SÍGANOS Y COMENTE!