logo_aresprensa_notas
ESPAÑA RATIFICÓ A LA IZQUIERDA

ACTUALIDAD  //  Publicado el 29 de abril de 2019  // 18.00 horas, en Bogotá D.C.

 

ESPAÑA RATIFICÓ A LA IZQUIERDA

 

Las elecciones en España se realizaron en el marco de una gran incertidumbre interna y en el contexto de una incertidumbre mayor en el panorama europeo. El independentismo catalán se volvió a mostrar como un jugador importante y con capacidad paralizante e incluso disolvente no solo frente a la unidad territorial española sino además con capacidad para inclinar la balanza para la victoria de uno de los contendores, en particular de la izquierda, y con la intención explícita llevar agua a su molino secesionista. El conjunto es poco favorable para una salida de gobierno que permita hacer frente con gran capacidad de maniobra a los difíciles problemas que afronta España como sociedad y en sus compromisos con la unidad europea. El ascenso relativo de la extrema derecha no parece preocupar a los ganadores de la hora, pero debieran.

 

El resultado del sufragio popular favorece en este verdadero golpe de urna al socialismo de Pedro Sánchez, en el gobierno, pero eso no asegura que el ganador pueda por ahora formar gobierno y el juego de las alianzas con amigos esquivos o poco  afines tendrá un rol fundamental en las semanas venideras. El sensorium español afronta además en el cruce un debilitamiento de la institución monárquica, junto con la interpelación catalana y la larvada y nunca extinguida intención vasca por volver a los pasos que siguen los catalanes. La asistencia a las urnas fue masiva -más de un 10 por encima de lo alcanzado en la elección de hace 3 años- como hecho demostrativo de que los españoles saben que las papas queman. Los socialistas ganaron bien pero les faltó, y la opinión extrema de Vox alcanzó representación parlamentaria, de manera tímida pero cierta.

Por si eso fuese poco, en el panorama europeo el brexit británico pone en aprietos a una Europa que ya está cargando con el peso de la desilusión general por los valores de la democracia que nacieron en ese amplio suelo y se convirtieron en universales. Los gobiernos populistas, tanto en el occidente como en el oriente europeo, ponen en dudas la estabilidad política generalizada del continente, cuando la sombra de la recesión económica golpea de manera inclemente y agrava los problemas que ya vienen del inmediato pasado. La decisión electoral le quitó mayorías a nivel de catástrofe a los conservadores, que llevaban buen tiempo con el dominio  del legislativo, pero no son decisiones seguras para los ganadores pues estos cargan, no obstante el triunfo, con parte del repudio del heterogéneo electorado que sí está más volcado a impugnar a los independentistas por encima de otros rechazos repentinos.

Precisamente, es a Sánchez a quien culpan de haber hecho alianzas espurias con los catalanes secesionistas y por tanto en contra de la unidad española. Todo esto dentro del marco de un país demasiado importante para los americanos con herencia hispana, pues una gruesa parte de las inversiones con origen europeo viene de allí y muchos lazos entre ambos continentes siguen pasando por España. Esto último y en particular después de la reinstauración de la democracia hace algo más de cuatro décadas aunque también luego de que la monarquía llegó aparejada con la democracia y se ha esforzado por fortalecer los vínculos históricos y culturales con los países que hace dos siglos se independizaron de la metrópoli imperial. Valga señalar que entre las instituciones españolas que han visto decrecer su importancia y credibilidad ante la opinión pública precisamente se encuentra la monarquía.

Son los socialistas y en especial las nuevas generaciones, que incluyen a indignados y decepcionados, quienes más tienden a quitar respaldo a los borbones, que rigen en España con periodos de interrupción, desde inicios del siglo XVIII. Menos aun el rey tiene hoy apoyo entre los secesionistas, llámense catalanes o vascos, pues el monarca representa en términos constitucionales y emocionales la unidad del estado español, que es lo que estas corrientes pretenden erosionar. Dentro de ese panorama el crecimiento de la economía española no está de parabienes y la inquietud social aumenta en tanto que la convivencia, esto es el pacto social, se ve amenazada por un desempleo superior al 15  por ciento. Lo peor es que entre los jóvenes la rata de brazos caídos llega al 34 por ciento. El turismo es la segunda fuente de ingresos de los españoles y si bien este flujo extranjero no amenaza y se mantiene, tampoco crece lo suficiente.

Es otro flujo migratorio el que provoca irritación en sectores de la población española y la hacen sentir amenazada. Es el que llega desde el norte de África, el Medio Oriente, y algo menos de América, siempre creciente y que dio argumentos electorales a grupos de opinión como Vox. Se calcula que en el año anterior unos 58 mil migrantes ilegales ingresaron a España, comprometiendo con mayor demanda al sistema de seguridad social y salud, el aparato educativo y la oferta en blanco de trabajo. Lo cierto es que por ahora PSOE resultó un claro ganador en una circunstancia histórica, sin que eso signifique de manera alguna una garantía de seguridad y gobernabilidad cierta para el futuro inmediato de la sociedad española. El otrora mayoritario y conservador Partido Popular sigue pagando factura de rechazo por las sombras de corrupción que no se han borrado del imaginario de los electores y que sacó por la ventana a Mariano Rajoy, hace apenas un año (aresprensa).   

--------

VÍNCULOSINTERVENCIÓN HUMANITARIA EN VENEZUELA  //  EL SALVADOR APARTA DEMONIOS              
Actualizado: lunes 29 abril 2019 18:27
Articulos relacionados: ESPAÑA GANÓ EN MAR DEL PLATA ADIÓS ESPAÑA GIOCONDA BELLI: RISUEÑA BOFETADA A LA IZQUIERDA CRIOLLA ESPAÑA E INGLATERRA VAN POR MAYORES GLORIAS
españa elecciones 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 539

¡SÍGANOS Y COMENTE!