logo_aresprensa_notas
FEO PANORAMA HACIA JUNIO PARA ARGENTINA Y COLOMBIA

Publicado el 13 de abril de 2009 / 12.40 hora de Bogotá D.C. / Archivado el 05 de junio de 2009

     FEO PANORAMA HACIA JUNIO PARA ARGENTINA Y COLOMBIA

 

El panorama para la Argentina y Colombia es muy complicado en lo que resta de Eliminatorias, más para el primero por peso simbólico que para el segundo. La derrota de los rioplatenses ante Bolivia y del segundo ante Venezuela han encendido otra vez la polémica sobre las condiciones de sus fundamentos para aspirar al viaje a Sudáfica 2010. En Argentina el cuestionamiento fuerte es a su orientador de leyenda, Diego Armando Maradona, y en el caso de Colombia a las condiciones integrales de la selección cafetera. Maradona no pudo ratificar con sus concepciones futbolísticas frente a los bolivianos la fabulosa historia que tejió con sus pies en la época en que fue jugador. Los colombianos por su lado no están aún eliminados, pero los medios de ese país ya tienen menos esperanzas al respecto y aguardan una nueva frustración que se ha renovado de manera permanente, desde su última presencia en Francia 98. Brasil en su campo vuelve a fortalecer su favoritismo y tanto Chile como Uruguay amplían sus posibilidades.

 

Escribe: Edgardo ¨Cuqui¨ LÓPEZ

 

En el año 1958 era yo jugador de la cuarta división, las inferiores, del club Atlanta en Buenos Aires, cuando me llegó la noticia de la eliminación de la Argentina en el mundial de Suecia. Ese encuentro en el que inició Pelé su camino de gloria y la auriverde brasileña obtuvo su primer trofeo ecuménico de mayores, fue el mismo en el que la Argentina recibió su primera gran humillación futbolística que se pensaba irrepetible, con el contundente 6-1 frente a Checoeslovaquia, un país hoy desaparecido y reducido a la pequeña República Checa. En ese aplastamiento de las esperanzas argentinas, la Selección también recibió los pasajes de regreso a Buenos Aires, de donde había partido seguro de poder aspirar al campeonato mundial.

Hemos vuelto a vivir sentimientos parecidos con la derrota ante Bolivia, aunque este tipo de golpes ya se habían confirmado como siempre posibles ante Colombia en 1993, también en una eliminatoria. Golpes que por su dimensión y circunstancias llenan de vergüenza. En 1958 era orientador de la albiceleste el histórico Guillermo Stábile y recuerdo que al regreso en Ezeiza quienes allí estaban le arrojaban monedas a sus jugadores. El arquero argentino víctima de la goleada checa era el legendario Amadeo Carrizo, de River Plate. El mismo que años después en una final de Copa Libertadores le dejó al equipo de la banda roja el remoquete de ¨gallinas¨.

Hoy Carrizo, el goleado ante Bolivia, no es el elegante guardameta de los años 50 y 60, sino Juan Pablo. Pero, al igual que su predecesor y sosías, guardará en la maleta de sus recuerdos negros el abultado, vergonzoso e idéntico marcador . Para colmo de coincidencias, tanto Amadeo como Juan Pablo, ambos Carrizo, cuidaron la valla de las llamadas gallinas. La historia de River Plate y el lamentable apodo que le fue impuesto por la hinchada de sus ancestrales rivales de Boca Junior, podría repetirse para la selección nacional argentina si se confirma que durante el partido de la deshonra en La Paz, los jugadores de Buenos Aires le pedían a sus rivales dejar de hacerle goles al equipo argentino. El abultado marcador del altiplano tiene a Diego Maradona como eje y responsable principal.

CARA Y CONTRACARA

La derrota de Colombia ante Venezuela fue al tiempo una bofetada y la contracara de los partidos que precedieron en la programación de estas eliminatorias, tanto para los cafeteros como para el conjunto del Río de la Plata. También fue uno de los partidos más flojos y monótonos de este tramo de las confrontaciones para ir a Sudáfrica. Colombia produjo pocas situaciones de gol, apenas dos. El planteamiento táctico de Lara ante Venezuela repitió el esquema que impuso frente Bolivia en El Campín de Bogotá. Un 4-4-2 que frente los venezolanos tuvo debilidades, en parte por las ausencias de Wason Rentería y Pablo Armero.

En La Paz, Maradona repitió equipo y así les fue a ambos en contracara con sus rivales: los dos directores técnicos resultaron igualmente derrotados, luego de los triunfos previos e inmediatos. Los perdedores iniciales, Venezuela y Bolivia, fueron los que al final se rieron de sus oponentes y los dejaron contra las cuerdas para sus compromisos definitivos del tramo final de Eliminatorias.

En los papeles, el equipo venezolano llegó en baja a su partido clásico de la orilla del Caribe por Sudamérica, vapuleado por la Argentina en Buenos Aires, en tanto que Colombia cargaba el favoritismo por su victoria ante los bolivianos. Lo mismo ocurrió con el grupo de estrellas de Diego Maradona. Las cosas se dieron al revés, primero para Eduardo Lara y un día después para Maradona. 

El choque entre venezolanos y colombianos estuvo lleno de fricciones y poca creatividad. Macnelly Torres quedó absorbido por la marca de los delanteros adversarios y Falcao García tuvo una de sus noches más opacas, privado todavía de su capacidad para hacer goles en la Selección y en contravía de lo que hace con frecuencia en su club de Buenos Aires. En tanto, su compañero de ataque Darwin Quintero desperdició sus oportunidades en sesgos individualistas y fue bien reemplazado por Christian Marrugo. Creo, repito, que el equipo de Lara resintió la ausencia de Armero, un lateral excelente en su proyección de ataque.

Ahora Colombia mira hacia junio un panorama bien feo. Tiene al frente de visitante a la herida Argentina, a Paraguay y a Uruguay, nada menos. Recibirá a Chile y Ecuador en su fuerte de El Campín. Es claro que a los partidos hay que jugarlos, pero con lo visto en esta eliminatoria es posible decir que entre sus competidores directos por una plaza Sudáfrica, tanto Uruguay como Chile son más equipo que Colombia. 

Ecuador es un caso aparte para los cafeteros, tal como lo es Venezuela, y si se mira el contexto político social de las relaciones entre ambos países, los de Quito no le regalarán nada a sus rivales. Nunca lo han hecho. Por otro lado, esperar los resultados y la suerte de terceros es una fatalidad. Esa es la situación real de las aspiraciones para los dirigidos por Eduardo Lara. La agonía arrancará en junio, pero continuará hasta octubre.


SOLIDEZ DE CHILE Y URUGUAY

La novedad de estas jornadas pasadas e inmediatas, aparte de la catástrofe argentina, fue la derrota de Paraguay frente a los orientales del Río de la Plata. Vimos un partido intenso en el Centenario de Montevideo. La hinchada uruguaya como siempre, con su pasión y respaldo, tal y como ha sido en los mejores tiempos. La celeste se prodigó en el campo como si estuviera segura desde el principio que ese partido era suyo y superaría a los primeros de la tabla.

Ambos equipos entraron con el clásico de la táctica: 4-4-2 y dos puntas acezantes como lo son Diego Forlán y Luis Suárez para los charrúas. Ambos se desmarcaron por el frente y atacaron también por los lados. Los uruguayos quedaron rápido en ventaja y no bajaron la presión hasta acumular dos goles. Ahí se cerró el encuentro y el resto fue de control al ataque guaraní que dirigieron Salvador Cabañas y Nelson Haedo, quienes no tuvieron fortuna con sus remates en una tarde gris para los muchachos de Asunción. En el cuadro de situación vigente, la derrota ante Uruguay y el empate de Quito no apremian a los paraguayos de Gerardo ¨Tata¨ Martino aunque sí fortalece a los orientales del maestroCarlos W. Tabares, quienes suben en la tabla y amenazan a sus vecinos de la otra orilla del Río de la Plata.

El empate posterior de los uruguayos ante Chile, jugado en Santiago, afirma la convicción sobre las condiciones de ambas escuadras para aspirar a clasificar para Sudáfrica por la región. Ambos protagonizaron un tremendo encuentro, de esos a los que en tiempos viejos se les llamaba de ¨hacha y tiza¨ en el cual se ratificó la fortaleza de los orientales rioplatenses, así como también la reciedumbre que le ha impuesto a los chicos chilenos esa estrella de la orientación estratégica y táctica que es el ¨loco¨ Marcelo Bielsa. Ambas selecciones están para grandes cosas y para disputarle a la Argentina el inestable cuarto lugar en el que quedó ésta luego de su estrepitosa caída ante Bolivia.

Chile se insinúa con vigor y, lo dijimos desde el comienzo de esta eliminatoria premundialista, el libreto de Bielsa se ha aplicado y está dando sus frutos. Sería una lástima no ver a los de ¨la roja¨ en Sudáfrica. Una verdadera lección de fe y buen fútbol planificado sin improvisaciones ni errores de alto calibre, de la que deben tomar nota sus vecinos al otro lado de los Andes.

LA MÁS FEA

En efecto, la Argentina fue un sparring de Bolivia en el juego de La Paz y Maradona, con lo que mostró después de esta experiencia, debe pensar seriamente en su futuro no sólo el inmediato, a desarrollarse entre junio y octubre, sino el que se proyecta incluso hacia 2010. Nadie sabe el porqué de una sorda resistencia a escuchar los consejos de Carlos Salvador Bilardo. También es un misterio el porqué de no haber aprendido de las ventajas de jugar en La Paz con un equipo alterno, la aclimatación previa o el no hacer cambios a tiempo, cuando las papas se queman. De la misma manera no puede entenderse el no poner en la cancha a jugadores como Verón o la misma exclusión de Riquelme para un partido en el altiplano como el que sufrieron sus dirigidos, en el que se requiere un manejo táctico de los tiempos y la tenencia de la pelota. 

El orientador boliviano Erwin ¨Platini¨ Sánchez superó en todas las líneas a las débiles concepciones de su colega argentino. En primer término, asimiló todas las enseñanzas de sus predecesores: jugó en Colombia con un equipo alterno y reservó a sus mejores jugadores para el encuentro con los argentinos en la capital boliviana. En cambio, no aprovechó Maradona la experiencia de su predecesor José Peckerman, quien preparó dos equipos para jugar con Bolivia. Algo similar hizo Marcelo Bielsa, quien repitió la experiencia de Daniel Passarela de tener a una parte de sus hombres con un aclimatamiento previo en altura. Colombia también acudió al expediente de los jugadores en reserva, para jugar ante Bolivia.

El denominador común de todos ellos es el haber tenido un encuentro de trámite positivo en La Paz, frente a los bolivianos. Maradona ha pagado caro su salida infantil de plantar a su equipo ante el rival altiplánico con los mismos hombres y la misma disposición táctica 4-4-2, que había mostrado cuatro días antes en Buenos Aires, frente a Venezuela. 

A la Argentina ahora le queda el camino cuesta arriba de disputarle los pocos puntos posibles que quedan desde la orilla inferior de la tabla, en el borde de la esperanza de clasificación, a una Colombia también herida y necesitada, pero que tiene la ventaja psicológica de haber ya atropellado y humillado a los locales en su campo, durante las eliminatorias para Estados Unidos 94. Esto, además de haberla derrotado en Bogotá, en el segmento previo de esta carrera a Sudáfrica. 

Después vendrá para los de Buenos Aires un Ecuador también en altura, la de Quito, y a Paraguay y Uruguay como locales. Si Colombia la tiene fea con lo que viene, el panorama está peor para la Argentina. El agravante de su delicada situación es que ya todos los rivales saben que con facilidad es posible ¨mojarle la oreja¨ a los argentinos. Tanto a los jugadores como en especial a su director de orquesta quien, después del derrumbe de La Paz, ha comenzado a ver el inicio del deterioro de su merecida leyenda como jugador, por su falta de sentido común y tino como conductor estratégico (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: COLOMBIA, SALIDAS BAJO APRENSIÓN COLOMBIAMODA, ÉNFASIS EN EL SABER SAN ANDRÉS, CONTRACARA DEL PARAÍSO SOL NEGRO PARA MACRI II COLOMBIA ANTÁRTICA COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO ARGENTINA SALVAJE II G-20: ARGENTINA SALVAJE LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN SOL NEGRO PARA MACRI
HONDURAS Y ESTADOS UNIDOS POR ENCIMA DE MÉXICO

Visitas acumuladas para esta nota: 1659

¡SÍGANOS Y COMENTE!