logo_aresprensa_notas
FITUR 2018 Y SU RUMBA

Publicado el 23 de enero de 2018 // 15.30 horas, en Bogotá D.C.

FITUR 2018 Y SU RUMBA

Más allá de las locuras del mundo, entre otras las que se lanzan desde los Estados Unidos o Corea del Norte -sin que sean las únicas- el turismo en el mundo crece y eso significa que la gente tiene esperanzas y pretende que las expectativas generalizadas de bienestar se mantengan. El año pasado los principales destinos turísticos del mundo recibieron unos mil cien millones de visitantes -casi nada- y la tendencia aumenta sin que nada indique sobre la posibilidad de algo inesperado que pueda quebrar la línea ascendente. Las cifras descomunales muestran un crecimiento de casi un 10 por ciento del movimiento mundial de viajeros ante las cifras del periodo previo, 2016. Esto se conoció en el marco de Fitur en España, convergencia orbital de especialistas y operadores de turismo que concluyó el pasado fin de semana en Madrid. La parte buena del mensaje que siempre lleva consigo esta actividad, dijo en los cuatro días de la feria internacional que incluso Siria se abre de nuevo a las mieles de este rubro de la economía, de las que disfrutó hasta el inicio de la guerra interior que la desangró durante más de un lustro.

Después de una ausencia de siete años, los sirios volvieron con su espacio y relato propios a esta versión 38 de Fitur, poniendo sobre  la mesa, otra vez, el atractivo de su riqueza cultural milenaria, parcialmente vulnerada o destruida durante las confrontaciones armadas. El reabierto estand del país árabe y mediterráneo en esta edición ferial de Madrid mostró los daños de la guerra y el rostro de la reconstrucción que se anhela, aunque muchos tesoros y patrimonios de la humanidad se perdieron de manera definitiva en el torbellino trágico.  El conflicto iniciado al comenzar la década dejó más de 200 mil víctimas fatales y millones de refugiados, al tiempo que provocó la ausencia siria de la Feria desde 2011. El regreso a Fitur en este año permitió apreciar en fotografía a ciudades de fama mundial como Alepo, antes y después de la contienda, con la devastación que dejaron la ocupación de los fundamentalistas primero y la recuperación posterior de las tropas oficiales. También se exhibieron imágenes de Damasco y sus mezquitas, así como la aldea Maaloula, uno de los tres lugares en el mundo donde aún se habla el arameo, la lengua de Jesús.

Pero no fueron los sirios los únicos que regresaron a la convocatoria de la capital española para ofrecer la mundo sus encantos movilizadores de flujos turísticos. También regresaron los bolivianos y ecuatorianos, además de Bielorrusia, Guinea Ecuatorial, Letonia, Puerto Rico y Ucrania, entre otros varios. El incremento de las cifras mundiales  en este rubro  dice que las zonas  orbitales que más recibieron las corrientes de visitantes para el ocio, la curiosidad, la observación y el conocimiento por ósmosis directa, son: África (un 21 por ciento),  Asia-Pacífico (un 19 por ciento) y la Europa de siempre, con 15 por ciento. Esta feria turística, tan mundial como española, tuvo lo suyo en lo que hace cifras alegres, de seria alegría:  todos sus rubros crecieron un 8 por ciento en promedio. Estuvieron presentes en la Feria 165 países, con 816 expositores, también casi un 10 por ciento más que en 2017 y una  visita de casi un cuarto de millón de personas a un predio ferial que se desplegó sobre más de 65 mil metros cuadrados. La asistencia extranjera fue mayor en un 13 por ciento comparada con el conteo de 2017 y mayoritaria en un 54 por ciento frente a los locales.      

El turismo le aporta a la economía española al menos un 1.1 de su PIB, con un total de visitantes que, al menos para los latinoamericanos, parece inalcanzable en cualquiera de sus países tomados de forma individual: 78 millones en el último ejercicio y al igual que los restantes datos, con tendencia creciente. El año pasado la corriente de visitantes a España subió en casi un 10 por ciento, generando ingresos superiores a los 82 mil millones de euros, como bálsamo para la apretada hacienda iberica. En ese marco, el movimento creciente y en auge del turismo incluye a las tecnologías de punta como soporte ineludible del proceso y uno de los ejes de interés para los especialistas en esta edición de Fitur fue ese, el de la tecnología. Bajo la consigna de “Feria aumentada”, hubo un muestrario de nuevas aplicaciones para agilizar la gestión turística. Este aspecto del apoyo y desarrollo de la industria “blanda” que es el turismo tuvo dos pabellones en el recinto ferial  y allí también aparecieron dispositivos y prototipos de avanzada para las posibilidades  de frontera y el uso de las tecnologías 5G que es la nueva  corriente que ya se asoma, con enfoque sobre los usuarios.

Entre los latinoamericanos que allí estuvieron, Colombia aprovechó la “buena onda” que genera en el mundo la conclusión de los acuerdos con el principal grupo subversivo armado del país y aspira a darle mayor empuje a un sector que igual crecía en medio del conflicto. El eslogan “Colombia es sabrosura” aludía de manera indirecta a esa idea generalizada de que los colombianos no pierden el optimismo que los caracteriza a pesar de sus dificultades, condición de arranque que afirma el semblante y la actitud siempre amable para recibir al visitante extranjero. El estand colombiano tuvo ambiente de rumba como propósito explícito desde el eslogan.  En el corriente año el país espera realizar inversiones superiores a los 2 mil millones de dólares para incrementar el soporte de infraestructura turística, en particular sobre aquellos espacios que requieren cobertura de sostenibilidad por lo delicados y sensibles que son los ambientes tropicales. Otro aspecto de relieve del país cafetero en este ámbito es el programa de “Turismo y paz” dirigido a la inserción en circuitos de expectativa sobre más de 100 municipios que sufrieron los rigores de la confrontación interna y que ahora aparecerían despejados de los riesgos que padecieron.

Los argentinos también fueron estrella de esta feria anual. Ya habían dejado una estela en el año anterior, motorizados en el empeño por superar la meta autoimpuesta de los 10 millones de visitantes anuales, aprovechando la estabilización política que avanza. El país del Plata insistió en sus eternos encantos: el foco cultual que es Buenos Aires, los paisajes naturales de Iguazú y de la Patagonia, así como también las altas cumbres de Mendoza y San Juan. Todo ello condimentado con el homenaje de su buena mesa y sus vinos de prestigio internacional.  También es de interés para los argentinos el turismo sostenible y el punto se ha convertido en un emblema de todas las empresas estratégicas que estimula el Estado pero en las cuales la iniciativa privada es la otra pata del caminante. Para la ocasión se presentó el programa “Corredor Ecoturístico del Litoral” que nace con el Río de Plata hacia el norte con la confluencia de los dos grandes afluentes que son  el Uruguay y el Paraná. Ambos cursos flanquean tres provincias hasta el límite con Paraguay y el Brasil, la Triple Frontera, donde se encuentran las cataratas del Iguazú como punto terminal (aresprensa).

-----------

VÍNCULO DIRECTOSE ILUMINA VITRINA TURÍSTICA
Actualizado: martes 23 enero 2018 14:52
Related Articles: ARTBO 2018, ADIÓS RUSIA 2018, EL MEJOR MUNDIAL BOGOTA FASHION WEEK 2018 SE INICIA LA FILBO 2018 EL "NOVEDOSO" FUTURO DE ARCO 2018 SE ABRIÓ LA VITRINA 2018 FITUR 2017 EL TURISMO NI SE MOSQUEA FITUR 2017: EL TURISMO NI SE MOSQUEA FITUR ABRE SU ENCUENTRO ANUAL FITUR 2012: CRISIS Y CAMBIOS
turismo fitur españa colombia argentina

Visitas acumuladas para esta nota: 507

¡SÍGANOS Y COMENTE!