logo_aresprensa_notas
FRANCIA EN LA FILBO 30

Publicado el 08 de mayo de 2017 / 15.35 horas, en Bogotá D.C. 

FRANCIA EN LA FILBO 30

Francia ha sido la invitada de honor en esta Filbo 30 que se desarrolla en Bogotá en su tramo final.  Dos de los focos para llamar la atención en la  estrategia francesa para esta feria del libro colombiana, han sido la literatura infantil y el entretenimiento que representan los evocativos “comics”. Esa presencia gala se desarrolló en el marco del “año” del país europeo en Colombia, como una política institucional de París para fortalecer el conocimiento universal sobre la cultura de esa nación icónica para Occidente. La literatura en esta coyuntura es soporte de ese interés para reforzar el bilateralismo que no está dirigido sólo a Colombia sino que es parte de un propósito mundial de los franceses.  Las traducciones también son parte de las dinámicas culturales concretas que ha propuesto Francia para el público colombiano que visitó y aún visita en sus horas finales a la feria del libro de Bogotá. El embajador francés en el país andino, Jean-Marc  Laforêt , habló al respecto con Ares y en el marco de esta Filbo que cumplió 30 años y está a punto de cerrar puertas.

Entrevista: Martha Liliana ROMERO

La estrategia para atraer el interés hacia Francia es sencilla: está enfocada a las jóvenes generaciones y para ellos la oferta de material impreso y digital, tanto en entretenimiento como en el aspecto pedagógico, está dirigido a esos segmentos de edad. ¿Por qué?

Queríamos acercarnos a los jóvenes porque entendemos que es la mejor etapa de la vida para establecer lazos fuertes -enfatiza el embajadory eso es así tanto en el plano afectivo-emocional inmediato, como también en lo que hace a las relaciones entre sociedades. Además, la literatura sigue siendo un aspecto básico como escenario para estrechar vínculos más sólidos no sólo de Francia hacia Colombia sino también en sentido inverso, porque es mucho lo que le aportó América a Europa a lo largo de la historia en el último medio milenio

Es ese un esquema ambicioso y de largo plazo, si se mira desde la perspectiva con que lo hace el diplomático galo. Para que esto se cumpla se requiere algo más que una feria del libro y no parece eso suficiente como modo y objetivo solitario, en la pretensión de una estrategia de más acercamiento y mayores lazos entre ambos países. ¿Hubo algo más en el plan inmediato que apunte a la posibilidad estratégica?

Sí lo hubo, montamos en la Filbo 30 un programa bidireccional de traducciones-ilustra Laforêty para el segundo semestre del año de Francia en Colombia hemos dispuesto promover lo que produce este país en su literatura, no solo en París sino en otros puntos del territorio francés. Me parece que el arte de la palabra escrita es una de las mejores vías para fomentar una relación de rédito mutuo.

Francia llegó por segunda vez como invitado de honor a esta Filbo 2017, ya lo había hecho en la edición novena, y eso marca que son muchos atrás desde una feria del libro balbuceante a una ya bien establecida y acreditada, como es posible advertir en este 30 aniversario. Eran otros tiempos y desde aquel mundo que se reacomodaba por el final de la Guerra Fría, ahora se transita el tramo histórico de la “posverdad”, con todo lo sombrío que eso implica. Allí -entonces y ahora- ha seguido la Francia de siempre y como había predicho Charles de Gaulle: “el comunismo pasará y Francia seguirá estando ahí”.


                                                 

Pero, claro, esa sentencia tiene un reflejo parcial con la realidad de este hemisferio, pues ahí siguen estando también Cuba y el llamado “socialismo del siglo XXI”, que es la misma receta actualizada que de Gaulle minimizó, y que como fórmula social pretende ahora afirmarse a cualquier precio y cualquiera sea la expresión del repudio en su contra, sin traducciones eufemísticas. Al haber sido la traducción uno de  los fuertes en la propuesta estratégica gala, resulta pertinente señalar que estuvo en esta Feria un hombre consagrado en la traducción, como lo es Michi Strausfeld, quien llevó al alemán “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez y a “Pedro páramo” de Juan Rulfo. Es el mismo que también tradujo al checo obras de Roberto Bolaño y del Nobel Mario Vargas Llosa.

Otro de los traductores que estuvo en Bogotá fue el francés Stèfane Chaumet, quien además es poeta y participó en el marco de la Feria, en el recital internacional de poesía. Hubo 20 novedades en libros franceses traducidos al español. Este año repitió entonces la Francia de siempre, como antes lo hicieron también México, Brasil, Perú y Holanda. Entonces, quedó claro que una feria del libro es una coyuntura fuerte, pero coyuntura al fin si se piensa en el largo plazo, porque el ejercicio en ese ámbito debe pensarse no solo en términos percepción sino de sedimentación y de “ideas complejas”, si se mira a la recepción literaria desde una perspectiva inductivista como la de John Locke. En síntesis, ¿qué es la literatura para el embajador de Francia en Colombia?

Considero que sirve para unir entendimiento con emociones, con las vibraciones interiores y los sueños -sentenció Laforêtademás, es una manera de aproximarse a otros pueblos y a sus culturas diversas. También fortalece la reflexión sobre el pasado y la actualidad, en especial para los jóvenes, quienes pueden enriquecer su bagaje inicial, no importa cuál sea el conocimiento de partida. En lo que hace a mis lecturas predilectas, me gustan las novelas francesas o colombianas. Uno de mis favoritos de Patrick Modiano, quien ganó el Nobel hace tres años (aresprensa).

0.0
Actualizado: jueves 13 julio 2017 19:17
Articulos relacionados: FILBO 32, EN EL BICENTENARIO PRON EN LA FILBO 2019 SE INICIA LA FILBO 2018 COLOMBIAMODA: FRANCIA, PRIMERA INVITADA TRES DÉCADAS DE LA FILBO HOLANDA EN LA FILBO 2016 CANNES 2015: PALMA ÁUREA PARA FRANCIA CERRÓ LA FILBO 28 "MACONDO" EN LA FILBO 2015 FILBo 2014: EL PERÚ EN BOCA DE TODOS
BORGES 30 AÑOS DESPUÉS

Visitas acumuladas para esta nota: 1615

¡SÍGANOS Y COMENTE!