logo_aresprensa_notas
FRÍO TROPICAL: ADIÓS A BRASIL

Publicado el 18 de julio de 2011 / 07.55, hora de Bogotá D.C.

FRÍO TROPICAL: ADIÓS A BRASIL 

Estos cuartos de final de la Copa Argentina 2011 sí dieron espacio para lo inesperado. Nadie podía pensar que Brasil pudiese quedar por fuera de la Copa. Nadie hubiese imaginado que el Perú tuviera vapor para sacar con dos goles a la fuerte Colombia. Nadie podía imaginar que Venezuela sacase del camino al pundonor chileno. La eliminación de Argentina sí era imaginable. Pero, ¿alguien estimaba posible que los brasileños errasen sus cuatro tiros directos al arco en un juego en el que se jugaba la vida? Todo eso sucedió en esta decisiva etapa de la Copa América. Es posible, eso sí, que muchos apostadores hayan quebrado en esta secuencia del torneo al que le resta apenas una semana. 

Escribe: Rubén HIDALGO 

Una corriente de frío tropical ha recorrido a la Argentina invernal: la calurosa Venezuela eliminó a la dinámica “roja” chilena y el “país tropical” al que le cantó Vinicius de Moraes fue congelado por un Paraguay que pasa a semifinales sin ganar un partido y aprovechando la fortuna de los finales disparos directos a la portería. Esos con los que se castiga a los equipos que no pudieron ganar ni con tiempos reglamentarios ni con los reglamentarios alargues de media hora. 

Brasil mereció ganar. Hizo todo lo que es posible hacer en un campo de juego para sacar un buen resultado en un partido, pero la tarde de Justo Villar fue de gloria y de milagros. El arco se cerró para los brasileños no sólo durante el trámite del partido sino durante la secuencia de los tiros finales. Es inexplicable, salvo por el conjuro de la macumba, que el ramillete de astros brasileños falle todos sus disparos. 

Es cierto también que este Brasil no mostró demasiado en la Copa y se va eliminado con la disculpa relativa de que es un equipo en formación y que el transcurrir de esta etapa dirigida por Menezes tiene un largo camino hasta el mundial de 2014. Pero, al igual que lo ocurrido con la Argentina, esto que sucedió en la Copa América es un fracaso para el Brasil que será anfitrión del próximo mundial y que no está obligado a disputar las eliminatorias regionales.  

El Paraguay de Martino está acompañado de la fortaleza mental y de los reflejos de Villar. En apariencia es el más favorecido por lo aleatorio de la clasificación a semifinales, pues enfrentará a Venezuela, el equipo que dio la mayor sorpresa de estos cuartos de final.  

Claro está, ya se sabe que lo supuesto en los papeles ha sido completamente rebatido por la realidad en la vigente edición de la Copa América. El principal botón de muestra es que ya la Argentina y Brasil se han marchado, seguidos por Colombia y Chile. Todos ellos, los cuatro en el arranque, con pronóstico de finalistas o semifinalistas.  

El Perú y Venezuela equilibran en las semifinales el peso específico de Paraguay y Uruguay, estos dos últimos con lauros históricos que sí daban  para pronósticos positivos hacia las rondas finales. La vinotinto estrena presencia en esta etapa con suficiencia de merecimientos y Perú reestrena méritos que parecía haber guardado en el baúl de los recuerdos para después arrojar la llave al Océano Pacífico. Pero al igual que las mañas, las buenas costumbres no se olvidan. El buen fútbol peruano retornó a esta Copa por sus propios fueros y unos buenos jugadores que han recogido la posta que dejaron los Percy Rojas, Héctor Chumpitaz, Juan Carlos Oblitas, Guillermo La Rosa y Teófilo Cubillas de los tiempos de gloria. 

Para el caso de Chile y su eliminación por la fulgurante nueva Venezuela, las descalificaciones posteriores son injustas pues los de Borghi dejaron la piel en el terreno y dieron todo lo que se esperaba de ellos. El infortunio de unos palos de arco que se aliaron con el vencedor no demeritan lo mostrado por los australes.  

Es seguro que esa fortaleza tendrá un premio más acorde en las Eliminatorias, con un Chile que lo merece por su consistencia, seriedad y  trabajo de largo plazo que comenzó Marcelo Bielsa y continuó con acierto el señor Borghi. Algo similar ocurre con Colombia cuyo proceso de afirmación no tuvo el reconocimiento del triunfo y el ascenso en el torneo hasta las semifinales.  

Pero es mayor lo que deben reacomodar los cafeteros si se compara con la demostración de los chilenos. Entonces, las señaladas descalificaciones que se han hecho para ambos en sus respectivos países son al menos caprichosas, parroquiales, con algo de estrecho resentimiento y una cierta xenofobia, para el caso chileno.  

El trabajo realizado tanto por Chile como por Colombia es meritorio y muestra un rigor de procesos que no ha podido exhibir la Argentina, no ahora, sino desde hace mucho tiempo. Los resultados de crisis que ha exhibido el fútbol argentino en esta Copa no son excepcionales y el descenso de River Plate en el torneo local fue un eslabón preliminar de una cadena de desaciertos que para el caso de esta Selección, dueña de casa, constituyen un verdadero papelón y sirven para poner de relieve que es mucho lo que anda mal en la Argentina (aresprensa).       

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: ADIÓS A SANTIAGO NEMIROVSKY ARTBO 2018, ADIÓS BRASIL, SÍ A BOLSONARO BRASIL: ENCRUCIJADA SIN LULA ADIÓS ANGUSTIAS, BUEN VIAJE A RUSIA ADIÓS A LAS ARMAS BRASIL: OLIMPIADAS E INFLEXIÓN POLÍTICA SUEÑO DE UN BRASIL POTENCIA BRASIL ELIGE CAMBIOS OCULTOS EN BRASIL
FRACASO ARGENTINO VENTAJA PARA BRASIL

Visitas acumuladas para esta nota: 1037

¡SÍGANOS Y COMENTE!