logo_aresprensa_notas
FÚTBOL MANCHADO

ÓRBITA FÚTBOL  //  COPA AMÉRICA 2019  //  Publicado el 31 de mayo de 2019  //  16.15 horas, en Bogotá D.C.

 

FÚTBOL MANCHADO

 

El fútbol como deporte rey, ese que apasiona al mundo entero en las diferentes ligas del orbe y que cada 4 años tiene su Mundial, se ve aún en la actualidad manchado y  atravesado por la corrupción. La ambición desmedida, los compadrazgos entre  dirigentes, entre estos y los empresarios, además y en especial la mediación del dinero -mucho dinero- degradan aquello que debería estar en lo alto para ejemplo de las nuevas generaciones. Clubes de primera línea en prestigio institucional y lustre deportivo, se han visto afectados con los amaños de partidos en ligas importantes, como por ejemplo en el calcio italiano. Clubes como la Juventus y el A.C. Milán con esos arreglos de partidos y conversaciones por debajo de la mesa con un número importante de árbitros, terminaron siendo investigados incluso por la  justicia y, posteriormente, terminaron perdiendo la categoría y descendiendo, tal como ocurrió con el aludido club Juventus, además del Lazio y la Fiorentina,  en la década pasada.

 

Escribe: Juan David GALVIS LINARES

 

La mayor evidencia de hundimiento en la moledora del prestigio acumulado que produce lo contrario, afectó a esa entidad rectora de este deporte. Esto hace no demasiado tiempo. Al finalizar mayo de 2015 estalló el escándalo en la sede central de la entidad, en Suiza, cuando se encontraban reunidos los principales miembros de la misma, siendo varios de ellos capturados por distintas investigaciones que venían de atrás. Entre otras, el amaño de partidos, negocios por derechos de tv. para la trasmisión de los mundiales y, en particular, una en especial como fue la compra de votos para la elección de las sedes al mundial Rusia 2018 y Qatar 2022. Entre los principales implicados en la lista estuvieron el titular de la Fifa, Joseph Blatter, y la leyenda del fútbol francés Michel Platini, quien oficiaba por entonces como titular de la Uefa. La lista continuaba con empresarios, presidentes y otros dirigentes de distintas federaciones, incluida la Conmebol que orienta al fútbol de América del sur.

Entre los señalados estaba Luis Bedoya, entonces presidente de la Federación colombiana de fútbol y vicepresidente de la Conmebol. La base de tentación para los corruptos es el hecho de que hoy en día los distintos clubes reciben mucho dinero, con fuente en conocidos sponsors aunque no solo eso, sobre todo por los derechos de televisión, que deriva en una cuota anual con diferentes valores multimillonarios en dólares. Se supone que esos recursos cuantiosos debe destinarse a las cajas de los clubes, haciendo la aclaración de que los equipos grandes e históricos en cada país deben recibir un monto importante de esos flujos permanentes. Los presidentes de cada club y sus allegados definen qué hacer con este dinero y en ese tránsito resulta  claro que suceden cosas. Lo mejor para sofisticar el espectáculo sería la inversión en mejores jugadores y locaciones, y esa es la cuestión de la que surgen preguntas no siempre respondidas con transparencia. En países como Argentina y Brasil los clubes son de sus socios, vale decir sus hinchas, pero ni siquiera eso asegura un buen destino de ese flujo de dinero. 

Ellos, la masa de asociados, son los que eligen al presidente del club cada 4 años y desde esos ciudadanos surge la pregunta: ¿dónde está el dinero que llega de la pauta publicitaria, entre otros patrocinios?, ¿eso se refleja en inversiones?; queda claro que no siempre esas preguntas quedan bien respondidas. Después del gran escándalo de hace 4 años, los principales dirigentes de la Fifa quedaron comprometidos  y varios de ellos fueron extraditados a los Estados Unidos -entre ellos Bedoya- bajo señalamiento por haber recibido en conjunto unos 150 millones de dólares, entre sobornos, manipulación previa de partidos, lavado de dinero y la ya mencionada y preocupante compra de votos para la elección de la sede de los mundiales Rusia 2018 y Qatar 2022. Maniobra en la que también se vieron afectados los presidentes de federaciones vinculadas con la Conmebol como las de Colombia, Venezuela y Ecuador, entre otras. 

En esa misma lista del oprobio hubiese estado el fallecido Julio Humberto Grondona, quien se mantuvo  a cargo de la argentina presidencia de la AFA durante 35 años, y también figuraba como vicepresidente de la FIFA. Pero  Grondona falleció el 30 de julio de 2014, casualmente casi un año antes de las capturas en Suiza, y ese fallecimiento fue una suerte de expiación por el saqueo de  recursos que debieron beneficiar a los fanáticos del fútbol y no a las cuentas personales de los directivos. El mando de la Conmebol quedó después de la purga bajo el control del paraguayo Alejandro Domínguez, pues el anterior titular, el también guaraní Juan Ángel Napout, fue uno de los presos en Suiza. En nuevo timonel del fútbol subcontinental tomó el cargo en enero del año 2016, lo hizo con fuerza e innovando con la llegada del VAR (videoarbitraje) a los torneos sudamericanos en la Copa Libertadores de América, para la semifinal entre el club Lanús vs. River Plate, con un discutido arbitraje del silbato colombiano Wilmar Roldán.

Este juez que tuvo el privilegio de estrenar el VAR en dicho partido, perjudicó con sus fallos -en el sentido literal del término- a ambos equipos, pero en especial al conjunto millonario, por la sanción de un penal cuestionado, a despecho de la prueba del dispositivo, lo que dejó una sensación polémica en cuanto al complemento y ayuda que la nueva tecnología puede aportarle al fútbol, con el fin de administrar justicia en las decisiones arbitrales. Otro de  los problemas  que afectaron la gestión de Alejandro Domínguez al frente de la Conmebol fue el escándalo que se generó el año pasado, en la final de vuelta de la ya señalada Copa Libertadores. Por cierto fue  ese el cotejo más esperado por la afición sudamericana, por la disputa entre River Plate y su tradicional rival, Boca Juniors. Todo estaba preparado para el partido en el estadio Monumental de Buenos Aires, pero a causa de una mala organización, actos vandálicos y operativos de seguridad mal ejecutados, quedaron perjudicados los jugadores del Boca.

En definitiva y luego de gestiones confusas, el juego se realizó en otro país y en un estadio ajeno a Sudamérica, el Santiago Bernabéu de la capital española. La paradoja fue que la Copa Libertadores de América se realizara en la que fue capital del imperio español. Allí se cumplió el compromiso mas emblemático del  fútbol sudamericano en lo que hace a las definiciones ente clubes, y River Plate dio la vuelta olímpica. Hoy en día la FIFA es manejada por Gianni Infantino, quien tomó la conducción el 26 de febrero de 2016  con el  gran reto de limpiar la imagen de escándalo del balompié global enlazado con el lodo de Blatter y compañía. La mejoría y actualización incluyó en la primera etapa la introducción del VAR, que apareció en el Mundial de Clubes del 2016 y posteriormente en el Mundial de Rusia 2018. El propósito explícito, como se anotó, es el de evitar y corregir los errores humanos que puedan afectar el resultado, al tiempo que generar demandas y conatos de violencia por las sospechas de desmanejo.

Pero debe advertirse que los aparatos de justicia locales tienen limitadas sus competencias, porque el ente mundial que regula al fútbol se comporta como una suerte de supra estado con aires de una soberanía propia y, en general, no admite las soberanías de los estados nacionales en sus asuntos internos. La corrupción, como quedó demostrado es uno de esos asuntos. A lo anterior se sumó la posibilidad de organizar los próximos mundiales con 48 equipos, algo descartado hace pocos días y discutido por muchos, pues hubiese afectado en la práctica la participación de los sudamericanos. Por último, llega la novedad del nuevo reglamento del fútbol, que comenzará a aplicarse desde mañana, 1 de junio. Todo con el fin de buscar lo mejor para un deporte golpeado en su imagen. Se busca así ir restringiendo nuevos riesgos de manejos sucios y en la línea de lo que alguna vez dijo uno de los más grandes de la historia,  Diego Maradona: “la pelota no se mancha (aresprensa).

Actualizado: viernes 31 mayo 2019 16:44
Related Articles: MARCELO ROFFÉ, PSICÓLOGO DE FUTBOLISTAS DRAMA Y TRAGEDIA DE NUESTRO FÚTBOL FÚTBOL COLOMBIANO EN LOS OLÍMPICOS DE RÍO ESPERANZAS FUTBOLERAS EN RÍO 2016 FÚTBOL Y ASCENSO SOCIAL BRASIL VA POR SU PRIMER ORO EN FÚTBOL OLÍMPICO MODA Y FÚTBOL EN REFLEXIÓN DE COLOMBIAMODA BOGOTÁ SE PREPARA PARA EL MUNDIAL DE FÚTBOL JUVENIL SUB20 TURISMO Y FÚTBOL EN SEMINARIO DE BOGOTÁ LECCIÓN ALEMANA: EL POPULISMO Y LA CORRUPCIÓN MANCHAN AL FÚTBOL
Copa América 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 254

¡SÍGANOS Y COMENTE!