logo_aresprensa_notas
HAITÍ: MÁS DRAMA QUE ESPERANZA

Publicado el 31 de enero de 2006 / Archivado el 8 de marzo de 2006

HAITÍ: MÁS DRAMA QUE ESPERANZA

Los acontecimientos de Haití pasan inadvertidos, a despecho de  que el 07 de febrero está previsto un acontecimiento electoral que pretende devolver la esperanza al martirizado país caribeño. Lo de inadvertido  quizá sea porque el drama es la rutina de la vida haitiana, que no se altera en su trágico rodar ni siquiera por la presencia de una tropa multinacional con mandato de Naciones Unidas. Tampoco por la proximidad de unas elecciones  en las que nadie cree como aporte sustantivo que pudiese modificar el cuadro de agitación y tragedia que suma muertos a diario y a los que nadie presta atención, porque Haití parece fuera del mundo. 

No obstante, la media isla de habla francesa está demasiado cerca de todos en el Continente y la circunstancia de  que nadie, o pocos, atinen a aguzar el sentido de prevención sobre lo que se está precipitando bajo esos cielos revela una miopíaque conduce a la sinsalida.

 En primer lugar debe decirse que allí la democracia es una ficción, como lo es la modernidad en su sentido fuerte, en el seno de una sociedad que está entre las más pobres del mundo y, junto con Bolivia, son las dos más condenadas por la marginalidad en América. Eso, en las puertas de países con la presencia de caudillos de discurso mesiánico, es un mensaje poco auspicioso del curso de los procesos que conmueven a la Región. Si la situación de Haití no es más grave ello se debe a la presencia del contingente militar internacional del que hacen parte en forma determinante soldados de la Argentina, Brasil y Chile. 

Pero la presencia de esa tropa, destinada a garantizar la tranquilidad, dista de asegurar las condiciones de principio que dan razón  a sus operaciones e, incluso, su propia movilización tiene cuestionamientos que generan riesgo a la propia estabilidad como cuerpo militar de pacificación. El contingente del Brasil, el más numeroso, tiene detrás la agitación política de su propio país, donde algunos sectores han exigido en varias ocasiones su retorno inmediato. El comandante de la fuerza multinacional, el general brasileño Urano Bacellar, se suicidó al comenzar el año y su misterioso deceso puso en riesgo el mismo mandato de la ONU en Haití. 

Del horror cotidiano en las calles de Puerto Príncipe y en otros sectores del suelo haitiano dan testimonio los mismos soldados que regresan cargados de fotos, videos  y angustias. La hostilidad de los civiles, en particular contra los uniformados extranjeros, determina la formación de grupos delincuenciales armados con tendencia a la consolidación de núcleos irregulares permanentes de acción violenta, con o sin dirección política. Entre estos núcleos están los de los partidarios del depuesto presidente Jean Bertrand Aristide. Estos señores de la guerra dividen los centros urbanos por sectores y allí asientan su dominio y el terror consecuente. 

En Cité Soleil, el barrio más pobre de Puerto Príncipe, los cadáveres permanecen insepultos en las calles, en medio de la indiferencia generalizada y a disposición de los perros y otros animales que los devoran ante la carencia de otra forma posible de alimentación. Los riesgos individuales y colectivos son tan agudos que –afirma un  soldado brasileño de regreso a su patria- el mando se vio obligado a dotarlos de fusiles de combate (FAL), en reemplazo de las armas de patrulla urbana. 

En esas condiciones hace ya tiempo que el contingente dejó atrás la “Misión de Paz” y, obligado a defenderse, a diario uno o dos haitianos son puestos fuera de combate por las armas. Ese cuadro se completa con la degradación aguda. Los soldados repatriados han hecho público que la abstinencia sexual impuesta con mano de hierro por los comandantes, ante el temor por contagio del SIDA, se contrapone con la oferta que centenares de hombres hacen de sus mujeres, a cambio de comida.  En suma, una situación más allá de los límites que no se arregla con el simple expediente de la formalidad democrática y las necesarias elecciones bajo vigilancia internacional (aresprensa.com)

EL EDITOR  

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: SERÍAN ARMAS ISRAELÍES RUSIA, MUCHO MÁS QUE UN MUNDIAL MÁS GLOBOS QUE ORO FRENCIE CARREÓN: DRAMAS DEL SUR FILIPINO SEMANA DE LA MODA - BOGOTÁ MERECE MUCHO MÁS ADIÓS A LAS ARMAS ARTBO: MÁS ALLÁ DE UN FIN DE SEMANA DRAMA Y TRAGEDIA DE NUESTRO FÚTBOL ESPERANZAS FUTBOLERAS EN RÍO 2016 TINO FERNÁNDEZ: MÁS TEATRO QUE DANZA
revela una miopíaque conduce a la sinsalida.

Visitas acumuladas para esta nota: 495

¡SÍGANOS Y COMENTE!