logo_aresprensa_notas
HUGO CHÁVEZ ESTÁ LISTO PARA GANAR EL REFERENDO REELECCIONISTA

Publicado el 09 de enero de 2009 / 11.14 hora de Bogotá D.C. / Archivado el 22 de febrero de 2009

HUGO CHÁVEZ ESTÁ LISTO PARA GANAR EL REFERENDO REELECCIONISTA

El tiempo apremia para el presidente venezolano Hugo Chávez Frías, debido a que el futuro inmediato no es favorable para sus planes ideológicos y hegemónicos, dirigidos a su país y a la región. Por eso intenta mantener su ventaja estratégica relativa e inestable sobre la oposición, en la intención de hacer aprobar en referendum su propósito de mantenerse en el poder de manera indefinida. Esto bajo la cobertura ideológica de la inteligentsia oficial, que concibe a una  Venezuela en la que se está definiendo una pugna histórica entre clases sociales. La maquinaria del partido de gobierno y sus redes de apoyo están, en estas semanas previas a la consulta popular de febrero, en condiciones más aptas que las de la oposición. Manuel Gaitán, experto venezolano en temas políticos, considera que es un error suponer que la victoria implícita de los contradictores del presidente Chávez en noviembre de 2008, le pueden garantizar a éstos una nueva victoria en una consulta popular que definirá el futuro institucional del país en el cual nació Simón Bolívar.

 

Escribe: Manuel Gaitán

Es prudente y necesario analizar las próximas vicisitudes del cuadro de situación venezolano, las cuales se presentarán en el curso de un año 2009 que se inicia, y una de ellas es casi inmediata: la aprobación o el rechazo de la permanencia indefinida del presidente Chávez en Miraflores. Es prudente porque resulta necesario ir más allá de los comentarios, casi inevitables, sobre la presunción de inviabilidad del llamado "proyecto chavista", ante la pronunciada baja que sufren los precios de los comodities latinoamericanos en general y los de la cesta petrolera venezolana en particular. Es necesario porque resulta prudente que ese más allá en la reflexión, permita hacer aproximaciones con mayor asertividad a la complejidad de los retos que necesariamente debe que abordar el presidente Chávez, y la consecuente toma de decisiones en escenarios que también se anuncian con aristas de gran complejidad.

Todo esto en el marco de una observación inmediatista que cae en el facilismo de sostener que ahora sí se verá el cese, por asfixia económica, del proyecto chavista. Por el contrario, sostengo que Chávez tiene todavía varias cartas para jugar las cuales va a considerar y a poner sobre la mesa, según se vayan presentado las difíciles situaciones que, inevitablemente, debe abordar a partir de febrero de 2009.

LA ESENCIA AUTORITARIA DEL CHAVISMO

Hay una percepción  común que recorre a Latinoamérica. Existe  un proyecto político hegemónico que desde Venezuela pretende convertirse en el factor político fundamental para América Latina, prolongado hacia los próximos 25 años. Para muchos, este proyecto tiene un evidente contenido autoritario y personalista. Para otros, el chavismo representa una alternativa política solidaria y libertaria. Para los menos, el proyecto chavista es una curiosa y retadora muestra de propuestas asistencialistas e incluyentes, en medio de un proyecto autoritario y revolucionario.

La esencia autoritaria del chavismo, viene dada por su visión de origen. Es palpable que en  el Palacio de Miraflores creen  que en verdad están encabezando un proceso revolucionario. Por tanto, el chavismo vendría a ser para sus impulsores el relevo histórico del castrismo, el cual tuvo singular influencia política en nuestro subcontinente, al menos lo tuvo durante las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado.

En esos términos y como proceso revolucionario socialista - debe recordarse su discursiva e inconclusa propuesta del socialismo del siglo XXI- en el chavismose considera que las libertades democráticas y los balances de poder son valores e instituciones necesarias, por circunstancias. "Por ahora", como le gusta decir a Hugo Chávez.

Los chavistas  -quienes se denominan a sí mismos revolucionarios y se creen marxistas- en la lucha política que llevan adelante, discurren en términos de la antinomia de enemigos y aliados de clase, también denominados estos últimos,  "sectores populares". Todas las decisiones políticas fundamentales que Chávez y su equipo operativo han tomado en estos 10 años, obedecen a esa sencilla, brutal y rudimentaria lógica de praxis política.

Por dinámica de esta visión, en el chavismo no se ha vacilado en despedir de un día para otro, a más de 18 mil experimentados y competentes ejecutivos e ingenieros de PDVSA. Tampoco hubo descanso en el afán por desmantelar a la clase empresarial y al parque industrial y comercial que esa elite formó para el país durante el último medio siglo. Además, no se ha dudado en desconocer, vituperar, acosar y negar la existencia de un minoritario pero significativo sector social, como  lo es la oposición venezolana.

 

Ante las circunstancias que han impactado a la empresa bandera de la economía de Venezuela, cabe recordar lo que alguna vez dijo John D. Rockefeller: "El mejor negocio del mundo es tener una empresa petrolera y el segundo mejor negocio del mundo es tener una empresa petrolera mal administrada".

Todas estas decisiones políticas se han tomado bajo la visión que ratificaría que en Venezuela, se está viviendo una lucha revolucionaria contra los enemigos de clase. En la orilla opuesta  y dentro de la visión maniquea de la actual parábola política venezolana estaría una  la clase social definida como "popular y soberana", que  ahora está en el poder gracias a las 9 elecciones sucesivas que, desde 1998, ha refrendado en forma plebiscitaria el poder del presidente Chávez.

 

EQUILIBRIO INESTABLE

Debido al innegable apoyo popular que ha tenido y mantiene en buena medida el mandatario venezolano  -aunque también a causa de las torpezas y omisiones de la oposición venezolana durante los últimos 10 años- el chavismoha logrado copar y concentrar con marcados  modos de abuso e interpretación sesgada de la ley, una enorme capacidad de manipulación institucional. Solamente prevalecen independientes y críticos ante esta hegemonía, pocos pero significativos medios televisivos y radioeléctricos, reducidos y valiosos medios impresos y, también, los centros académicos y de investigación más prestigiosos.

 

Por ello, la respuesta por parte de la oposición tradicional ante la concentración autoritaria de poder, tiene un reducido margen de maniobra en las instituciones y, al contrario, un creciente espacio de lucha en las redes sociales a ritmo de conectividad política. Esa oposición aún desarticulada -pero cada vez menos- está hoy también conformada por el llamado "chavismo disidente" y el sector social llamado "NI-NI", quienes pueden apoyar a Chávez o a la oposición, según sean las circunstancias y coyunturas políticas.

La lucha referida, motorizada inicialmente con singular entusiasmo y nobleza por las redes estudiantiles universitarias, finalizó con la derrota de Chávez en el referendum  del 2 de diciembre del 2007. En ese acontecimiento electoral, el gobierno propuso la posibilidad de  reelegir al presidente de Venezuela, en mandatos constitucionales consecutivos y con 7 años de duración cada uno. Ese fue el eje de la proyección del proyecto chavista y la médula de aquella  derrota del oficialismo.

 

Como se pudo observar recientemente, en las elecciones del pasado 23 de noviembre de 2008, la oposición venezolana logró otros importantes triunfos electorales  en gobernaciones y alcaldías. En términos de demografía electoral histórica, la realidad es que la oposición recuperó los espacios políticos que dirigía en el año 2001 añadió el control de algunas alcaldías de capitales de estado.

Es posible afirmar entonces, que existe un equilibrio muy estrecho en las dos parcialidades políticas venezolanas, separadas por una diferencia total de un millón de votos a favor del chavismo. Sobre esta ventaja numérica poco contundente es que el presidente Chávez ha elaborado una estrategia política que se detalla a continuación.

OPORTUNIDAD HISTÓRICA

 

El tiempo apura en contra del proyecto hegemónico del chavismo. Bien saben en el Palacio de Miraflores que, en la medida que trascurra el año 2009, la popularidad del gobierno posiblemente tenderá a reducirse y la opinión pública será cada vez más crítica para con sus ejecutorias. Por esto es que Chávez ha impulsado la enmienda constitucional que le permitiría, por mayoría simple, optar a la posibilidad de ser reelecto consecutivamente, sin límites distintos al de su voluntad o a su humana naturaleza.

Para este fin, cuenta con varios factores que juegan a su favor:

  • La maquinaria del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) es muy organizada, tiene todos los recursos logísticos y propagandísticos que necesite y mantiene un registro de afiliados localizados y movilizables con facilidad, debido a que coinciden con las redes asistenciales de las misiones sociales y de la reserva militar bolivariana.

 

  • La intención favorable del voto hacia Chávez todavía es mayoritaria. En menor proporción que hace dos años, pero sigue siendo mayoritaria.

 

  • La oposición política y sobre todo sus redes logísticas y de apoyo, están agotadas y no poseen los mismos recursos que el oficialismo. Para ser precisos, en la práctica no poseen estos recursos.

 

  • Durante el paréntesis que imponen las fiestas decembrinas, la oposición se replegó en el descanso exigido por año intenso de confrontación política, mientras el oficialismo sin dejar de disfrutar aceitó su maquinaria, afinó su estrategia y mantuvo organizadas a sus legiones.

En ese marco ha sido muy clara la estrategia del presidente Hugo Chávez: atacar a un contrincante que está con la guardia baja, descansando después de un año muy intenso y con un grado de compromiso político variable, para una consulta popular prevista para el penúltimo domingo de febrero  pero que el mismo presidente ha pedido que se efectúe el 15 del próximo mes.

Una vez que el pro-oficialista Consejo Nacional Electoral anuncie el comienzo de la campaña electoral, apenas 20 días, o menos,  separarán el llamado del CNE de la fecha puntual de consulta. Así, es posible prever una campaña  muy intensa, breve y puntual, organizada y plena de recursos, por parte del oficialismo que promueve a Hugo Chávez.

Todavía la oposición no ha organizado su comando de campaña. Mucho menos se ha trabajado sobre una estrategia y propuesta a los venezolanos que sea  interpeladora con argumentos, frente a las intenciones del chavismo. La mayoría de los factores políticos opositores están enfocados a asumir y organizar las gobernaciones y alcaldías que obtuvieron en  el proceso cuesta arriba que fue la contienda democrática de noviembre pasado. Mientras tanto, el presidente Chávez nunca detuvo la organización de su estrategia para ganar el referendum constitucional.

El presidente de Venezuela  requiere tener bajo su dominio el frente interno pues sabe que el entorno internacional hacia el tiempo inmediato le es muy desfavorable. Lo que viene en perspectiva es que PDVSA, una gran empresa petrolera muy mal administrada, reduzca de manera sustantiva su capacidad para seguir sosteniendo el ritmo de subsidios sociales hacia otros países latinoamericanos y de mantener las compras de alimentos, bienes manufacturados -una de sus fuentes principales es Colombia- y de armas de última generación. Quizás ésta para Chávez sea su última oportunidad de lograrlo, en tanto que para la oposición es una ocasión que no volverá a repetirse en un futuro cercano, en la intención de cerrarle el paso a la propuesta autoritaria y a una posible vocación dictatorial para Venezuela (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: MALVINAS, UNA GESTA INCONCLUSA VII SAN ANDRÉS, CONTRACARA DEL PARAÍSO SOL NEGRO PARA MACRI II BAFTA, CUARÓN VUELVE A GANAR BOLSONARO, APUESTAS VERTICALES LOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO IV LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN SOL NEGRO PARA MACRI UN VIRAJE PARA MÉXICO SANTA ANA ESCRIBE PARA INTERPELAR

Visitas acumuladas para esta nota: 500

¡SÍGANOS Y COMENTE!