logo_aresprensa_notas
INCÓGNITAS SUDAMERICANAS ANTE BRASIL 2014

Publicado el 26 de julio de 2010 / 20.30 hora de Bogotá D.C.

INCÓGNITAS SUDAMERICANAS ANTE BRASIL 2014 

La ratificación en Sudáfrica de la superioridad del fútbol europeo frente a lo hecho por los sudamericanos abre interrogantes sobre los procesos que se inician en la región, con la mirada puesta en el largo camino que va a Brasil 2014. En primer término parece consolidarse lo realizado por Uruguay, Paraguay y Chile. Pero para el resto de selecciones sudamericanas lo que viene es una incógnita. Brasil interrumpe de manera abrupta y desprolija el serio trabajo de Dungapor modernizar el fútbol brasileño. En tanto, selecciones como las de Perú, Ecuador y Colombia ven reducidas sus aspiraciones de clasificación por la fortaleza de los procesos chileno, paraguayo y uruguayo. Para el caso de Argentina parece asegurada la continuidad de sus fracasos: Diego Maradona seguiría al frente de ese maltratado grupo de jugadores.  

Escribe: Mario Vanemerak  

La superioridad de Europa frente a Sudamérica se precipitó en el rápido trámite posterior a los octavos de final. Se fueron Brasil y la Argentina, los primeros ante Holanda y los segundos ante Alemania y sólo Uruguay pudo rescatar algo del orgullo sudamericano. Un lánguido resto como para que la caída de los latinos de América no hubiese sido aplastante. El panorama de conjunto en esos términos debe considerarse decepcionante y debe llamar a reflexión a todos aquellos que intervienen en el trazado de estrategias para el fútbol regional. Sobre todo porque el próximo Mundial, en 2014, tendrá como sede un país de la casa: Brasil.  

Brasil y su caída ante Holanda fue una sorpresa y le permitió a los naranjas eliminar el principal obstáculo para encaramarse entre los mejores y además convertirse en semifinalista, a despecho de los principales pronósticos. La superioridad de Holanda se puso de manifiesto en el segundo tiempo, desnudando a un Brasil que no pudo reaccionar ni rematar un partido que en el primer tiempo le fue favorable sin discusiones y con una ventaja agregada: los brasileños habían anotado el primer gol. 

Pero en el segundo tiempo los de Dunga (Carlos Caetano Bledorn Verri), se dejaron rebasar y luego de quedar presos por el desconcierto pasaron a la desesperación, para rematar con caída un partido que al principio tenían ganado sin discusiones. Se cumplio la paradójica lógica del fútbol: todo pronóstico asegurado queda desmentido por la realidad. Fue una fatídica jornada para los apostadores. 

El desbalance por el lado izquierdo de los brasileños fue aprovechado por los holandeses que aplicaron esquemas sudamericanos para vulnerar la valla del que hasta ese momento era considerado el mejor arquero del planeta: Julio César (Soares). El nerviosismo y la falta de control sobre la pelota traicionaron a los brasileños y después del gol del empate y la expulsión de Melo la suerte de Brasil quedó sellada y su eliminación apagó una de las esperanzas de los sudamericanos, que se fueron cerrando con la salida de los argentinos después de Brasil hasta quedar una sola de sus representaciones: Uruguay. 

Alemania, por su lado, comenzó a mostrar perfil de campeón a partir de la contundente derrota que le propinó a la encopetada Argentina. Contundente e implacable con un equipo sudamericano que lució timorato ante el poder alemán. Los alemanes arrollaron a una Argentina que se mostró en ese lance como un grupo incapaz de reponerse de la presión del adversario y también incapaz de recuperarse para generar presión propia. 

El juego argentino en esos dos días negros para Sudamérica fue plano, sin creatividad ni referencias y, lo que fue peor, sin medio campo. Hubo un error estratégico, entre otras carencias de los de Maradona, pues se paró a la Argentina en el campo con un esquema 4-3-1-2, en tanto que los alemanes ocuparon el ancho del terreno con un 4-4-1-1. Puede decirse sin aprensiones: sigue el retroceso de la Argentina. Ya hace mucho tiempo que este país sigue sin poner sobre la mesa nada que marque diferencias con sus rivales, no al menos a nivel de la élite del mundo.  

Alemania fue mucho más poderosa que su verdadero potencial porque en sus rivales argentinos no hubo peso de historia y camiseta en ese compromiso y porque el director técnico Diego Maradona fue inferior al desafío: no pudo resolver con alternativas el planteamiento táctico de Joachim Löw, por un lado, tampoco planificó y además prescindió en el campo de la experiencia de jugadores como Juan Sebastián Verón, entre otros, en un partido definitivo. 

Un Diego Maradona terco, cerrado y mal asesorado debía derrumbarse. Alemania aprovechó todos los grandes huecos por donde el conjunto argentino hacía agua y lo hundió como pudo haberlo hecho una flotilla de submarinos del almirante Karl Dönitz, ante una frágil y desarmada embarcación en el medio del océano.  

Pero esa Alemania poderosa ante la Argentina fue también frenada en el siguiente partido por una España que la obligó a buscar un discreto tercer lugar con Uruguay. La diferencia de Alemania, que la equipara con Holanda, y las iguala a ambas frente a los equipos latinoamericanos que los enfrentaron al promediar el Mundial, es que tanto las condiciones de conducción como la capacidad de los equipos europeos para pararse en el campo fueron superiores. No hubo innovación técnica en el mundial sudafricano para las mejores selecciones, sino aplicación de conceptos y dinámicas que surgieron de historia y estrategias latinoamericanas.  

Los alemanes movieron su juego con un ritmo que borró la tradición de un planteamiento simple, duro y de pocas ecuaciones para llegar al arco contrario, propio de las escuadras germanas. Por el contrario, la mezcla de esta selección alemana, incluso racial, que ya había comenzado a madurar desde el anterior mundial de 2006, se vio en frutos en esta competencia. No llegaron a concretarse con mayores logros, pero es seguro que seguirán por ese camino. Por su lado, Holanda aplicó técnicas como el doble cabezaso sobre el arco con pelota de córner, la famosa "zubeldiana", que le dio el mejor resultado frente a Brasil.  

España es un caso aparte en esta relación porque los ibéricos han hecho su camino al logro del campeonato sudafricano con un planteamiento y estilo latino en su esquema integral. Esto tanto en trato de la pelota como en asociación, ritmo y explosión individual cuando es necesario. Todo ello sin carecer ni retacear la fuerza que caracteriza al fútbol europeo. 

Sin embargo, no debe olvidarse que España casi se queda en el camino frente a Paraguay y, en verdad, los guaraníes merecieron mejor suerte. En el desarrollo de su partido frente a los españoles Óscar Cardozo perdió un penal que pudo haber sacado a España de este recién finalizado Mundial.  

El partido de España frente a Paraguay fue muy apretado y los europeos tuvieron el regalo de un penal que tapó el guardameta Justo Villar, pero aun así los paraguayos pudieron haber evitado la caída. Esa fortaleza del conjunto de Asunción habló muy bien de la capacidad de la selección paraguaya no obstante que quedó al margen de mayores aspiraciones y frustrada en su pretensión de disputar semifinales.  

El equipo de Gerardo "Tata" Martino lució durante el torneo como un equipo sencillo, de perfil humilde, si se quiere, pero muy táctico y bien trabajado por su orientador. Sobre todo se mostró como un grupo que es capaz de dejar el alma en el terreno y en cada partido. En ese sentido la actitud de los paraguayos fue similar a la evidenciada por los uruguayos de Óscar Tabárez y muy diferente a la que mostraron los argentinos, en especial en su último partido frente a los teutones. 

Un resumen final que dejó a tres europeos y a un solitario sudamericano en la cumbre dicen de esa superioridad sin atenuantes de Europa frente a Sudamérica en particular y a Latinoamérica en general. Es cierto que quedan cuatro años para acomodar los muebles en el fútbol regional: la permanencia de la cabeza del luchador equipo chileno no está asegurada, la de Tabárez en Uruguay y de Martino en Paraguay están inicialmente confirmadas, pero el trecho a recorrer hasta Brasil 2014 es largo y los procesos no están aún terminados.  

Las mayores dudas pesan sobre el Brasil que como se temía interrumpe el serio plantemiento y proceso de Dunga y nadie sabe la dirección que tomará el ciclo que iniciará Mano Menezes. Lo que en principio sí parecía atornillado es la continuidad de Diego Maradona al frente de la selección argentina. De tal forma que podría confirmarse la sucesión de mayores fracasos en ese costado del Río de la Plata. Las demás selecciones de Sudamérica verán seriamente comprometidos sus anhelos de clasificación a Brasil 2014, ello debido al fortalecimiento del fútbol en Chile, Uruguay y Paraguay (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: SAN SEBASTIÁN PREMIÓ A BRASIL TRIBULACIONES BRASILEÑAS BRASIL, SÍ A BOLSONARO BRASIL: ENCRUCIJADA SIN LULA LA MOSTRA, 75 AÑOS TAN CAMPANTE LUCÍA MORÓN EN SEXTANTE ESTADOS UNIDOS, EL HARTAZGO DE LOS VOTANTES BRASIL: OLIMPIADAS E INFLEXIÓN POLÍTICA SUEÑO DE UN BRASIL POTENCIA BRASIL ELIGE
LA SELECCIÓN DE FÚTBOL COMO SÍNTESIS DE UNIDAD NACIONAL

Visitas acumuladas para esta nota: 1429

¡SÍGANOS Y COMENTE!