logo_aresprensa_notas
JORGE FRANCO: PACIENCIA DE ESCRITOR

PATRIMONIOS CULTURALES  //  LETRAS  //  Publicado el 17 de mayo de 2019  //  17.06 horas, en Bogotá D.C.

 

JORGE FRANCO: PACIENCIA DE ESCRITOR

 

Jorge Franco es un escritor aún joven y con importantes reconocimientos acumulados en  un lapso corto. En lo literario en sentido estricto ganó el apetecido  premio Alfaguara del 2014 con “El Mundo de  afuera”, una  novela que explora implicaciones sociológicas del mundo del narcotráfico. También es un autor que se ha posicionado en el área cinematográfica, pues sus trabajos con temas sobre los problemas sociales colombianos han sido llevados  al cine con éxito. Es el caso de lo ocurrido con  “Paraíso travel” y “Rosario tijeras”. Habló con la Agencia ARES sobre las  angustias del escritor ante el espacio en blanco que antes  era una hoja de papel y ahora es la impersonal cuadratura de la pantalla, frente al computador. Lo hizo durante el desarrollo de la última Filbo que acaba de cerrarse al inicio de este mes. También dijo que todo libro es un aporte para la humanidad y que toda la obra de William Shakespeare es un regalo para el género. Sus preferencias de lectura están con los clásicos griegos y, en lo que hace a su propio trabajo, con el aporte que está en la historia reciente del país, como todos ya lo saben.

 

Reporta: Martha Liliana ROMERO

 

El autor precisa al respecto que su próxima obra saldrá del escenario de Medellín, que ha sido su territorio raizal para componer en palabra. Señala además que será esa una prueba fuerte que su público juzgará. Una prueba que es recurrente para cualquier escritor, y que, cuando es a medida de una fama que crece el desafío es mayor. ¿Cómo es ese fenómeno recurrente de la aprensión ante la página en blanco, ahora frente a la pantalla?

Es una sensación que ocurre a menudo, digamos que a diario -precisa el escritor- cuando uno se dispone a escribir. Hay momentos en los que la historia que se va a tratar no está clara, cuando no se tienen precisiones de hacia dónde irá la trama y pueden pasar días, horas o semanas hasta que se logra superar el obstáculo.  

Entonces, puede suponerse que no es esa una situación pasajera para el creador, sino más bien lo corriente. ¿Cuál es la herramienta subjetiva para superar una coyuntura que debe entenderse cotidiana para el escritor?

Es necesario tener paciencia, eso que conocemos como aguante -parafrasea Franco- pues el desafío de la página en blanco es parte del proceso creativo y de la necesidad de superarlo que se alcanza con el esfuerzo que se llama trabajo, buscando alternativas para hacer el esguince y salir adelante.

El grueso de la obra de Jorge Franco se ambienta en Antioquia, él es oriundo del barrio Laureles de Medellín. De esa geografía clave en la historia de violencia del país surgieron obras como “El Cielo a tiros” y “Maldito amor”, sumadas a las otras más conocidas en letra o en cine. ¿Cómo construye sus historias?

Llegan de manera diversa -describe el autor- surgen de una idea, una obsesión, una historia, una circunstancia que alguien contó. Cada historia además tiene una manera propia de contarse y relacionarse. En mi caso, las cargo como idea mucho tiempo, antes de empezar a escribirlas y cuando tengo más o menos claro el tema y a los dos o tres personajes importantes de lo que se va a relacionar, me considero a punto para trabajarlas.

Esa relación especial entre lo cotidiano conflictivo de la naturaleza humana, con énfasis en un tiempos y espacio específico, surge algo local que puede ser universal, como retrato de todos los hombres a través de la letra. ¿Qué más le puede aportar el libro a la humanidad?

Todos los libros que leemos le aportan a la humanidad -enfatiza el escritor laureado- porque es la traducción y el reflejo de realidades, sentimientos, procesos espirituales, psicológicos y físicos que han sufrido personas y grupos. Pero al margen de esto, en lo personal diría que toda la obra de Shakespeare es un regalo para todos nosotros.

Y, en detalle aparte del escritor inglés que acaba de nombrar, ¿qué otras obras en literatura son de su preferencia?

En general siempre me atrajeron los clásicos universales -refiere Franco- es especial las tragedias de la literatura griega. Esos son importantes para cualquiera que sea, lector o escritor.  

 

Jorge Franco *

--------------------

En su caso, ¿cuáles son los temas que prefiere para llevarlos a la narrativa?

Pertenezco a esa tendencia que cuenta sobre la realidad reciente de nuestro país -precisa el autor colombiano- y espero que mi trabajo se pueda integrar a la historia de nuestras letras para que quien quiera saber ahora y en el futuro lo que nos ha pasado pueda encontrar allí algunas respuestas.   

El trabajo de los escritores debe compensarse en la  otra  punta con el interés de los lectores. Pero, más allá de lo que es reiterativo y conocido en la afición y la necesidad de leer, ¿qué otros beneficios aporta la lectura?

La lectura es muy importante para generar empatía y tolerancia -ilustra el creador- esto además de enriquecer el lenguaje y ampliar la manera de ver el mundo.  

En ese marco, ¿qué ha cambiado en la literatura con el impacto tecnológico?

Nada o poco porque el cambio solo ha sido sobre el soporte en el cual se escribe -precisa Franco- al principio se hacía sobre una roca, una pared, después en papiros y luego en papel, que sigue siendo una herramienta apropiada. Ahora, sobre la pantalla, el disfrutar por escribir y el leer no se ha alterado, es una fortuna que el hábito perdure.      

Este escritor se autodefine como “realista”, tomando como referencia a su ámbito social en tiempo reciente, pero pasar el texto concreto del entorno a la representación propia de la literatura requiere del recurso  propio del escritor, ¿cómo se las arregla el responsable de esa transmutación?

Trato de matizar la realidad con la herramienta del lenguaje y tomando a este como un filtro, buscando hacer más clara para  el lector la complejidad de los hechos que produce lo cotidiano, a veces trágico y de difícil comprensión, describe el escritor.      

Ese proceso requiere de la destreza del artesano, pero se supone que el artesano repite fórmulas y eso lo diferenciaría del artista, ¿Jorge Franco repite fórmulas o se reformula?

Descarto fórmulas -enfatiza el autor- pretendo no repetirme en cada obra y me aparto de la comodidad de suponer que lo que funcionó en la trama de un libro puede redituar lo mismo en otro. Me parece que es mejor la aventura sobre el curso de la palabra y con el viaje de descubrimiento.

Entonces, en este punto, resulta necesario volver al oficio en bruto: ¿cuánto tiempo le lleva escribir un libro?

Soy lento para escribir -confiesa Franco- cada título me lleva 3 ó 4 años y uno de ellos, que considero el más difícil fue “Santa suerte”, que apareció en 2010. En esa obra quise hacer algo que no tuviese sustento en la realidad. Entonces, día a día, mirando el techo o las paredes, fui construyendo la ficción. Fue un verdadero reto el poder sacarla adelante.

¿Cuál fue su reacción cuando se supo ganador del premio Alfaguara?

Sentí que las cosas iban por buen camino -precisa el escritor- fue un espaldarazo después de tantos años de trabajo.

El ser reconocido, ¿cómo lo afecta?

Me obliga a la gratitud con mis lectores -revela ante la pregunta- y también obliga a un mayor compromiso y responsabilidad para un trabajo en solitario como es el del escritor. Eso también produce algo de miedo en el momento de volver a escribir.  

¿Cuál libro  que no sea de su autoría recomendaría a sus lectores?

Debería recomendar muchísimos -generaliza Franco- pero señalo uno: “La Carretera”, del norteamericano Corman McCarthy (aresprensa).

-----------

* Foto: Martha Liliana Romero
Actualizado: jueves 23 mayo 2019 09:27
Related Articles: JORGE VOLPI: ESA HUMANIDAD CERCANA AL MAL JORGE BARRAZA: "COLOMBIA PODRÍA LLEGAR A CUARTOS DE FINAL" ROBERTO AMPUERO: TODO ESCRITOR ES UN EMBAJADOR JORGE LANATA: DÉSPOTAS CONTRA LIBERTAD DE EXPRESIÓN
literatura colombiana

Visitas acumuladas para esta nota: 246

¡SÍGANOS Y COMENTE!