logo_aresprensa_notas
LA TORRE DE BABEL Y SUS PRETENSIONES PARA EL OSCAR

Publicado el 20 de febrero de 2007

LA TORRE DE BABEL Y SUS PRETENSIONES PARA EL OSCAR

 Escribe: Maglio Garay

A pocos días de la ceremonia de entrega de las famosas estatuillas, lo que se constituye en una noche de glamuour, también es una cadena de justicia e injusticias pero, sobre todo, de glamour. En este punto nada puede cuestionarse pero eso mismo obliga a no evitar el comentario crítico. Al margen de esto el artículo preparado para la ocasión no es un cuestionamiento sino un anecdotario entre bambalinas. Hollywood y su industria del cine han optado por la globalización ante un evidente estancamiento de lo que se supone es la producción más poderosa del mundo, aunque no la que hace el mejor despliegue de talento.

En un proceso tan serio y avanzado de esta globalización cabe la imagen ampliada de una torre de babel. Nacionalidades, razas y países que han colaborado para una obligatoria lista de cinco integrantes en cada nominación. Este año es notorio un elevado porcentaje de películas extranjeras, incluso inglesas, en los listados. Esto, sin agregar a las producciones de la casa, protagonizadas y dirigidas por extranjeros. Ese es el caso del Laberinto del Fauno, de producción española, representando a México y con financiación norteamericana. Cualquiera podría decir entonces: a pesar de lo poco exhibido, en términos de estética y narrativa, casi todos participan en todo. (Sigue después del cuadro: "En un panorama...") LAS CONFUSIONES DE ESTRUCTURA QUE MARCAN EN MENOS A BABEL

Existe en la trama del argumento y en la relación de imágenes de esta película, una serie de caminos cerrados que, excepto que fuese una intención específica del autor, revela tropiezos de principiante que pudieron haber sido salvados con una buena edición. Esta es una relación abreviada de las gaffes que también se pudieron evitar, para que no se entiendan las inconsistencias como una burla hacia el público.

  • Se hace un disparo desde arriba, sobre una montaña en el desierto, a un ómnibus y el proyectil penetra por una ventana del costado.
  • El protagonista besa a su esposa, con una pasión de adolescente, mientras ella se encuentra en una casi agonía, desangrada, herida de bala, en un cuarto sucio del desierto. ¿Es posible tanto ardor bajo tales circunstancias?
  • Una adolescente japonesa sordomuda le entrega una carta a un detective de quien se ha enamorado en secreto y, se supone, tiene depresiones y está en la posible antesala del suicidio por crisis de soledad. Nunca se sabe qué decía la carta.
  • Una ama de llaves mexicana, que trabaja en el cuidado de niños americanos de manera ilegal al otro lado de la frontera de su país, la cruza con los chicos a su cuidado en el automóvil de su sobrino (Gael García Bernal), sin revisión de documentos ni problema alguno en el momento de cruzar la línea que separa a México de los Estados Unidos. Los problemas, que se supone debieron existir en la salida, se producen todos juntos en el momento del regreso.
  • ¿Cuál es el sentido de la aparición fugaz de la estrella mexicana Gael García Bernal, en un papel no sólo secundario sino, además, intrascendente y desaprovechado?

(Viene desde antes del cuadro: "...participan en todo".)En un panorama desolador por la merma de talento para la creación de obras de arte cinematográfico, algo curioso y, de alguna manera, alentador se asoma por sobre la línea de lo gris: este parece ser otro año en el cual el llamado black power llega a un sitio de honor. Tal criterio se sostiene en la evidencia del recorrido de premiación que precede este año al Oscar. En efecto, el mejor actor es, hasta el momento, Forest Whitaker por, El Último Rey de Escocia, de producción británica (Escocia-Inglaterra). Los mejores actores secundarios, en la práctica, ya están definidos: Eddie Murphy y Jennifer Hudson. En este último caso, por Dream girls, producción que ha dado un golpe desde el comienzo a sus contendores y que obliga a esos otros protagonistas, incluso, a no asistir a la gala de fin de mes porque el premio y la expresión "...and de winner is..." ya está definida.

Los otros premios quedarán muy repartidos, dado que no existe una gran película que pueda acaparar galardones y marque avance y propuesta, excepto en esa primera línea simbólica ya señalada. Por ejemplo, el mejor actor no está nominado en las películas que aspiren a ese primer lauro. La mejor actriz que muestran las encuestas sería Helen Mirren por The Queen. En principio, esta película sólo ganaría ese reconocimiento. Así, la mejor actriz y el mejor actor de reparto le arrebatarían el premio a las favoritas a ser mejor película del año: Babel e Infiltrados y, también, Las Cartas de Iwo Jima.

Otra curiosidad es el caso inédito en la historia de la Academia en el apartado reservado sólo a las producciones norteamericanas. En este rubro está nominada la película de Clint Eatswood, la ya mencionada Cartas de Iwo Jima, producción de Estados Unidos hablada totalmente en japonés. Además de todo esto, es muy posible que el mejor director no tenga nada que ver con la mejor película elegida si, como está previsto, Martin Scorsese y sus infiltrados se lleva la presea y Babel queda como mejor trabajo fílmico. Queda bajo sospecha la posibilidad de una sorpresa: Little Miss Sunshine, es una cinta que en estos momentos va subiendo en la torre de babel y en la obsesión globalizante (aresprensa.com).

0.0
Actualizado: domingo 23 julio 2017 16:07
Articulos relacionados: SAN ANDRÉS, CONTRACARA DEL PARAÍSO SOL NEGRO PARA MACRI II "GREEN BOOK", OSCAR INESPERADO LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN SOL NEGRO PARA MACRI UN VIRAJE PARA MÉXICO SANTA ANA ESCRIBE PARA INTERPELAR OSCAR 90, IMPUGNACIÓN AL BUEN CINE TRES PASOS PARA EL CIERRE PALMA DE ORO PARA SUECIA
CONFUSIONES DE ESTRUCTURA QUE MARCAN EN MENOS A BABEL

Visitas acumuladas para esta nota: 1011

¡SÍGANOS Y COMENTE!