logo_aresprensa_notas
LATINOAMÉRICA BUSCA RELEVANCIA EN EL MUNDIAL DE SUDÁFRICA

Publicado el 01 de junio de 2010 / 21.40 hora de Bogotá D.C.

LATINOAMÉRICA BUSCA RELEVANCIA EN EL MUNDIAL DE SUDÁFRICA 

El primer encuentro mundialista del fútbol en el continente africano tendrá a una América Latina bien preparada. Tanto como para pensar en grande. Es cierto que esa Europa siempre poderosa buscará mantener su preeminencia y tiene artillería como para suponer que a Brasil o la Argentina, por citar a sólo dos de los de esta parte del mundo, no tendrán a nadie que les regale nada al enfrentar a los europeos. También África llega ya con suficiente fortaleza y experiencia acumulada para amargarle la vida a cualquiera de los latinoamericanos y también a los de Europa. Nigeria es uno de esos candidatos para hacer historia en este Mundial. Los argentinos serán los primeros en sufrir la fortaleza de estos africanos en su primer partido. A propósito, es bueno recordar que entre las selecciones de ambos países ya existe una historia de enfrentamientos en los que la Argentina no siempre ha llevado la mejor parte. En los olímpicos de 1996 Nigeria dejó afuera a los argentinos y en 1994, durante el Mundial de Estados Unidos, Diego Maradona jugó el último partido de su Selección para salir por la puerta de atrás, golpeado por el dopaje.  

Brasil llega como natural favorito, lo cual es un lastre en la propia visión de los brasileños, pero mantiene frente a cualquiera de sus rivales una primacía psicológica que siempre es un haber siempre importante cuando los auriverdes ingresan al terreno de juego. La historia favorece al Brasil con cuentas contundentes. Es innecesario repetir las copas mundiales ganadas, todos saben ese número. 

Lo cierto es que el pentacampeón llega con una máquina de fútbol que no sólo es tradicional en los conjuntos brasileños sino que está afinada por la concepción futbolística de Dunga que, aunque la torcida no lo reconozca, ha sido una bisagra histórica para este Brasil favorito. El orientador técnico brasileño ha hecho una fusión entre la tradicional chispa y picardía de la escuela de ese país y una estrategia defensiva que lo equipara con los fuertes europeos. 

Ya el talento y el repentismo de los brasileños no está sólo en el campo para ganar, está acompañado con la planificación y la concepción anticipatoria de un fútbol cerrado cuando se lo proponga, o abierto, según las circunstancia. El gaúcho Dunga tiene todas las estrellas para ensayar la táctica que prefiera.  

Los chilenos, en este cuadro de situación, han sido una revelación y le han permitido al frustrado Marcelo Bielsa renovar su fama no certificada de director técnico fuera de concurso, entre los latinoamericanos. Logró imponer una disciplina personal y de juego a su modesto equipo, escaso de grandes figuras, hasta hacerlo descollar y alcanzar una meritoria clasificación en la que no estuvieron ausentes los impactantes tropiezos, como sucede con todas las selecciones que dirige Bielsa. 

El aureolado estratega argentino había tenido un ruidoso fracaso con la selección de su país de origen en el mundial asiático del año 2002. No todos apostaban por un feliz regreso de este hombre a quien nadie le discutía sus méritos, pero que no se reflejaban en el campo de juego, tal como se le exigía: en forma superlativa. Era demasiado, debe admitirse. 

Es cierto que Bielsa apuesta a conjugar el lirismo del juego y la velocidad de sus jugadores, tanto como a la planificación obsesiva. Pero esa combinación en la cual el cálculo no necesariamente es especulación -tal como ocurre con los italianos, por ejemplo- se demoraba en mostrar sus bondades. Pero eso, hasta el hallazgo chileno, no se había reflejado de manera plena. 

En todo caso, es certero que se espera de Chile un buen papel en Sudáfrica. La afición chilena tiene derecho a esperar mucho más de su equipo, después tantos años de infortunio. Tantos años que en realidad son todos pero, como dice el proverbio, cuando se tiene la mente en las estrellas es bueno también tener los pies en la tierra.  

El Paraguay de Gerardo "Tata" Martino es, si se quiere mirar así, una reproducción de las concepciones de Bielsa sobre el fútbol contemporáneo. Esto, articulado con la acostumbrada fortaleza y bravura de los conjuntos guaraníes resulta ser una buena combinación, tal como lo demostró el equipo paraguayo en las fases eliminatorias.  

Debe recordarse que el Paraguay le quitó a la Argentina la cabeza de las eliminatorias sudamericanas en el primera ronda y la resignó en los últimos tramos frente al Brasil de Dunga, nada menos. Gerardo Martino demostró ser un digno discípulo de su compatriota Marcelo Bielsa. 

Paraguay al igual que Chile cumplirá un buen papel en Sudáfrica. Eso dicen los papeles. 

El Uruguay del "maestro" Óscar Washington Tabárez logró ingresar en el grupo privilegiado de sudamericanos invitados a Sudáfrica con el último cupo, antes de que la puerta de clasificación se cerrara. Le quitó a los "ticos" centroamericanos el pasaje final, antes de que la puerta cerrada los dejase por fuera y permitiera el paso de los uruguayos. 

Los orientales -de la banda oriental del Río de la Plata- cargan una tradición indiscutible de equipo guapo, que nunca se rinde. Así ganaron dos mundiales y los primeros olímpicos. Unas palmas que le confieren respeto, cualquiera que sea el campo de juego donde se paren.  

Los de la otra orilla del ancho río, los argentinos, son una incógnita. Un equipo que al igual que Brasil tiene todas las figuras que necesita pero que, a diferencia de los brasileños, no ha mostrado una condición de equipo coherente. 

Sufrió las mayores humillaciones durante la etapa de clasificación, primero ante Chile -de la mano de Alfio Basile- y luego frente Bolivia, bajo la errática orientación de Diego Maradona. Pero, claro, los albicelestes se crecen en las dificultades y venderán cara su piel, tal como siempre lo hacen cuando las cosas no salen bien. 

Todos esperan que los golpes sufridos le hayan enseñado algo a un Maradona con arranques de incomprensible inmadurez en los momentos difíciles y también en los estelares. La personalidad del orientador argentino puede generar nuevos traspies en el grupo de sus dirigidos, pero también puede alentar de manera positiva a sus hombres, si mantiene el buen manejo de vestuarios que sostuvo durante su tiempo de jugador.  

En Centroamérica, los latinoamericanos tienen con Honduras la posibilidad abierta para mostrar a un equipo brillante que conformó el colombiano Reinaldo Rueda, marginado de manera censurable por la federación del fútbol de su país, aunque luego convertido en profeta fuera de su tierra. Rueda hizo de Honduras un equipo sólido, moderno y con aspiraciones, tal como es la historia buena del fútbol sudamericano. Es por ello que se espera de los "catrachos" una buena presentación en sus compromisos sudafricanos. 

México, entre los norteamericanos, acredita un poder y tradición que lo han hecho respetable en sus últimas citas mundialistas. El carácter que le imprimió su actual conductor estratégico, Javier Aguirre, le permitió al "Tri" superar los tragos amargos y sinuosos de una clasificación sufrida que, por momentos, hicieron ver al conjunto mexicano como un equipo al garete y a punto de perder su pasaje. De la mano de Aguirre, el grupo sacó la cabeza y la casta azteca cuando fue necesario, para lograr su puesto en Sudáfrica. Nadie duda que los mexicanos dejarán una buena imagen del fútbol de esta parte del mundo.  

Los sudamericanos descargan su peso específico en el grupo que está de cara al Océano Atlántico. Cuatro de ellos están en esa vertiente, sólo Chile es del área del Pacífico (aresprensa.com).  

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: SE BUSCA EMBAJADOR GRINGO II MEMORIA DE MUNDIALES II SE BUSCA EMBAJADOR GRINGO RUSIA 2018, EL MEJOR MUNDIAL MEMORIA DE MUNDIALES RUSIA, MUCHO MÁS QUE UN MUNDIAL AVANZA EL MUNDIAL ARRANCÓ EL MUNDIAL VENEZUELA: ILEGÍTIMIDAD BUSCA AFIRMARSE PUTIN, CAMPEÓN MUNDIAL
VANEMERAK: EL MARADONA QUE CONOCÍ

Visitas acumuladas para esta nota: 703

¡SÍGANOS Y COMENTE!