logo_aresprensa_notas
LEÓN ÁUREO A RIVAL DE "BATMAN"

PATRIMONIOS CULTURALES  // CINE Y ARTES ESCÉNICAS  // Publicado el 08 de septiembre de 2019  // 12.15 horas, en Bogotá D.C.

 

LEÓN ÁUREO A RIVAL DE "BATMAN"

 

Más que el premio mayor de la edición 2019 de esta Mostra del cine en Venecia, lo que en verdad  pudo haber sido más impactante, fue la reiterada lapidación a Roman Polanski por sus desvaríos de juventud, ocurridos hace muchas décadas en los Estados Unidos. Pero eso no opacó las celebraciones, ni el brillo de las estrellas de Hollywood invitadas que, contra lo que es costumbre por parte de la Meca cinematográfica, asistieron de manera granada al festival de cine más viejo del mundo. Debe señalarse que después de la entrega del premio mayor, que fue para “Joker” de manera inesperada, hubo otros detalles relevantes como el de la aparición del colombiano Ciro Guerra dirigiendo en ligas mayores, con un elenco estelar, y una producción en lengua inglesa. Además del León de Oro para Todd Phillips, el segundo gran trofeo que es el León de Plata fue para Polanski por su versión del juicio al capitán Dreyfuss en la Francia del siglo XIX. En tanto que Roy Anderson también tuvo plata, junto con Polanski. El jurado decidió además que otros premios de importancia y espesor fuesen para Ariane Ascaride y Luca Marinelli.

 

El sorpresivo premio a Phillips hace un homenaje a un filme que realiza un giro diametral con las acostumbradas historias de la lucha maniquea entre el bien y el mal, en las que el héroe tiene asegurado el favor desde el inicio y el otro la condena y el castigo. Aquí el enemigo de Batman es visto a partir de sus años mozos y de su arrinconamiento en un sistema que lo lleva a la marginalidad para terminar sumándose sin retorno a los malos privados de redención. No importa que todo diga que lo mejor es ser bien pensante, esta historia del joker dice de aquel que no tuvo opción porque el entorno ya había predeterminado que él no estaría en la lista de esos ganadores  tan apreciados por la cultura hegemónica. Es un filme que tiene carga de protesta ideológica y tuvo éxito en la exhibición. De alguna manera reproduce la lógica de los filmes de Scorsese, para quien Todd tuvo apuntes de reconocimiento. La estrella de la obra, Joaquin Phoenix,  también salió laureado de arrastre y lleva lo mejor del mérito alcanzado pues su caracterización fue calificada de impecable. Eso sin tener en cuenta que debió bajar más de 20 kilos de  peso propio para poder realizar la caracterización.

A pesar de que la argentina Lucrecia Martel inició la revalida del escarnio para Roman Polanski, este tuvo su galardón consuelo con el León de Plata concedido por el jurado, en la trama que dio inicio tanto al sionismo como al antisemitismo, horizonte trágico cubrió todo el siglo pasado y pervive en el presente. La persecución a Polanski, que lo ha seguido después de que abandonó a Estados Unidos al ser encontrado responsable de  violación de menores  en  tiempos en que era un joven y empoderado director mimado por Hollywood tuvo aquí un nuevo capítulo. Tuvo su oscuro cuarto de hora no solo en el renovado repudio público, esta vez de parte de la presidenta del jurado seleccionador, sino además en la ausencia del mismo Polanski del espacio de las galas que concluyó con la recepción del premio por parte de su esposa, Emmannuelle Seigner, quien ha  sido protagonista de algunas de sus películas. El ojo avisado indica que al tomar el caso del capitán francés judío y acusado de espía de manera injusta, se traza un paralelo distante con el propio caso del consagrado director, al poner sobre la mesa de nuevo el antisemitismo supérstite y a sus víctimas.  La película aparece con dos nombres, uno de ellos es “J´acusse”.  

Ese “yo acuso” fue el artículo que publicó Emile Zola en París para destapar la injusticia perpetrada por la alta oficialidad del ejército francés y amparada por el resto del Estado, para condenar al oficial subalterno Alfred Dreyfus, quien terminó condenado y remitido a  la Isla del Diablo en la Guayana francesa, a fines del siglo XIX. Su crimen no fue ser espía al servicio de Alemania sino el de ser judío. La puesta sobre la mesa del tema  por  parte de Zola concluyó en la reivindicación del militar francés quien murió en 1935. La crítica subliminal de Polanski con esta película, según se dice en pasillos, es al poder de Hollywood que lo habría abandonado  a su suerte. Hay quienes aseguran que de no haber sido por la victimización continuada contra el  director de la película, esta hubiese sido la gran vencedora en la edición 76 de la Mostra veneciana. La trama  de lo ocurrido en esta versión del festival veneciano deja a otro reconciliado distante de lo ocurrido con Polanski. Se trata de Pedro Almodóvar, quien regresó a Venecia para recibir el león dorado a toda una carrera como realizador, acontecimiento que aprovechó para expresar su admiración por los argentinos y su cine.

    

 

T. Phillips (izq.) - J. Phoenix ("Joker" / centro) - P. Almodóvar (der.)

----------------------

Pero el cine de América Latina llegó con gran despliegue y se fue con las manos vacías. Tampoco es que hubiese expectativas mayores al respecto, aunque la presencia de lo hispano fue relevante en las diferentes exhibiciones, incluidas las de la puja por los mejores premios. Ahí estuvieron el chileno Pablo Larraín, con “Ema”, y el colombiano Ciro Guerra con “Esperando a los bárbaros”. El primero  ya es un habitual en estos  encuentros mundiales y carga sus repetidas nominaciones al Oscar, entre otros factores de distinción. La historia que ahora llevó al cine muestra a una mujer joven dentro de una transición generacional que no ahorra los conflictos de la nueva conformación familiar que desecha los modelos tradicionales, pero que al tiempo carga con los problemas emocionales que siempre han sido. El colombiano llegó con una adaptación de la novela del sudafricano y Nobel William Coetzee, que tiene entre su lista de actores a alguien llamado Johnny Depp. Penélope Cruz, por su lado y como protagonista de “Wasp network”, llevó una saga sobre las entrañas del poder cubano y sus pujas entre espías con los Estados unidos.

La dirigió el francés Olivier Assayas y, como las  otras, se fue con el  premio consuelo de haber estado  entre las dos decenas largas de filmes que compitieron. No fue lo único de relativa actualidad -debe considerarse que el tema de los espías cubanos se sitúa en la década de los 90- sino que la Rusia de Putin también hizo presencia con el documental “Citizen K”. El trabajo alude a la corrupción que envolvió al gigante euroasiático luego de desparecida la añorada, por algunos, Unión Soviética. Es la historia de uno de los nuevos ricos cuyo poder creció a la sombra del zar secular que se empoderó con aquellos magnates emergentes, luego de desplazado el beodo líder Boris Yeltsin. Aquel aparecido que completó la transición a una realidad aún en proceso. Todo va bien para esas fortunas hechas del día a la noche, en este caso con el petróleo y el gas, hasta que caen en desgracia con el amo del Kremlin. El protagonista del relato hoy vive en el exilio, luego de pagar diez años de prisión. Se trata de Mijaíl Jodorkovski quien estuvo en Venecia para hablar de su caso, aunque no explicó cuánto acumuló durante el tiempo en que fue mimado por Moscú. La película testimonio y fuera de concurso fue dirigida por Alex Gibney (aresprensa). 

--------

VÍNCULOVENECIA: HORA DE LA MOSTRA   
Actualizado: domingo 08 septiembre 2019 19:22
Articulos relacionados: CUARÓN, EL LEÓN DE ORO LEONARDO DA VINCI, EL GENIO REVIVE EN CINE EL DORADO LEÓN QUEDÓ EN ITALIA JOSÉ NAPOLEÓN DUARTE: "EL TURISMO ES UN ARTE DEL ALMA" ARGENTINA: "LA ARMADA BRANCALEONE" LEONARDO FAVIO: EL ADIÓS A UN GRANDE DEL CINE LATINO LEÓN DORADO PARA COREA EN EDICIÓN 69 DE LA MOSTRA VENECIANA VENECIA: UN LEÓN DE ORO PARA EL OSO RUSO SORPRESIVO LEÓN DE ORO EN VENECIA
mostra venecia 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 100

¡SÍGANOS Y COMENTE!