logo_aresprensa_notas
LEONARDO DA VINCI, EL GENIO REVIVE EN CINE

Publicado el 06 de julio de 2016 / 16.00 horas, en Bogotá D.C.

LEONARDO DA VINCI, EL GENIO REVIVE EN CINE

 Vi en preestreno a Leonardo. Una auténtica maravilla que retrotrae a lo más selecto de la obra de este gran artista que más que italiano respondía a los cánones renacentistas de Milán, la bellísima capital de Lombardía. Es este un trabajo que deslumbra, del director Luca Lucini, y que se presenta con el nombre de “Leonardo Da Vinci, el genio en Milán”. Presencié antes el homenaje que Lucini le hizo a La Scala, ese templo en presencia de la ópera y el ballet, sin excluir la música. Así pude apreciar que la línea de calidad en la realización se mantiene firme. Esta vez la dirección de Lucini fue compartida con Nico Malaspina. Ambos proponen una suerte de visita guiada que fue filmada con tecnología de punta, puesta al servicio de la exploración inquisitiva de las obras maestras realizadas por Da Vinci. Ello con el fin de poder profundizar en suspicaces situaciones y detalles vitales del entorno de Leonardo que el gran público desconoce, relacionados no solo con la técnica en sí misma de la pintura o del dibujo, sino con las historias que anteceden o derivan de dichas obras. Igualmente aparecen las últimas investigaciones a cargo de los curadores y científicos, realizadas por eruditos, luego de dedicarle seis años de estudios a esta monumental epopeya artística que termina en trama de documental cinematográfico.

Escribe: Santiago Nemirovsky

 


La postura de Lucini re-enfatiza la disposición del director lombardo en aclarar que estos personajes son de Milán, aun cuando da Vinci nació en la villa que le dio un apellido como una suerte de patronímico en uso para la época, pues su padre jamás lo reconoció de manera legal, aunque sí en lo social. La trama se desarrolla en el ámbito de una ciudad-estado notoriamente diferenciada del resto de Europa. Estos hombres y mujeres hicieron hincapié con un concepto político cultural interesante y muy avanzado para la época. En aquel entonces lo que se hacía en la mayor parte de Europa era organizar guerras, de mayor o menor tamaño, pero guerras al fin. Ludovico Sforza decide no apostar en ese juego y dedicar su dinero para ubicar al arte en el podio más alto. Sforza es quien cree en Leonardo y lo contrata. Lucini nos lleva de la mano hasta la fantástica Milán de ese tiempo, ciudad en la que da Vinci vivió y desarrolló ideas, proyectos y obras por veinte años, en el cobijo de la corte del noble milanés

Ese periodo resultó ser un ciclo fértil en la vida de Leonardo y con grandes misterios. En dicho período el artista lograría realizar algunos de sus inventos emblemáticos y las pinturas más reconocidas. Allí aparece rodeado de anécdotas simpáticas, que demuestran aspectos importantes tanto de su vida como de su arte. Creó inventos que impresionaron de manera fuerte a la sociedad de la época, para la guerra y para volar, entre otros. La alusión a las leyendas que rodean su vida y su tiempo, se plasman de manera fehaciente en un periplo cinematográfico impresionante, que enfatiza -como lo haría el Visconti con su “Muerte en Venecia”- la exaltación de la belleza inherente a su arte. Este filme comienza con unas imágenes sobre la forma peculiar de empacar una obra maestra. Un proceso delicado en los detalles de su eximio cuidado y el transporte, hasta la exposición de la muestra leonardiana

Al partir de la mayor muestra que se formalizó sobre este genio del Renacimiento, bajo el nombre de “Leonardo Da Vinci, el genio en Milán” y se presentó en la sede del Palacio Real en paralelo con la Exposición Universal de 2015, se pudo conocer y disfrutar toda la grandeza de ese creador de una manera nunca antes vista. Desde el conocimiento de su extensa obra se llega a la conclusión, facilitada por el filme, de que es correcto considerar a Leonardo como el gran humanista de su tiempo y del devenir. El trabajo fílmico tiene detalles sublimes, como ese de la representación de Ludovico Sforza -con el actor maquillado y vestido a la usanza de la época- y su relato en primera persona con la confesión de la admiración sin restricciones que sentía por Da VInci. Motivo por el cual decide contratarlo y ejercer un mecenazgo extenso en el tiempo y para nada limitado en los recursos que necesitaban, tanto el artista como su grupo de trabajo

En un momento, Sforza alude a su padre fallecido como “un gran hombre” y responsable de su formación, a quien Sforza quiere dedicarle una estatua en bronce, para la memoria en la posteridad. Algo obvio para un mecenas con la fortuna y posición que tuvo el milanés. El duque Sforza dice: “…y como no podía ser de otra manera se la encargué a Leonardo...". Fue un gran sueño para Ludovico, pero "¡...Leonardo...jamás la realizó…!" Esa cita nos muestra a ese artista elevado que, a veces, estaba más allá de los encargos, volando más alto que el resto al precio de quedar mal y despreocupado ante los afanes de su mecenas. Cabe acotar que los 7 personajes que aparecen en la actuación son adorables, supremamente bien caracterizados. Su actuación, con el castingadecuado, tanto como en la forma en que son ubicadas las caracterizaciones dentro del encadenamiento temporal y localización de las obras de Leonardo, están por fuera de todo reproche crítico.

LEONARDO, circa 1490

Anécdotas como la señalada son verdaderos manjares para el espectador que encuentra en el relato fílmico a un ser humano con sus limitaciones de hombre común. Se muestra también que los artistas menores eran mucho más cumplidos que él, pero ninguno de ellos se acercaba a su genio, aunque le sacaron buen provecho y alguno incluso recibió de manera sugestiva lo mejor de la herencia del maestro. Los actores que hicieron estos personajes merecen una mención especial. Ellos son: Cristiana Capotondi, Paolo Briguglia, Vincenzo Amato, Alessandro Haber y Gabriella Pession. Cada uno tuvo la responsabilidad de interpretar a prominentes personajes de la época que se cruzaron y de alguna manera influyeron en la vida del gran artista. A través de ellos es posible conocer a Ludovico “El Moro”, el aprendiz “Salai”, Rafaello, Donato Bramante, Isabel de Este, Vincenzo Bandello y el conde Franceso Melzi. 

Es cine documental actuado que no solo se circunscribe a la exposición del Palacio Real, pues se torna en una visita guiada que se cumplimenta con la adición de otras obras y trazos vitales de Da Vinci, que se encuentran en Milán. Entre ellas, la legendaria “Ultima Cena en Santa Maria delle Grazie”, con sus detalles de la hechura y los problemas del posterior mantenimiento ante el peligro no solo del paso del tiempo sino de la mano del hombre. También aparece el “Códice Atlántico” de la pinacoteca Ambrosiana y los experimentos audaces de ingeniería mecánica, del Museo de Ciencia y Tecnología. A eso se agregan los estudios de anatomía, con su célebre “Hombre de Vitruvio”, entre otros grandes proyectos reconocidos. Cabe acotar que Leonardo recibió formación artistica en Florencia, más exactamente en el taller de Andrea de Verrochio, después de aprender las primeras letras en la casa paterna y sin pisar universidad alguna

Sus primeras grandes obras se hicieron en Milán durante el período de las dos décadas que vivió bajo el mecenazgo de Ludovico Sforza. Tras ese mecenazgo se dirigió a Roma y trabajó para Julio de Medicis. Después de esa etapa crepuscular pasó sus últimos años en Francia, bajo la protección de Francisco I. La película pone así de relieve a los lugares más importantes donde el artista realizó su obra. Entre ellos, el Viñedo de Leonardo, la Pinacoteca Ambrosiana, los Canales Navigli, la Casa Atellani, la Iglesia San Sátiro, los castillos Sforza y Borromeo y la Plaza de La ScalaAparece además, el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología “Leonardo Da Vinci”, el Palacio Royal, la Bicocca degli Arcimboldi y la Basílica de Santa Maria delle GrazieEsos son los escenarios de este viaje exclusivo

Los realizadores hicieron uso de una herramienta atractiva para el relato, como lo es la entrevista. Es por eso que allí aparecen expertos en arte reconocidos y especializados en la obra de Leonardo. Entre ellos, Pietro Marani y María Teresa Fiorio, comisarios de la exposición “Leonardo Da Vinci: 1452-1519”; Vittorio Sgarbi, historiador y crítico de arte; Richard Schofield, profesor de Historia de Arquitectura en la Universidad IUAV de Venecia; Claudio Giorgione, curador del Museo de Arte y Tecnología de Milán. En esa lista está además la biógrafa Daniela Pizzagalli y Jacopo Ghilardotti; este último escritor del libro “Casa y viñedo de Leonardo Attelani”. El documental revive la trayectoria de este creador que consagró su vida a las artes y a la investigación científica. Un hombre eminente que hoy es reconocido como un genio: pintor, arquitecto, científico, ingeniero, escultor, filósofo, anatomista, músico, escritor, urbanista e inventor, Leonardo Da Vinci -como polímata*- superó en visión a todos los de su tiempo (aresprensa). 

------- 

* Un polímata es un experto en diversos temas, un vocablo que también se entiende con la expresión “espíritu renacentista”. Un polímata no es un erudito en sentido estricto y Leonardo jamás lo fue.

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: CÉZANNE EN CINE, GOZNE HISTÓRICO EROS Y ALMA EN CINE OSCAR 90, IMPUGNACIÓN AL BUEN CINE MAR DEL PLATA: EL CINE INICIÓ EL VERANO BOTTICELLI EN PANTALLA / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P LAV DIAZ, RARA AVIS DEL CINE CINE COLOMBIANO EN MANILA FESTIVAL DE CINE INICIÓ EL VERANO EN MAR DEL PLATA LEONARDO FAVIO: EL ADIÓS A UN GRANDE DEL CINE LATINO 50 AÑOS DE CINE CON JAMES BOND
15ª. EDICIÓN DEL IBEROAMERICANO DE TEATRO

Visitas acumuladas para esta nota: 1142

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!