logo_aresprensa_notas
LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN

LETRAS // Publicado el 07 de octubre de 2018 //  09.30 horas, en Bogotá D.C.

Avanza el 12° Festival para Niños y Jóvenes 

LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN 

Es un plan estratégico y por ello de largo plazo. Se trata de que aquellos que empiezan a vivir se unten de libros o al menos comiencen a transitar la vida con un toque de lectura más inducida por el placer espontáneo que por obligación. La Cámara colombiana del libro lanzó desde el inicio de este mes el décimo segundo festival del libro para niños y jóvenes. Descentralizado, a diferencia de la tradicional y anual Feria del Libro (Filbo). La convergencia múltiple se desarrolla desde el recién pasado 3 de octubre hasta el por ahora distante día 31. Vale decir hasta la también tradicional jornada de celebración a los niños, en el país andino. Es un largo programa con dos centenares de actividades que se llevarán a cabo en 60 puntos de la urbe y de sus cercanías. Además de la Cámara, también abandera este proyecto en marcha el instituto distrital que se encarga de estos temas desde el Estado (Idartes). No se descubre la pólvora con la idea de acercar el libro al niño y al joven pero sí lo es la persistencia en un esquema que pretende que, hacia un optimista futuro, estos empeños sirvan para convertir a Colombia en una orgullosa sociedad de lectores adultos. Un ingrediente básico par poder decir algún día que la sociedad comprometida en el propósito es de “ciudadanos en modernidad. 

Aunque eso no ocurriese por ahora y el porvenir imaginado demorase más en concretarse, igual valdría la pena insistir en el esfuerzo, tal como se ha hecho desde hace más de una década. En la ocasión, la carta de oferta tanto al aire libre como en espacio cerrado ofrece, por ejemplo, talleres, conferencias, didácticas sencillas y rápidas para los chicos siempre curiosos y en la búsqueda de estímulos gratificantes. Presente y a veces de manera implícita está allí el libro y su reconocida manera de abrir mundos para quien lo requiere, sin más ambiciones que su estridente silencio sólo perceptible por quien abre sus hojas y palabra a palabra desgrana sus significados cerrados por las tapas de cada ejemplar abierto. Claro está que hoy por hoy no es solo el soporte físico en papel lo que identifica al libro, aunque se lo siga ligando con una tradición de siglos, pues los formatos electrónico pueden suplir con suficiencia a esa tradición arraigada.  

No solo el mundo menudo está convocado a estas jornadas numerosas que para nada excluyen la lúdica. También fueron convocados los libreros -gente de oficio y sacrificio comercial- y otros profesionales especializados en literatura infantil. Se trata de que aquellos que saben de un tema para nada fácil puedan compartir sus experiencias con otros que quieran ampliar el escenario de la producción de letras para los que empiezan a vivir y a develar mundos y expectativas. En ese plan están previstas dos jornadas específicas bajo el nombre de Encuentro de libreros, quienes darán paso a la reflexión de estímulo a la aventura de producir símbolos y letras que en la alquimia de la imaginación creativa puedan generar nuevos lectores entre los públicos juveniles e infantiles. Esos que tienen el hambre natural por experiencias renovadas de manera permanente. Este segmento del programa tiene a una invitada estelar: Ana Garralón, experta española fundadora de la librería La Fabulosa, situada en Madrid, quien realizará visitas de asesoría en al menos 16 puntos de venta especializados, y en compañía de colegas locales

Una de las más importantes novedades que tendrá esta programación es el Seminario de Literatura Juvenil en su versión inaugural. Se realizará en parte de las últimas jornadas, entre el 23 y el 26 de octubre. Se pretende en este espacio reunir y abrir tanto la reflexión como el debate, además de ordenar propuestas orientadoras, sobre los horizontes y problemas que plantea este campo de la industria cultural alrededor del libro. El escenario tendrá tres ejes principales de abordaje: ¿cómo se escribe la literatura juvenil?, ¿cómo se edita la literatura juvenil? y ¿cómo se edita la literatura juvenil?; una suerte de tridente temático que aspira a brindar una mirada integral sobre un desafío importante: el crecimiento cualitativo de la apuesta hacia el potencial exigido, en lo que hace a un eventual desarrollo y proyección que no da espera sobre la relación libro-lector. Este insumo social que es el “leer más“, resulta ser básico en la concepción de una política integral dirigida al estímulo a la lectura para públicos no siempre convergentes hacia ese propósito, aunque sobre todo a la posibilidad de dejar dejar semillas y brotes en germinación futura, que beneficien a los lectores en promesa que son los niños y los jóvenes.   

Hace unas tres décadas el chileno José Joaquín Brunner lanzó la idea de que los latinoamericanos habían ingresado a la Modernidad no por una puerta abierta de par en par, fruto de la colonización europea, sino más bien de costado y por una entrada a medias. Una de esas evidencias es la difícil afición a la lectura de los latinoamericanos en general, aunque hay países -muy pocos en la región- que tienen una inclinación aceptable de acceso a los libros, aunque aún no suficiente. Eso es una rémora que pone a nuestras sociedades en situación de retraso y en dificultades de disposición a la competitividad en tiempos de globalización. Eso es lo que hace que el Estado y las entidades que tienen intereses directos en este campo, hagan posible la apertura de nuevas y mejores vías que faciliten el acceso a la lecturabilidad masiva y se pretende afinar políticas al respecto. Razones de política superior que también articulen la mencionada afición con los desarrollos tecnológicos afines. El colombo hispano Jesús Martín- Barbero, también hace unos treinta años, anticipó que el ingreso de las tecnologías digitales cambiaría las formas de acceso a los textos. 

Eso se dijo en un artículo que apareció bajo el título de “Nuevas formas de leer” y las cosas desde entonces no han cambiado mucho al respecto aunque sí se han  ampliado y multiplicado, lo que ensancha las posibilidades de inmersión en la lectura. Eso no ha destronado al rey de la escena, que es el libro en soporte físico, sino que abrió otros caminos para llegar al recurso. El Festival en desarrollo tendrá dos cierres en simultáneo y eso es lo que exige una urbe con las dimensiones de la capital colombiana. Uno se hará en el sector llamado Park Way, cercano al centro de la ciudad, y el otro en el norte, llamado Parque de la 93. En esa jornada, la postrera del mes, habrá actividades lúdicas que sin dejar de ser didácticas abrirán la llave a una mayor expansión al divertimento. Habrá sesiones de ilustración en vivo, danza, teatro y también encuentros con autores de literatura específica para el público convocado a este encuentro. Pero ahí no terminará todo pues el Festival tiene una mayor amplitud territorial programada, que hace un esguince a un eventual señalamiento de centralización: habrá actividades paralelas en otras ciudades del país, tales como Bucaramanga, Ipiales y Medellín (aresprensa).   

--------

VÍNCULO DIRECTOSE INICIA LA FILBO 2018  
Actualizado: domingo 07 octubre 2018 09:43
Related Articles: SOL NEGRO PARA MACRI UN VIRAJE PARA MÉXICO SANTA ANA ESCRIBE PARA INTERPELAR TRES PASOS PARA EL CIERRE PALMA DE ORO PARA SUECIA ECUADOR: UN PASO PARA QUE NADA CAMBIE PRIMER AÑO GRIS PARA MACRI "LA AUDIENCIA", UNA REINA PARA VER BUENOS AIRES CERRÓ SUS LIBROS BUENOS AIRES ABRIÓ SUS LIBROS
cámara colombiana del libro festival

Visitas acumuladas para esta nota: 178

¡SÍGANOS Y COMENTE!