logo_aresprensa_notas
LLEGA EL PERÚ, INVITADO A LA VITRINA

HEDONISMO  //  TURISMO  //  Publicado el 23 de febrero de 2020  //  14.45 horas, en Bogotá D.C.

 

LLEGA EL PERÚ, INVITADO A LA VITRINA 

 

Dentro de inquietudes apenas disimuladas y generalizadas por la epidemia surgida en China al inicio del año, se realizará en Bogotá la tradicional Vitrina Turística, que llega en este 2020 a su edición 39. Para la ocasión, los dos invitados especiales al encuentro internacional son el Perú, y Villavicencio, este último como representante local. La organización del evento, a cargo de la asociación nacional de agencias de viajes y turismo, Anato, prevé que unos 20 mil profesionales vinculados con el área se hagan presentes en esta acreditada feria. Los organizadores informaron además en las jornadas previas a la inauguración, que la Vitrina aumentará la superficie de exhibición y que habrá más de dos decenas de nuevos expositores en el abanico de unos 30 países que arriban a la cita. En esa descripción aparecen unos quinientos empresarios invitados a las ruedas de negocios especializadas que se han programado, entre quienes se incluyen a un número mayor de 200, que asisten por primer vez al encuentro. En el curso de la versión del año pasado se efectuaron más de 5 mil citas de negocios y se calcula que el crecimiento de los dos últimos ejercicios similares marcará un crecimiento de más del 50 por ciento. El despliegue previsto y a desarrollarse en el recinto ferial de Corferias, en el centro occidente de Bogotá, se llevará adelante entre el 26 y el 28 de febrero.

 

Lo que está ocurriendo en el mundo no ha recibido la menor alusión en estos días previos a la convergencia internacional, por parte de los organizadores. De alguna manera puede entenderse ese mutismo provocado sobre la plaga del coronavirus, que puede impactar de manera importante la evolución positiva que ha tenido el turismo internacional en los últimos tiempos. La economía China estornuda con la epidemia y eso hace replegar las cifras de esta gigantesca economía y a la del mundo en iguales proporciones, como comienza a palparse. El turismo es uno de los indicadores más sensibles a una circunstancia adversa como la que es evidente, sobre todo porque el impacto directo de la patología ya llegó al Medio Oriente y a Europa. Las excursiones programadas y los cruceros, tal como se ve en los medios de comunicación, provocan una reversa en la voluntad de programar un viaje a las zonas del mundo donde la enfermedad se expande. Mientras la amenaza crece la Vitrina levanta sus números con optimismo, y no puede hacer otra cosa. El turismo es una forma de celebración de la vida plena en modernidad y de exaltación del hedonismo contemporáneo. 

En ese escenario previo al golpe de la epidemia, el crecimiento de la actividad turística, solo en Colombia y en vínculo con la misma dinámica en la región, aumentó en el último año más de un 4 por ciento. Incluso la inquietud social del país cafetero en el último tramo del año pasado, no pareció afectar los planes de descanso, movilización y actividades vinculadas con el turismo, las que ya estaban programadas por los colombianos desde antes de finalizar el ciclo anual. La Organización Mundial del Turismo (OMT) informó un crecimiento similar al de Colombia en lo que hace a viajeros con apetencias y expectativas turísticas, que recorrieron el mundo durante el 2019. Eso ocurrió en el cierre del ejercicio inmediato y anterior a las malas noticias que surgieron de Wuhan en diciembre. También antes de eso, el flujo de turistas solo a la región Asia-Pacífico,había crecido un 5 por ciento durante el periodo señalado. El conjunto de circunstancias negativas se supone que impactarán de forma seria las cifras presentes y venideras, no solo en el Extremo Oriente. 

También los efectos se sentirán en regiones como Europa, Medio Oriente y el África, donde ya comenzaron a sumarse las primeras víctimas. Hasta el momento y en contrario, América Latina aparece distanciada de los efectos de la pandemia y, aunque nadie pueda asegurar algo al respecto, las evidencias señalan la presencia de una aprensión obvia, pero nada más. Es por eso que la convergencia internacional que se abre en este fin de febrero en Bogotá, se realizará dentro del aliento positivo que marcan las cifras y tendencias vigentes, ello no obstante la eventual aparición de algún cisne negro en la región que pudiese llegar desde las principales zonas del mundo afectadas por el virus. La cita prevista incluye el pasar revista a innovaciones tales como el “turismo de paz y comunitario”, vinculado con el proceso de pacificación que se cumple en Colombia. Esto además de quedar en observación la llamada cadena de “pueblos patrimonio” y el emergente “turismo naranja”. 

Es en esa línea que aparece Villavicencio, como capital del oriental departamento del Meta y principal ciudad de los conocidos llanos orientales del país cafetero. Es una  extensa zona plana, feraz y de esplendor tropical, que se extiende hasta más allá de la frontera con Venezuela y que ha sido una de las más golpeadas por lo que fue la confrontación amada interna con la organización Farc. A raíz de la dejación de amas de este grupo que fue ilegal, los responsables locales han encontrado una rica veta de generación de riqueza simbólica y de capital social en el turismo, pues toda la región tiene potencial suficiente para ello. Un conjunto de herramientas y valores agregados se encuentran ahora en desarrollo para aprovechar la oportunidad de asegurar planes de largo plazo. Estos se encuentran en aplicación, con el apoyo de las autoridades especializadas. Eso según lo informado por los organizadores de la Vitrina Turística. El flujo de visitantes internacionales se incrementa con vigor hacia esa gran porción de territorio y oferta turística colombiana. Visitantes de Estados Unidos, México y Ecuador son los más frecuentes turistas que concurren a conocer la belleza de los llanos colombianos. 

El otro foco de atención de esta Vitrina 2020, el Perú, se apresta para informar sobre las novedades que incrementan su reconocido y acreditado patrimonio turístico, que ya no solo se basa en su riqueza cultural, histórica y arqueológica. También está en los fundamentos de su gastronomía ya famosa en el mundo, y los agregados de una modernidad afirmada. Vale precisar que entre el Perú y Colombia se movilizaron en el periodo anual inmediato casi un millón de pasajeros, en especial por vía aérea pues entre las capitales de ambos países y entre Bogotá y el Cuzco, sumadas, están vigentes 81 frecuencias de vuelo semanales. Entre los flujos turísticos internos de Sudamérica hacia Colombia, la Argentina ocupa el primer lugar y el segundo es el invitado Perú, con casi 200 mil viajeros al año, en cifras recientes. La delegación peruana está integrada por unas 40 empresas del sector, además del colorido de su folclore y comida típica, que se exhibirá en los espacios abiertos durante los días de Feria. En tiempos recientes la nación de ancestro incaico ha estimulado el turismo de interés académico y de convenciones, en buena medida con base en el agregado -para el caso- del desplazamiento paralelo a sus principales centros de interés ancestral y arqueológico (aresprensa).          

Actualizado: domingo 23 febrero 2020 13:51
Articulos relacionados: UNA VITRINA DESPREOCUPADA VITRINA A LA VISTA SE ABRIÓ LA VITRINA 2018 LLEGA A COLOMBIA EL PAPA PERONISTA VITRINA CON BRILLOS, LUNARES Y MANCHAS VITRINA CON BRILLOS, LUNARES Y MANCHAS / TURISMO / HEDONISMO / LOM SE ILUMINA LA VITRINA TURÍSTICA LLEGA TRUMP PERÚ ELIGIÓ, SERENO EDICIÓN 35 DE LA VITRINA TURÍSTICA
bogotá vitrina turística 2020

Visitas acumuladas para esta nota: 825

¡SÍGANOS Y COMENTE!