logo_aresprensa_notas
LOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO III

Publicado el 09 de enero de 2018 // 16.20 horas, en Bogotá D.C.

LOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO III

Mientras Cristina Fernández encontraba un hueco de refugio en el senado argentino, con los votos que le dieron sus devotos en las recientes elecciones de octubre de 2017 -junto con algunos de los que integran su banda delictiva- la lenta justicia del país la cercaba con un pedido de captura, entre otros requerimientos de caución. En tanto, caían presos en sucesión más de 20 integrantes de su entorno, cómplices y operadores en el largo y profundo latrocinio al Estado perpetrado por la gestion del matrimonio Kirchner. La saga de la “asociación ilegal” -según la denominación que al respecto manejan el código penal y los jueces argentinos- ejercida durante la aministración de esta familia ha tenido un verdadero giro copernicano, para nada sorprendente.  Al tiempo y en los últimos días del año que acaba de concluir, luego del trámite de las leyes de ajuste remitidas por el gobierno de Mauricio Macri al Congreso, la violencia de los grupos extremistas se tomó las calles de Buenos Aires, alentados por la planeación estratégica de los secundones de la expresidente en un nuevo intento fallido de producir  el debilitamiento y eventual caída de las autoridades vigentes. Así se cerró el año de tensiones en la Argentina, en donde unos buscan reorientar el país por senderos de normalidad política e institucional, en tanto que los otros pretenden volverlo a llevar al desatino de la desestabilización, el saqueo y la confrontación interna.

Escribe: Néstor DÍAZ VIDELA

El pedido de captura efectuado por el juez Claudio Bonadío fue ratificado por la instancia superior de la Sala II de la Cámara federal y sólo fue negado en esa altura del aparato judicial un elemento de lo requerido por el juez: la condición de traidora a su patria que acompañaba la integralidad de la causa sustentada en larga pesquisa. El trámite fue acompañado del pedido de desafuero de la exmandataria en el Senado cuya investidura asumió en fecha reciente, para proceder a su prisión preventiva. Esto último no es fácil y por ahora resulta poco probable que el más alto nivel del poder legislativo se dé curso a la vía para la pérdida de fueros de la senadora Fernández, por la indignidad que cargan los delitos que la señalan.  En el entretanto y tal como es la línea de estos personajes en la región, los inculpados en larga lista que encabeza  Fernández alegan persecución política, en lugar de responder de manera puntual a las pruebas que respaldan las acciones judiciales.  

En todo caso, para que se defina en la instancia legislativa la suerte de la expresidente pasará al menos el primer semestre completo de este 2018. El tema de un memorando de entendimiento con la República Islámica de Irán por el salvaje atentado terrorista contra la mutual judía argentina, AMIA -señalado como un proceso de impunidad que pretendía dejar a salvo a los iraníes acusados de participar en el atentado efectuado en 1994- es una pero no la única causa que compromete a Fernández, a su familia y a los exfuncionarios y “socios” cómplices del saqueo al Estado durante más de dos décadas. El atropello y vaciamiento del tesoro público comenzó de manera estructural con el acceso al poder nacional de Néstor Kirchner, como presidente de los argentinos, en 2003, pero ya se había iniciado como prueba piloto durante el gobierno de este en la patagónica provincia de Santa Cruz, en el extremo sur del continente, desde una década antes.

En aquella distante provincia, destacada por su bajo número de habitantes, temperaturas extremas durante el invierno y paisajes incomparables en sus hielos y cordilleras, los Kirchner reinaron entre 1987 y 2003. Primero Néstor ganó en elecciones la intendencia -alcaldía- de Río Gallegos, capital de la provincia y luego la gobernación. En ese lapso su mujer, Cristina, fue diputada y senadora por la distante jurisdicción -Río Gallegos se encuentra a más de 2 mil quinientos quilómetros de la capital federal- y fue apuntalando la carrera de su marido que no ocultaba su intención de hacerse con la presidencia del país, aunque sus opciones eran limitadas por su escaso peso político inicial. Allí se inició la parábola de la megacorrupción y la conformación del tejido de complicidades para el manejo de fondos públicos como si fuesen privados, además de la exacción de la hacienda estatal. Kirchner como gobernador santacruceño manejó las regalías petroleras que pagó la nación a Santa Cruz, por más de 650 millones de dólares, en cuentas personales cifradas y con recorrido por paraísos fiscales.           

Más adelante, también en Santa Cruz y luego en la Nación, los contratos de obras públicas y los sobrecostos de los mismos hicieron crecer de manera geométrica el patrimonio de la pareja primero y de algunos allegados afortunados en la patria chica patagónica, que se trasladaron a cargos nacionales para seguir la  operación de esquilme al patrimonio ciudadano. Pero esa no fue la única fuente de recursos ilícitos en provecho propio, después las vertientes crecieron con negocios petroleros, de juego y de otros frentes licitatorios y de concesiones que se prodigaron sin límites de apariencia y sustancia durante los tres mandatos presidenciales, tanto de Néstor -fallecido en 2010- como de su consorte Cristina. Una verdadera “piñata”, al estilo de las lecciones que al respecto ha brindado el nepótico sandinismo nicaragüense y el más cercano chavismo venezolano, en lo que hace a estrategias de corrupción.

Todos ellos blindados y enmascarados en un presunto discurso reivindicativo y “revolucionario”, con nostalgia de evocación estalinista y castrista, entre otras mezclas de parecido talante y racionalidad perversa. Una estimación gruesa del saqueo generalizado estima que en doce años de gestión de la pareja presidencial se perdieron en sus bolsillos y en los de otros integrantes de la cadena, unos 120 mil millones de dólares que eran parte de la riqueza generada por los argentinos en esa década larga. Esa cifra de escalofrío la brindó al promediar el 2016, el empresario Leonardo Fariña, preso hasta hoy desde esos tiempos y parte subalterna pero activa en el latrocinio serial al Estado que protagonizó la banda encaramada en el poder y controlada desde la Casa Rosada.  Desde entonces ha ido a parar tras las rejas una parte importante de los principales cabecillas que rodeaban a los Kirchner, con funciones de gobierno o sin ella. Durante mucho tiempo sus cercanos y ellos mismos creyeron que su impunidad sería eterna. En buena medida fue por eso que la cleptocracia siniestra de los Kirchner y de sus socios no tuvo límites (aresprensa). 

--------

VÍNCULO DIRECTOLOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO II // CHILE: PÉNDULO DEMOCRÁTICO // MEDIO MILENIO DE LA REFORMA // EL "CHE", MEDIO SIGLO DESPUÉS      
Actualizado: martes 09 enero 2018 15:58
Related Articles: LOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO II LOS KIRCHNER: EL HAMPA COMO RAZÓN DE ESTADO ESTADOS UNIDOS, EL HARTAZGO DE LOS VOTANTES EL HAMPA ARBITRAL EL PRINCIPITO: VISIBLE PARA EL CORAZÓN GABRIELA ALEMÁN: "ESCRIBIR ES COMO RESPIRAR" GABRIELA ALEMÁN: "ESCRIBIR ES COMO RESPIRAR" / LETRAS / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P JULIO A. ROCA Y EL HAMPA REVISIONISTA ESTADOS UNIDOS: LOS LATINOS Y EL ACTUAL CONGRESO LA SELECCIÓN DE FÚTBOL COMO SÍNTESIS DE UNIDAD NACIONAL
cristina fernández nestor kirchner mauricio macri

Visitas acumuladas para esta nota: 306

¡SÍGANOS Y COMENTE!