logo_aresprensa_notas
LOS PARADIGMAS GEOPOLÍTICOS ACTUALES Y EL TLC PENDIENTE ENTRE COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS

Publicado el 30 de mayo de 2008 / 15.18 hora de Bogotá D.C. / Archivado el 05 de noviembre de 2008

LOS PARADIGMAS GEOPOLÍTICOS ACTUALES Y EL TLC PENDIENTE ENTRE COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS

 

No tiene fundamento firme la preocupación de Colombia por el debate político de los Estados Unidos y sus consecuencias hacia el futuro próximo de las relaciones entre los dos países. El manejo histórico de los vínculos internacionales de los norteamericanos, en general, no se despega de la actitud pragmática que, como corriente de pensamiento y cultura, ha guiado los imaginarios de este pueblo desde sus orígenes como nación. Eso permite suponer que la decisión de congelar la ratificación  del Tratado de Libre Comercio con Colombia es una consideración de coyuntura y no estratégica. Los vientos que soplen, desde  noviembre de este año, favorecerán la ratificación del acuerdo con su aliado de Sudamérica, sin importar quién gane las elecciones presidenciales. La próxima línea diplomática de la Casa Blanca obrará en consecuencia con su principal paradigma contemporáneo hacia el exterior, que es política de Estado de Washington: la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Para la visión de mundo sajona aquello que conviene es lo que, convertido en norma ética, debe guiar sus acciones. Existe una unidad adaptable entre valores y circunstancias. Esa visión no diferencia a la acción frente a la situación, ni tampoco a la elaboración subjetiva con la realidad que, en la concepción pragmática, se asimila con la verdad. No en una verdad distante, a alcanzar, como sugiere aquella metafísica valorativa apartada de la manera como los sajones miran el mundo. La mirada de mundo de los latinos, en cambio,  está más vinculada con aquella moral del deber ser.

Así entonces, no existe aquella doble moral de la que siempre se acusa al devenir del trato de los Estados Unidos con el resto del mundo, existe la pragmática. Ese es un punto importante a tener en cuenta cuando se analizan los pasos y los pisotones que pueda dar Estados Unidos, en términos de su política exterior. Ese es el norte, no solo de su geopolítica, sino que, además, es parte de su estilo cotidiano para moverse en la vida.  

LOS PARADIGMAS

Los principales paradigmas actuales que guían a las zonas de integración en el  planeta, pueden perfilarse así:

  • el Asia apunta a la modernización.

 

  • Europa busca su unidad política y sostiene, como eje de manejo internacional, la defensa de los derechos humanos.

 

 

  •  Sudamérica, en tanto, permanece anclada en la defensa de la soberanía nacional.

La posición de Sudamérica en este plano destila un cierto anacronismo conceptual y de sintonía con el llamado tiempo de la integración. En efecto, todo proceso integracionista entre estados significa, de veras, resignar parcelas de soberanía nacional. 

 

Estados Unidos, por su lado, desde el hecho terrorista de la torres de Nueva York, prioriza a la defensa nacional como el alma de sus relaciones externas. En otras palabras, hoy la razón de Estado norteamericana enfatiza y tensiona al máximo ese punto que, en realidad, siempre ha sido fundamental en sus relaciones más allá de sus fronteras.

La posición demócrata actual frente a Colombia, más que a una excluyente radicalización ideológica, responde a las condiciones propias por las disputas para convencer  votantes en las primarias. Enfoque que, no es ajeno a los intereses que sobre el punto tienen organizaciones civiles y las agrupaciones sindicales que garantizan votos contantes y sonantes. Pero el próximo habitante de la Casa Blanca dejará atrás las aristas de la situación doméstica cuando deba enfrentar, por ejemplo, el gelatinoso escenario de las condiciones políticas vigentes en América Latina.

Las opciones de Washington en la región son claras, no importa que lo diga George Bush o el futuro presidente. Eso diferencia a una política de Estado hacia el  mundo, que no ha cambiado ni cambiará como direccionalidad de largo plazo, de las rencillas internas y de corto plazo. Hay un trecho largo entre unas desgastantes elecciones primarias y las responsabilidades de la primera potencia del mundo.

 

BRAZO Y MEMORIA LARGOS

 Eso no significa que el poderoso e incómodo vecino en el norte abandonará, en sus nexos con los países de la periferia, sus inquietudes más o menos permanentes, por los derechos humanos o por las relaciones de los gobiernos amigos con grupos de justicia privada. Por el contrario, esas seguirán siendo preocupaciones de primer orden pero, al tiempo, seguirá  en primer plano la idea de que en política internacional hay prioridades y miradas "con brazo y memoria largos", como lo recordó alguna vez Madeleine Albright.

Desde el final del siglo XIX esa nación siguió las directrices de la visión geopolítica de Alfred Mahan. Por esa forma de comprensión constituyó una flota de alcance estratégico global y defendió de manera recia su expansión sobre las rutas y los espacios navales que consideró vitales para su existencia. El resultado se vio, en sincronía con la concepción de Mahan, sobre Panamá, Cuba, Hawai, Puerto Rico, las Marianas y Filipinas.

De la misma manera, la famosa doctrina Monroe, tuvo menos que ver con la anfictionía bolivariana de finales de la guerra de independencia en América del Sur, que con la presencia rusa en Alaska. Vale decir, en la proximidad de lo que ellos, los norteamericanos, consideran su espacio de seguridad. 

En ese cuadro de situación, es cuestión de tiempo  ver el final del camino por la definitiva ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y los Estados Unidos. Entonces, es necesario esperar la superación de las actuales dificultades que plantean las circunstancias políticas de la parroquia norteamericana.

Tales circunstancias, para los Estados Unidos, no se prolongarán hacia el horizonte estratégico de los tiempos venideros. Esa condición, que es otra forma de mantener la rigidez estratégica en juego con la flexibilidad táctica,  se reforzará en la medida en que, en el vecindario, se profundicen los vectores que puedan afectar la sensibilidad de Washington, ante peligro de riesgos cercanos para su seguridad nacional (aresprensa.com).

EL EDITOR

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: COLOMBIA ANTÁRTICA COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO COLOMBIAMODA, EL BUEN CAMINO COLOMBIA, SE SIENTE UN FRESQUITO COLOMBIA, SORPRESAS TE DIO LA VIDA COLOMBIA: GRIETA Y APRENSIÓN COLOMBIA: SALAFISMO BUSCA NIDO LLEGA A COLOMBIA EL PAPA PERONISTA COLOMBIAMODA: FRANCIA, PRIMERA INVITADA COLOMBIA-VENEZUELA: RIESGO DE CHOQUE
LOS PARADIGMAS

Visitas acumuladas para esta nota: 2634

¡SÍGANOS Y COMENTE!