logo_aresprensa_notas
MUNDIAL DE FÚTBOL: IMPACTO EN LA ECONOMÍA SUDAFRICANA

Publicado el 29 de junio de 2010 / 22.45 hora de Bogotá D.C.

MUNDIAL DE FÚTBOL: IMPACTO EN LA ECONOMÍA SUDAFRICANA 

Siempre se plantea si es ético en un país con desarrollo relativo como Sudáfrica efectuar gigantescas inversiones de infraestructura exigidas por la FIFA para realizar un mundial de fútbol. Pero lo cierto es que el rédito positivo para el país anfitrión, éste o cualquier otro, se expresa en repercusiones directas e indirectas. Las obras de infraestructura que quedan dinamizan la economía, el turismo se incrementa y también se presentan consecuencias positivas intangibles en términos de autorreferencia: confianza colectiva en la posibilidad de emprender grandes desafíos Y repercusiones en lo que se denomina "marca país". El experto Pedro Muñoz brinda datos concretos al respecto. 

Escribe: Pedro MUÑOZ 

Sudáfrica, sede de la decimonovena edición de la Copa Mundial de Fútbol, es un país populoso: 51.2 millones de habitantes, aproximadamente, en la actualidad. El tamaño de su economía representa el 25 % del PIB del continente africano. 

El ingreso per cápita anual, expresado en dólares de Estados Unidos ajustado por paridad de poder adquisitivo, se estimaba en US$ 11.900 en el año 2005. Este dato indica que es un país que clasifica en el grupo de ingresos medianos. El sector servicios aporta el 65.1 % del PIB; la agricultura, el 3.4 % y la industria el 31.6 % restante.  

Los frutos del crecimiento económico alcanzado después de la eliminación del Apartheid no han derivado aún en una reducción significativa de la pobreza e inequidad existentes, como lo confirman los datos siguientes: el 50% de la población es pobre (porcentaje que se encuentra por debajo de la línea de la pobreza trazada a US$ 2 diarios). Mientras el decil más rico recibe el 45.9 % del Ingreso Nacional, el 10% más pobre sólo percibe el 1.1 %.  

El coeficiente de Gini (medida estadística que se utiliza para establecer qué tan equitativa es la distribución del ingreso), 0578 en el año 2007, ubica a Sudáfrica entre las naciones donde se presenta una mayor concentración de la riqueza. Por cierto, dicho valor es muy similar al de Colombia, 0576, uno de los países más inequitativos entre los de América Latina y el Caribe.  

Entre los 124 países para los cuales se calcula el Índice de Desarrollo Humano, IDH, Sudáfrica ocupa el puesto 116. Llama la atención que uno de los tres componentes de este índice, la esperanza de vida al nacer, es muy bajo: 48 años en el 2000, que se compara muy desfavorablemente con los 80 años que alcanzaban en la misma fecha los japoneses y los suecos.  

INTERROGANTE ÉTICO 

Con las anteriores cifras como telón de fondo, la realización del mayor acontecimiento deportivo a nivel mundial suscita un interrogante. El mismo que se plantea cada vez que este evento tiene lugar en algún país calificado como menos desarrollado: ante la existencia de tantas necesidades básicas insatisfechas, con tan altos índices de pobreza, e incluso de indigencia, ¿se justifica destinar recursos, escasos en términos relativos, a financiar las obras de infraestructura que se necesitan

La pregunta, que tiene indudablemente un asidero desde el punto de vista ético, confronta a importantes sectores de la opinión pública que pese a todo apoyan la realización del Mundial. Argumentan que el suceso constituye una magnífica oportunidad para impulsar el proceso de desarrollo. Sostienen que los beneficios de corto y largo plazo exceden a sus costos totales, tanto explícitos como implícitos.  

Danny Jordan, presidente del comité organizador del Mundial Sudáfrica 2010, ha afirmado, por ejemplo, que la miseria de su país no se va a aliviar con US$ 3000 millones. Según él, toda la población sudafricana, negra y blanca, se siente orgullosa de cómo se han preparado, de las infraestructuras construidas, y elogia la calidad de las obras realizadas, como aeropuertos, estadios, y el tren de alta velocidad, entre otros.  

La polémica, de seguro, continuará. Y un tema que se analiza actualmente se refiere al probable efecto que tendrá la realización del evento mundialista sobre el crecimiento económico del país sede. La firma contable Grant Thornton estima que el gasto indirecto y la infraestructura construida en los últimos cuatro años será de US $12.640 millones. El Ministerio de Finanzas sudafricano, a su turno, calcula que durante el 2010 el Mundial aportará medio punto porcentual del PIB al crecimiento económico. 

INVERSIÓN Y RETORNO 

Algunas cifras que evidencian el esfuerzo económico, son las siguientes: 

  • El número de espectadores que asistirá finalmente se calcula en 380.000, un 21% inferior al estimado inicialmente.  

En efecto, el elevado precio de las entradas, las grandes distancias que se tendrán que recorrer, la crisis económica que afecta a varios países de Europa y que, lo más probable, se extenderá a otros países del mismo continente europeo como consecuencia de los fuertes ajustes macroeconómicos que se instrumentarán, además de los altos costos del transporte aéreo, explican la reducción en el número previsto de visitantes.  

Grant Thornton calcula que los viajeros gastarán US $4000 en promedio, suponiendo que asistirán a por lo menos cinco encuentros. No obstante la disminución de los asistentes (al Mundial de Alemania llegó un millón de personas), el balance que realizan las entidades públicas y privadas sobre la economía del país anfitrión es positiva. 

  • Se estima que los turistas y aficionados gastarán alrededor de US$ 1.770 millones.  

Se prevé que los extranjeros gastarán 8.800 millones de rand -moneda oficial de Sudáfrica (1.00 ZAR = 0.131866 USD)-, que conjuntamente con el gasto realizado por las autoridades, hará que la economía reciba un aporte de 13.000 millones de rand, equivalente a US$ 1.672 millones aproximadamente.  

Conviene especificar algunos de los gastos de inversión más relevantes en la construcción de cinco nuevos estadios y la renovación de otros cinco: US$ 1.491 millones; en la construcción de nuevas vías y la renovación de aeropuertos y el tren de velocidad: US $13.000 millones de rands; en la preparación de los puntos de ingreso del país: US $382 millones; en la modernización de los sistemas de comunicación: US $191 millones y en el reclutamiento, formación y equipamiento de 44.000 agentes de policía adicionales: US $165 millones.  

  • La misma FIFA invirtió US$ 165 millones en la logística para el torneo.  

Por causa del llamado efecto multiplicador, la inversión realizada produce un impacto inmediato sobre el ingreso del país en el mismo año, en una proporción superior al gasto mismo de inversión. Por otro lado, también puede impactar favorablemente el crecimiento a largo plazo, en la medida en que favorece un mejoramiento de la productividad del país, auspiciada por las obras de infraestructura, por las mejores vías, aeropuertos, redes de telecomunicaciones, entre otras grandes obras. Asimismo, el evento que será seguido por millones de personas en todo el mundo podría derivar en una afluencia futura de turistas, en cantidad mucho mayor a la que en la actualidad visita Sudáfrica. Según Danny Jordan, el país es visitado en el año por 10 millones de personas. 

  • Se proyecta que, gracias al Mundial, en el 2014 el número de turistas se incrementaría en un 50%.  

PURO FÚTBOL 

Por último, pasando exclusivamente al tema del fútbol, los fervorosos seguidores de este deporte siempre alentamos la esperanza de vivir un Mundial emocionante, con partidos intensamente disputados, que se recuerde por la calidad exhibida y por los muchos goles anotados. El autor de este artículo espera, asimismo, que el 11 de julio en el Soccer City de Johannesburgo, las dos selecciones más fuertes del momento, Brasil y España, disputen el premio mayor.  

La pentacampeona del mundo, recientemente ganadora de la Copa de Confederaciones, celebrada en el mismo escenario, y vencedora de la última Copa América, llega a Sudáfrica como uno de los principales candidatos. Si bien carece de la brillantez alcanzada en 1970 cuando obtuvo el tricampeonato mundial, Brasil exhibe suficientes argumentos para sumar su sexta estrella. España, por su parte, practica el fútbol más estético, vistoso, pero no por ello menos efectivo.  

Su medio campo, donde suelen gestarse las jugadas de gol, es el mejor del mundo. Integrado por Sergio Busquets, Xabier "Xabi" Alonso, el otro "Xavi", Hernández, y Andrés Iniesta, ha demostrado su enorme poder creativo en la última Copa Europa, y en las eliminatorias, en las que ganó de manera invicta su lugar en Sudáfrica. Con la excepción de Alonso, este medio campo es el mismo del Barca F.C., el club más admirado del mundo, y a mi juicio, es allí donde se fundamenta el país ibérico para ser, a priori, un serio aspirante a disputar la final con Brasil (aresprensa).

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: SEVILLA: SEDE MUNDIAL DEL TURISMO MEMORIA DE MUNDIALES II RUSIA 2018, EL MEJOR MUNDIAL MEMORIA DE MUNDIALES RUSIA, MUCHO MÁS QUE UN MUNDIAL AVANZA EL MUNDIAL ARRANCÓ EL MUNDIAL PUTIN, CAMPEÓN MUNDIAL SEDES DEL MUNDIAL III SEDES DEL MUNDIAL II
CLASIFICÓ TODA SUDAMÉRICA

Visitas acumuladas para esta nota: 2564

¡SÍGANOS Y COMENTE!