logo_aresprensa_notas
PETRO, EN SU MEJOR MOMENTO

Publicado el 18 de abril de 2018 // 19.00 horas, en Bogotá D.C.

PETRO, EN SU MEJOR MOMENTO *

El debate actual de Colombia en lo que hace a su momento político, mantiene la polarización previa a la marca del 11 de marzo, y le aporta  al triunfo por ahora relativo del candidato Gustavo Petro. Una relación de atributos cualitativos permite identificar con mayores elementos las características que conforman la estrategia electoral y las propuestas políticas del personaje alternativo en la compleja coyuntura. En primer término, como atributo, debe señalarse que es Petro el verdadero centro del debate electoral por acción propia y por la reacción estructurada de quienes lo confrontan. En esa dinámica, el cuestionado candidato va apropiándose de la agenda y eso dirige la tendencia sin prisa ni pausa -incluso si el propio  Petro no se lo propusiese-  de las emociones de apoyo irrestricto por parte de sus adherentes. Un vuelco que está más allá de las sinrazones y de la impugnación visceral de quienes lo niegan. Es una dicotomía  reiterada y reforzada que aleja la puja política del ámbito de las razones  y de los claroscuros necesarios en el análisis. Se incrementan entonces los baldones y denuestos en beneficio del impugnado, a medida que disminuye el tramo temporal hacia el punto de las definiciones estratégicas.

Escribe: Manuel GAITÁN **

El segundo atributo lo constituye en el fenómeno político que enmarca a Petro es el que se refuerza y caracteriza con el entorno, por la ruptura de la lealtad de los segmentos sociales llamados por extensión “populares”, en la vieja relación con los líderes e identificaciones partidarias tradicionales. Ese segmento importante de la población rechaza y descalifica con virulencia a tales protagonistas del hacer político e institucional, señalándolos por su responsabilidad  en el latrocinio de las arcas públicas, junto con la corrupción serial y estructural que no solo incluye el saqueo de la hacienda, sino que además y en general son vistos como responsables fundamentales de todos los males que los aquejan en lo social. Esos actores que conforman una suerte de marginalidad contundente en la respuesta que deriva de sus inquietudes arraigadas, han sido abstencionistas por tradición. Pero ahora están activos en términos políticos y tienden a apoyar en su reacción al candidato que aparece comoantiestablishment.

En tercer término, el núcleo de factores referidos tiene como réplica a los sectores medios profesionales, empresariales y propietarios. El candidato alternativo produce espanto en esos segmentos, tanto como para alentar una migración a las volandas en caso de un eventual triunfo de quien es foco de la vertical impugnación. El argumento central es: Petro convertirá a Colombia en otra Venezuela. Abandonar el país en caso de una victoria de este competidor por la sucesión de Juan Manuel Santos es una consigna que como un mantra se repite al infinito. Un cuarto elemento es el de los conatos de violencia e irracionalidad con una carga de rechazo hacia aquello que  representa lo “intelectual” o el argumento que atenúa la emoción de fuerte de rechazo o aceptación sin tonalidades interpretativas. Un quinto factor del cuadro que se articula dice de sectores sociales, rurales y urbanos, que se activan con carga de virulencia en la emergencia del candidato populista.

Eso aflora en las mingas campesinas, redes de cultivadores cocaleros, cultivadores  y sin tierra, quienes pasan a ser protagonistas de nuevo cuño en la ola que se mueve en favor del candidato que impugna el otro lado de la grieta. También son parte del difuso conglomerado segmentos de taxistas, bici y mototaxistas, en paisaje variopinto que se moviliza al llamado del redentor que -según sus contradictores y caricaturistas- a veces calza mocasines Ferragamo. A ellos deben agregarse las redes siempre firmes por la naturaleza de su actividad y resistencia, que conforman vendedores ambulantes, caleteros, informantes de contrabandistas y otros grupos marginales -a veces vinculados  a los llamados sanandresitos y otros puntos de reducción de “mercancías” que llegan por circuitos no siempre sanctos- vendedores de droga de diversos pelambres, yacuzzas tercermundistas y sayayines que controlan y aprietan en zonas de tolerancia, bares y zonas de diversión dura, quienes son en su escenario parte de la multiforme masa en reacción contra lo establecido, que es su adversario natural.  

No pocos de estos sectores tienden a apoyar al candidato que sus  impugnadores señalan como populista o medran con llamativa eficacia, en el particular clima de desorden y descontrol que se potencia con el apoyo tácito que esperan  de ese nombre  que parece representarlos. En lo concreto, la acción de estos sectores se desdibuja en las fronteras de la intermediación social desde lo legal y su acción toma espesor en el uso intermediado desde lo ilegal, o al menos desde el terreno de lo no legal. Muestra de lo señalado es que estas corrientes inorgánicas se activan con violencia desde la  periferia propia del candidato impugnado, tal como lo demostraron las protestas de taxistas y de usuarios de Transmilenio. Incluso toma el mismo sentido la repulsa que llega desde espacios periféricos del antipetrismo, como fue evidente en los saqueos contra los comercios de la cadena MerkaCundi, cuyos dueños  fueron acusados por la Fiscalía de operar como testaferros de las Farc. Esas acciones favorecen  la imagen del impugnado en el sentido de que desde los dispositivos de la institucionalidad pueden repercutir en lo social de forma opuesta al propósito que persigue la ley.                   

Un sexto atributo agregado es el tema de la reivindicación de género y de los protagonistas de esas corrientes que se distinguen por un pensar y sentir diferenciado del sistema y de su normatividad. Esas tendencias arrastran a quienes defienden la doctrina del “libre desarrollo de la personalidad”, la libertad de consumo de la llamada dosis personal de alucinógenos, además de las tendencias de apoyo a la legalidad del aborto y la eutanasia. Todo ello con la suma de segmentos de ambientalistas, animalistas, defensores de las energías limpias, redes culturales y contraculturales, además de sectores de educadores, artistas, sindicatos y habitantes de la calle, entre otros. Buena parte de esos conglomerados son los que hace más de dos décadas Gianni Vattimo definió como nuevos protagonistas de la democracia en el escenario de la “sociedad transparente”. En este último segmento están incluso los a veces indecisos protagonistas del curioso conglomerado de mediana edad que componen los  “neomamertos”. Es decir, la izquierda tibia que nunca compartió los criterios extremos de los antepasados mamertos radicales y sus opciones reiteradas por la violencia

Por otro lado y como atributo sumado -el séptimo- al cuadro de situación, aparecen los medios, que toman partido en la contienda electoral de manera evidente. Muestran su rechazo ante el peligro que representa para el país, desde su óptica, el posible triunfo del candidato populista. La distancia entre las entidades tradicionales de divulgación y la población electoral se ensancha de manera sostenida y puede convertirse en un puente roto sin posibilidades de enmienda. La libertad de prensa, opinión y expresión pasa así a ser un valor incomprendido y menospreciado por el electorado que apoya al candidato en cuestión. Las redes sociales son ahora el nuevo escenario donde se construye o se destruye la imagen del impugnado. Tiene a su favor una red de internautas, bien entrenados, quienes reaccionan al más mínimo ataque y apoyan las actividades de su campaña. Estos batallones de operadores en medios electrónicos que luchan por el triunfo de Gustavo Petro, crean la sensación de copamiento por lo que hacen sentir a los lectores, oyentes y al público en general, quienes son mayoría evidente en la red. El efecto de su accionar se potencia con el primer lugar relativo entre los candidatos de características cercanas a Petro, en hipótesis, que muestran de forma reiterada las últimas encuestas (aresprensa). 

----------- 

*Artículo dedicado a mi gran amigo y columnista de “El Nuevo Siglo” de Bogotá, don  Rafael Gómez.

**Experto venezolano en problemas globales contemporáneos.  

------------

VÍNCULO DIRECTOPETRO, EN SU MEJOR MOMENTO II // GOLPEADA CUMBRE // HECATOMBE VENEZOLANA
Actualizado: lunes 30 abril 2018 16:10
Related Articles: RUSIA 2018, EL MEJOR MUNDIAL PETRO, EN SU MEJOR MOMENTO II BAFTA: LO MEJOR PARA "BOYHOOD" PETRÓLEO PARA ASEGURAR REELECCIÓN DE SANTOS EN ASCUAS RELACIONES CON NUEVO MEJOR AMIGO LOM AHÍ ESTÁN LOS MEJORES DE LA CONCACAF LA MEJOR HORA DE HUGO CHÁVEZ FRENTE A UNA DEMOCRACIA GOLPEADA Y AMENAZADA MURIÓ EL MEJOR ALIADO SUDAMERICANO DEL COLONIALISMO BRITÁNICO EN EL ATLÁNTICO SUR
gustavo petro elecciones colombia 2018

Visitas acumuladas para esta nota: 424

¡SÍGANOS Y COMENTE!