logo_aresprensa_notas
PROCH: CUANDO EL ARTE TRANSFORMA / ARTES VISUALES / PATRIMONIOS CULTURALES

Publicado el 13 de julio de 2017 / 16.36 horas, en Bogotá D.C. 

 

 PROCH: CUANDO EL ARTE TRANSFORMA

Al finalizar mayo la Cámara de Comercio de Bogotá abrió en la capital colombiana el tiempo y los escenarios del arte que tiene la urbe a la experiencia de los fines de semana. Una secuencia que se suma al hecho central de la feria internacional Artbo -dentro de ese espacio de la estética- que se celebra en octubre, y en paralelo con el mismo propósito en otras capitales del mundo, aunque con distinto calendario anual y también en fines de semana. Para el encuentro estuvo en la ciudad andina un curador de talla internacional: Renaud Proch, quien llegó desde Nueva York. La intención de hacer de Bogotá una suerte de punto de enfoque más allá, mucho más allá de las montañas que la enmarcan, es una suerte de tendencia que abarca varios frentes. El caso del arte por su peso simbólico es un empeño de primera magnitud y tiene un vigoroso impulso por estos tiempos de globalización. Aunque al tiempo, también de localización en el sentido de afirmar e incrementar el capital social que generan  los artistas con sus talentos y los puntos de exhibición, como son los espacios específicos de galerías y museos. En entrevista con Ares, el experto internacional se refirió a la dinámica estética que se reconoce como “artes visuales”, en tanto que es una suerte de propuesta creativa dirigida a la transformación social.

Entrevista: Martha Liliana ROMERO

Proch, un experto suizo radicado en los Estados Unidos desde hace casi dos  décadas, estudió en Londres y tuvo por residencia a Los Angeles antes de establecerse en New York. Desarrolló una prolífica carrera antes de llegar a ser director ejecutivo del Independent Curators International (Ici), institución que representó en Bogotá para la ocasión. Nadie más calificado para hacer claridad sobre la función que cumple un curador.

  • El rol de la curaduría es establecer la conexión entre los artistas y el público -define el especialista- y agrega: el curador debe luchar por el trabajo del artista y eso lo obliga  a ser dinámico para que el apoyo a lo que genera el creador no se diluya y motive al que se interesa en las obras que expone. 

Aclarado el punto que sigue despertando polémicas -pues no falta quien duda si esa mediación que establece el curador en realidad perjudica más que beneficia al artista y traza velos que son propios de esa manera de  apropiar con  anticipación aquello que “vale la pena mostrar”- en contraposición a lo que se considera quizá menos  importante. Esto  si hubiese rangos excluyentes de apreciación entre lo que es “bueno y lo que no” en el arte y que de alguna manera tiene que ver también con la función social de la propuesta estética. En  definitiva, ¿cuál es el aporte del arte a la sociedad?

  • El arte tiene un potencial de transformación -afirma Proch- pero no siempre lo hace ni su pretensión es vicaria. Ocurre que es el curador quien dirige ese derrotero una vez que el trabajo del artista está listo para insertarse con peso simbólico en lo social. El papel del curador es detonar el potencial de transformación implícito en la obra.  

La carrera de Proch en los Estados Unidos tuvo un vuelco de alto relieve en el año 2003, cuando apareció como cofundador de Art 2102, una organización sin fines de lucro cuyo propósito -se dice- es promover las labores y las relaciones que  se yuxtaponen aunque son diferenciadas, entre artistas y curadores. Un recorrido que brinda un suficiente peso conceptual y de terreno por experiencia sobre tendencias y emergencias artísticas. Algo necesario para quien ejerce el oficio de curador porque quien apuesta a una labor semejante debe recorrer mucho camino. En todo caso, ese oficio ¿deja espacio para la sorpresa?

  • El descubrimiento es lo propio del curador y el descubrir requiere alimentarse del potencial de sorpresa y la constante posibilidad de descubrir -enfatiza Proch- porque el intercambio no es solo con artistas sino con otros curadores, y artista. La búsqueda debe estar más allá de lo académico porque en ese terreno del discurso estructurado, a veces, ya las respuestas están esbozadas de antemano.

La experiencia como ejecutivo de una entidad que congrega curadores, en New York, debe suponerse que permite afinar la vista sobre el arte del mundo. Su participación para promover artistas y poner en vitrina las de quienes se vincularon con los proyectos que encabezó Proch, permite enlistar exhibiciones en cinco ciudades de los Estados  Unidos, además de similares puestas en escenas en México y Francia. Eso permite inquirir si este experto tiene mucho roce con el arte latinoamericano y su emergencia de las últimas décadas. ¿Sabe algo al respecto?   

  • En verdad no me atrevo a arriesgar un criterio sobre el punto porque no quiero ser temerario y caer en un error -soslaya el especialista- y para dar una opinión sobre ello debería  manejar variables sobre las que no tengo demasiada ilustración. En  esto parto del principio de que el curador debe tener un punto de vista fuerte para arrancar con su trabajo, eso prepara para recibir la sorpresa y poder decir y hacer algo que no se hubiese hecho antes.

Llama la atención el esguince retórico del experto para opinar sobre el arte de esta región  donde está “la gente de allá abajo”, tal como señalaba con cierta ironía el expresidente Ronald Reagan, en su mejor momento. Sobre todo porque se sabe que Arnaud Proch ha tenido que ver con el arte de espacios geográficos en los que hay “otra gente” como esa que señalaba Reagan, hacia abajo. En efecto, Proch tuvo ocasión de curar la obra de la sudafricana Tracey Rose, en cooperación con Khwezi Gule, para la Johannesburg Art Gallery.  Entonces, más allá de lo ya reseñado, ¿cuál es el complemento que identifica al rol del curador?     

  • Estar detrás de cámaras, entre bambalinas, para ayudar de mejor manera a la producción artística -puntualiza el curador- y agrega: nuestro desempeño debe permanecer en ese cono de relativa penumbra para “soportar” y despejar todo aquello que pueda obstaculizar la puesta en apreciación de la obra. (aresprensa).   

 

 

0.0
Actualizado: domingo 30 julio 2017 20:14
Related Articles: MARÍA LUISA ORTIZ: ANUDAR ARTESANÍA Y DISEÑO BOTTICELLI EN PANTALLA / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P ARTEBA 2017: A QUEBRAR TECHOS ARTE Y MODA, UNIDAD EN PANTALLA ArteBa, ANIVERSARIO DE PLATA ANA MARÍA FRIES: "EL ARTESANO APORTA A LA PAZ" EXPOARTESANÍAS: EDICIÓN DE PLATA EXPOARTESANÍAS PRENDIÓ LA NAVIDAD 2015 arteBA VINO GABRIELA ALEMÁN: "ESCRIBIR ES COMO RESPIRAR" / LETRAS / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P
Artbo / fin de semana

Visitas acumuladas para esta nota: 1806

¡SÍGANOS Y COMENTE!