logo_aresprensa_notas
PURGA DE GRUPOS

ÓRBITA FÚTBOL  //  COPA AMÉRICA BRASIL 2019  //  Publicado el 24 de junio de 2019  //  22.10 horas, en Bogotá D.C. 

 

PURGA DE GRUPOS

 

Es natural que al finalizar la primera fase de esta Copa América queden en competencia los que en verdad deben estar en los tramos finales. Ha sido una dura disputa en la que un grande que fue, como lo ha sido Argentina, se mantuvo por fuera de la serie no solo en pronósticos y favoritismo sino al borde del abismo, en una situación que no es nueva. El hundimiento de la selección de Lionel Messi se anticipaba desde antes del primer partido en el que cayó ante Colombia. Ninguno de sus astros pudo salir del marasmo que arrastra no desde ese singular encuentro ante los cafeteros sino desde antes de su caída en la final del mundial Brasil 2014, frente a Alemania, incluso mucho antes. Alcanzó arañando su clasificación a Rusia 2018, donde fracasó y nadie dio un centavo porque se pudiese mantener en la lista de posibles candidatos a disputar la Copa en este Brasil 2019. La improvisación, el desgreño organizativo y una desmoralización que cruza de manera trasversal a sus jugadores, conforman un cuadro de ineludible examen para que nadie repita tan amarga experiencia continental. El mal ejemplo de la Argentina debe ser una lección para la historia y la reflexión sobre lo que no puede hacer un país, incluso en lo deportivo.

 

La contracara es Colombia, pero también lo es el Perú, incluso un Paraguay en renovación, o la misma Venezuela. Sobre todo esta última, que mientras se derrumba como sociedad sale adelante con sus deportistas, quienes demuestran que es posible resurgir de cualquier ceniza si el contagio no avanza y no se lo deja avanzar. Eso no es lo que exhibe la Argentina desde la propia entidad organizadora: la Afa, con su larga historia de corrupción y manejo mafioso de tramado extenso hacia lo político y social. La albiceleste trastabilló feo para llegar a la segunda fase en la que deberá medirse con Venezuela. Ya se sabe que en este tramo que queda, todo es una suerte de barajar y empezar de nuevo, pero no es posible determinar si el acumulado negativo pesará tanto como para seguir arrastrando a los de Messi hacia el hueco de la frustración renovada. Entre otras cosas, nadie, ni dentro ni fuera de la concentración cree en las condiciones de  Lionel Scaloni para seguir al frente el plantel, pero allí está.

Uno de los invitados, Catar, se fue de la fiesta brasileña dejando una  buena impresión. Es el organizador del próximo Mundial y actual campeón de la Copa asiática en este año, campeonato en cual Japón -el otro invitado- ocupó el segundo lugar. Los de Medio Oriente tienen un juego fuerte, veloz, que a veces peca de ingenuidad, pero los jeques tienen suficiente chequera como para poner los correctivos que le permitan a este representativo tener un papel de mayor valía dentro de tres años. Japón por su  lado y como el otro invitado de esta Copa siguió ahí hasta el último minuto ante Ecuador, pero no le alcanzó. Nadie daba mucho por la presencia nipona después de caer de manera contundente ante Chile. Estos jóvenes del sol naciente llegaron probando conjunto para las próximas olimpiadas y se repusieron después de la  paliza que les dieron los de la estrella solitaria con 4 goles, levantaron algo la cabeza y pudieron empatar con Uruguay y Ecuador, pero quedaron eliminados por diferencia de goles y beneficiaron, es un decir, a Paraguay.

Otros dos que no pudieron superar la primera etapa de esta Copa América sin salir magullados fueron Ecuador y Paraguay aunque este último quedó con vida por el azar del mejor tercero y por beneficiarlos el empate postrero entre los de Hernán Darío “Bolillo” Gómez y  el Japón. Ambos sudamericanos están en proceso de rearmado y alternancia generacional. Se esperaba más de ellos y fue lánguido el resultado al cerrarse esta etapa de confrontación. Los del centro del mundo perdieron chances luego de ser aplastados por Uruguay en el primer partido y caer otras vez frente a los chilenos. Se suponía en ccambio que los paraguayos de Eduardo Berizzo saldrían más fuertes después de lo que habían demostrado ante los argentinos, quienes apenas pudieron arrancarle a los guaraníes un pobre empate de 1-1. En ese mano a mano los dirigidos por Berizzo merecieron más y un caprichoso arbitraje, con VAR  incluido, les quitó esa posibilidad anhelada de avanzar sin discusiones.

              C. W. TABÁREZ              R. DUDAMEL                     R. RUEDA                      

-------------------------

Los paraguayos pudieron haber superado a los de Scaloni, pues hasta ese momento estos otros no mostraban merecimiento alguno. Pero los argentinos se impusieron de manera holgada a los duros cataríes, respiraron con nuevo brío y almacenaron alguna esperanza remanente. En cambio los jugadores alineados por Hernán Darío Gómez no pudieron superar escollo alguno de los que se les plantearon en los tres partidos de la fase de grupos y eso le pone puntos suspensivos a su permanencia al frente de un conjunto que pudo llevar al mundial de Alemania, hace una década larga. La selección de Ecuador termina con problemas internos que enervan y llevaron al retiro anticipado de uno de sus integrantes, Renato Ibarra. Los guaraníes quizá sean algo más tolerantes con la suerte de Berizzo, pero ya se sabe que los resultados definen en Sudamérica la suerte de los directores de sus selecciones. Bolivia en cambio hizo maletas sin remilgos: perdió sus tres partidos en el grupo A.  

Las cartas que quedan dejan ver que los chamuscados guaraníes mostrarán caras a los dueños de casa, que exhibieron el rostro que pretendía la afición brasileña recién en su último partido contra Perú, otro beneficiado por los puntajes definitivos pues también fue pobre lo que mostraron los incas en este torneo. Apenas una victoria ante Bolivia, una ruidosa caída ante los locales y un empate en blanco frente a la dura Venezuela, de Rafael Dudamel. Es este último conjunto, el que quedó segundo en su grupo escoltando a los brasileños, es el que debe enfrentar a la flaqueante Argentina de Scaloni. Un partido con pronóstico reservado que tiene algo de color político dentro de la polarización de la región. Esto es, Maduro quiere ganarle a Macri, aun cuando los jugadores de la vino tinto han demostrado su distancia de ese tipo de polémicas. También es de pronóstico reservado el cotejo entre Colombia y Chile, pues ambos han demostrado con suficiencia que tiene con  qué para salir airosos, ello no obstante la caída de los australes de Reinaldo Rueda en el partido postrero con los orientales de Tabárez. En cambio los de la Banda Oriental se relamen, pues el contrincante que viene es Perú (aresprensa). 

--------

VÍNCULOSCURIOSA COPA AMÉRICA  //  SELECCIONES QUE PROMETEN  //  FÚTBOL MANCHADO                   
Actualizado: lunes 24 junio 2019 22:35
copa américa brasil 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 197

¡SÍGANOS Y COMENTE!