logo_aresprensa_notas
REFLEXIONES DESPUÉS DE LA CARRERA

Publicado el 18 de marzo de 2008 / 12.45 hora de Bogotá D.C. / Archivado el 23 de julio de 2009

PREMIO OSCAR 2009 

 

REFLEXIONES DESPUÉS DE LA CARRERA

El Oscar para Slumdog Millonaire ha dejado una extraña sensación de reivindicación y trampa industrial pues pareciera que, con el premio, se alientan desde Hollywood alianzas estratégicas y comerciales con la poderosa producción cinematográfica de la India. Por fuera del máximo galardón quedó una película que debe ser calificada como una nueva obra maestra de un cine que se hizo para ser recordado: El Lector. Una película que muestra la madera de esa estética del cine que hace historia y se queda para siempre.

Escribe: Maglio Garay

Fue éste otro año en el que las producciones y las figuras extranjeras tuvieron relieve principal. A excepción del papel que jugó Sean Penn, en Milk, una buena parte de los premios se fue en manos de realizadores y de trabajos no estadounidenses. La mejor actriz fue la inglesa Kate Winslet, la mejor actriz secundaria fue la española Penélope Cruz y el mejor actor fue el australiano Mickey Rourke.

Al margen del mérito que pudieron haber hecho estos hombres y mujeres del cine para alcanzar el máximo lauro, queda claro que la masa votante de la Academia ya está muy permeada de participación extranjera por la paulatina inmigración de gente de otras latitudes que ha ido a aportar su talento en la capital mundial del cine y esto, tarde o temprano, tenía que comenzar a reflejarse a la hora de otorgar premios. No es ésta la primera vez que ocurre ese fenómeno. Ya había ocurrido en el año anterior y desde hace una década, más o menos, se advertía la tendencia.

Incluso la película que alcanzó la cumbre, Slumdog Millonaire, partió desde atrás en las primeras premiaciones de los diversos estados de la unión americana. De manera sorprendente, comenzó a acumular galardones en forma vertiginosa desde el Golden Globe y, en consecuencia, logró un favoritismo amplio en la carrera hacia el Oscar. Esta película de factura angloindia ganó todo en los tramos finales de la competencia por la estatuilla, no sólo en los Estados Unidos sino incluso en el resto del mundo.

La excepción de esa inclinación favorable de la crítica fueron la Argentina y Chile, nada benevolentes con la producción premiada. Incluso el diario Clarín de Buenos Aires llegó a afirmar que la simple nominación hacía pensar que el cine había dejado de ser lo que fue. Lo cierto es que el lauro a Slumdog Millonaire dice más cosas que las evidentes. 

EL INTERÉS POR LA INDIA

Una de ellas es que la industria de Hollywood ha perdido mercados y credibilidad de manera paulatina pero constante y acercarse a un país como la India, el que más produce películas en el mundo, es parte de una estrategia de marketing que pretende alianzas estratégicas en el futuro inmediato.

Esto a pesar de que tampoco la opinión ligada a "bomliwood" (expresión que identifica a la ciudad india donde se asienta lo más fuerte de la industria cinematográfica del país: Bombay como se la conoció siempre o Mumbay como se la llama ahora) ha simpatizado desde el comienzo con la película que puso a las contradicciones sociales de la India en el primer plano mundial. También el cine de los Estados Unidos, en el escenario de la profunda crisis económica universal y una reiterada y fatigante trama argumental y estética, puede necesitar de aire fresco.

Lo cierto es que la película premiada hace un retrato descarnado y "hollywoodense" de los contrastes del antes llamado Tercer Mundo, hoy mejor conocido como grupo de países emergentes. Es un relato patético de las lacras del subdesarrllo en el Asia pero que también de alguna manera habla de las miserias latinoamericanas y eso la hace representativa, en lo estético y por reflejo, de nuestros propios estigmas.

Slumdog Millonaire refresca la memoria y pone de presente algunos clásicos de este tema que, en su momento, hicieron historia en la región. Así, nadie podría olvidar a títulos como Ciudad de Dios o Tropa de Élite, de Brasil; Quebracho (1974), de la Argentina; Machuca, de Chile; La Vendedora de Rosas, de Colombia; Postales de Leningrado, de Venezuela e, incluso, la reciente Diarios de Motocicleta (2004).

EL PREMIO A PENÉLOPE CRUZ

En términos de linaje cinematográfico, planteamiento, y estructura, para esta columna la esperanza de premio máximo era para El Lector, la producción inglesa que no pudo con el arrollador peso del relato de la miseria en India. En un principio, tampoco en este espacio de crítica se le dio demasiada importancia a la densidad del relato de un amor tumultuoso, disonante y disparejo, mediado por la lectura y el drama del analfabetismo.

Fue un error, El Lector, de Stephen Daldry con la actuación principal de Kate Winlest, ha sido hecha con la maestría del mejor cine clásico, con una delicadeza estética excepcional que reivindica el arte de la cinematografía y nos hace sostener la esperanza de que en este campo aún se puede hacer buena poesía sobre una buena historia bien contada. Sin duda, debió tener mejor fortuna en la hora de los premios. 

En cambio Penélope Cruz obtuvo un merecido reconocimiento aunque no lo haya hecho con su mejor película, sino con Vicky Cristina Barcelona. La española apenas tiene 33 años y ya ganó todo. Una carrera de éxitos para la madrileña rebelde que se inició con un video del grupo Mecano. Estuvo con los mejores en toda su carrera, que se inició para la pantalla grande junto con Javier Bardem en Jamón, Jamón de Bigas Luna en 1992 .

Después conquistó a Europa con Fernando Trueba en La Niña de tus Ojos, en 1998, y tocó el cielo cuando la dirigió Pedro Almodóvar en Todo sobre mi Madre, en 1999. Pero fue Volver, en el 2006, el filme que la puso en el pináculo del reconocimiento de la crítica mundial y le dio la primera nominación al Oscar. Cruz representa hoy toda una tradición ganadora del cine con alma en lengua española (aresprensa.com). 

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: APOLO 11, MEDIO SIGLO DESPUÉS RUSIA, UN SIGLO DESPUÉS EL "CHE", MEDIO SIGLO DESPUÉS CARRERA HACIA EL OSCAR LA GRIETA DESPUÉS DE UN CONFLICTO DESPUÉS DE LAS FARC BORGES, 30 AÑOS DESPUÉS JOHN F. KENNEDY, MEDIO SIGLO DESPUÉS DESPUÉS DE RÍO, SÃO PAULO
LOS DESCABEZADOS DEL OSCAR 2009: GRITOS Y SUSURROS

Visitas acumuladas para esta nota: 1255

¡SÍGANOS Y COMENTE!