logo_aresprensa_notas
REMBRANDT SIEMPRE A LA VISTA

PATRIMONIOS CULTURALES  //  CINE Y ARTES ESCÉNICAS  //  Publicado el 28 de enero de 2020  // 17.30 horas, en Bogotá D.C.

 

REMBRANDT SIEMPRE A LA VISTA

 

Rembrandt fue aquel pintor  que continuó la ola tardía de una revolución de la estética -entre otras revoluciones- que tuvo, además de Italia, a Holanda como polo en la dialéctica creativa y rivalidad obvia: esa ola se llamó Renacimiento. No solo hubo cambios en el campo de las artes, sino incluso en el de la organización político social derivada de una concepción religiosa alterna, la Reforma. Es que este holandés fue en verdad un revolucionario en  sus  propuestas de composición sobre el lienzo, manejo del trazo, el color y la visión tanto psicológica como antropológica de sus modelos, que lo incluyeron. Su manera de enfocar el hacer pintura lo diferenció de sus pares que pululaban por aquel tiempo entre los exponentes de la naciente burguesía de los Países Bajos. Ese  territorio que fue uno de los primeros donde no solo nació y se expandió ese segmento social que dejó atrás las relaciones feudales y apostó por la autonomía del sujeto y la no sujeción a las antiguas y ancestrales normas de regulación general. Fue a esa clase social que Marx en sus escritos definió como “revolucionaria”, por hacer el tránsito en su mentalidad desde el valor de uso hacia el valor de cambio. Allí creció el arte en sus diversas formas y los burgueses se encargaron de impulsarlo con las compras de las piezas creadas por los artistas, apoyadas en una sensibilidad hedonista renacida y afirmada en las nuevas fortunas acumuladas por la actividad mercantil.

 

La vida de Rembrandt en ese entorno y en su etapa madura y final, se presenta ahora en cine por el trabajo del cineasta  Kat Mansoor. Han pasado más de tres siglos del fallecimiento de Rembrandt y sigue siendo una referencia constante de quienes abrazan la actividad pictórica. Pero no es un prestigio circunscrito al gremio de quienes hacen de las artes visuales su razón de vida sino que el  peso de su obra es universal y se ha prolongado hasta hoy. Es por eso que las salas de exhibición de la National Gallery de Londres  y el Rijksmuseum de Ámsterdam  realizaron una muestra con las obras hechas en la etapa tardía del artista. Sobre ese tramo de su legado es que el documental fílmico hace el recorrido que tuvo por narrador al actor británico Robert Lindsay. Lo notable del paso de Rembrandt por la historia de la pintura y con la huella que dejó, es que se anticipó a lo que después se consideró disruptivo en la tarea de componer una pieza pictórica.

El trazo fuerte, grueso y cargado de material en sus composiciones, además del uso de la espátula para dar relieve y carácter a sus personajes e imágenes de lo urbano, la naturaleza o la evocación religiosa, pusieron a la pintura de Rembrandt por delante de los de su época y lo tornaron en la consideración general de quienes lo conocieron como alguien bien diferenciado de sus colegas en sincronía. No pocos de sus cuadros aparecen como ríspidos y agresivos a la apreciación entre los de sus pares, pero ese rasgo en la manera de pintar fue después motivo de emulación para las vanguardias y grandes maestros, tanto del siglo XIX como de la siguiente centuria, inmediata a nuestro tiempo. Alguien como  Goya, dijo en su momento que solo había tenido tress maestros, “Velásquez, la naturaleza y Rembrandt”. Pero esa noción anticipatoria para hacer buen arte no siempre tuvo el mejor recibo en su natal Holanda, para entonces contemporánea y una de las cunas de la cultura burguesa.    

En particular, más que la maestría en innovar a despecho de las tendencias acomodadas a la época, lo en verdad trascendente de lo hecho por el artista neerlandés fue la manera como reflejó el espíritu individualista y autónomo del sujeto moderno. Algo que se manifiesta en sus numerosos autorretratos y en general en las figuras humanas que trabajó a lo largo de su ciclo vital, sobre todo  en esa etapa tardía que trae la muestra de Londres y de Ámsterdam. El sujeto es el prototipo humano característico de la modernidad y se distingue por sacar al entorno “toda la fuerza que carga en la subjetividad”. Tal condición es básica en la conformación de las sociedades que están vigentes, además de constituir el perfil del ciudadano y de la democracia, precisamente, a partir del del individualismo y de la autonomía que le son propias. Esas características son pergueñadas por René Descartes desde la filosofía y tuvieron en Rembrandt -contemporáneo del pensador francés- a quien pudo reflejar en pintura el cambio general de mentalidad.

    

Un ángulo agregado de la innovación que se afirmó de la mano de  Rembrandt fue su trabajo sobre el grabado, hacia el cual no expresaban simpatizaban otros creadores contemporáneos en aquella Holanda que se adelantaba frente a diferentes estados europeos. La distinguía su capacidad para incorporar innovaciones y como nicho en el que florecía el libre pensamiento y al tiempo era espacio de refugio para perseguidos en otros sitios de Europa.  El personaje ahora perfilado en cine conforma el grupo de artistas de la llamada Edad de Oro de la nación neerlandesa, que abrazó la opción protestante del cristianismo nacido en Alemania. Al margen de las innovaciones en el manejo del  trazo, el pincel y de la espátula, también su pintura introdujo innovaciones en el efecto de la luz, profundidad y la perspectiva, con una diferenciada propuesta de la pátina y el ángulo para generar un efecto lumínico a sus cuadros, lo que brindaba un aire psicológico a los personajes retratados. Ese aspecto y efecto para reflejar, soberbia, orgullo, soledad o distancia son distintivos en la obra del pintor.  

Su particular sentido de vivir la gloria del éxito y la sombra de la penuria económica junto con las desgracias familiares, no  le hicieron cambiar sus hábitos de labor frenética ante el el lienzo y la plancha  metálica para el grabado. El último tramo de su vida, acosado por la miseria y perseguido por la acreencias, se retira a  un espacio menos cómodo para residir, con menor distinción burguesa, pero sin dejar de lado la vocación por el trabajo, como buen ciudadano de una  sociedad protestante. También quedó afectado por el aspecto “tosco” de su pincelada, porque las tendencias habían cambiado y se revitalizaba una cierta forma de regreso al clasicismo, que pretendía dejar atrás el barroquismo de la etapa previa en la que había brillado Rembrandt. Tal como suele suceder en estos casos fue este artista uno de los más ricos en la calidad y profundidad de su estilo y es eso lo que se aborda tanto la exposición que sirve de base al filme como el relato que sirve de fondo a la imagen. El largometraje documental se exhibirá en 12 ciudades colombianas durante 4 días, entre el 30 de enero y el 2 de febrero (aresprensa).  

 

VÍNCULOALMODÓVAR ARRASÓ EN EL GOYA    
Actualizado: martes 28 enero 2020 17:03
Articulos relacionados: VITRINA A LA VISTA "AMADEUS", SIEMPRE VIVO COLOMBIA HACIA EL ABISMO CASTROCHAVISTA / ACTUALIDAD LA HABANA AL DESNUDO Y A LA VISTA IV COPA CENTENARIO: BOFETADAS IMPREVISTAS LA HABANA, AL DESNUDO Y A LA VISTA III LA HABANA, AL DESNUDO Y A LA VISTA II TODA OBRA DE ARTE SIEMPRE CRECE LA HABANA, AL DESNUDO Y A LA VISTA ARGENTINA SIEMPRE SE ARRUGA ANTE LOS GRANDES
rembrandt arte documental cine

Visitas acumuladas para esta nota: 1897

¡SÍGANOS Y COMENTE!