logo_aresprensa_notas
SEIS EUROPEOS FRENTE A SEIS LATINOAMERICANOS

Publicado el 27 de junio de 2010 / 08.05 hora de Bogotá D.C.

SEIS EUROPEOS FRENTE A SEIS LATINOAMERICANOS 

En el inicio de los octavos de final ya quedaron dos equipos por fuera de la justa mundialista: Corea del Sur y Estados Unidos. En el resto del corto periodo de esta ronda, que terminará el 29 de junio, quedará también por fuera la mitad de los 16 que sobrevivieron en la primera etapa. El próximo fin de semana, para ser precisos el 3 de julio, ya estará definido lo programado tanto para octavos como cuartos de final y el cuarteto que protagonizará las semifinales. Estamos en el tramo de definiciones: los que pierden se van sin apelaciones y en la síntesis inmediata se enfrentan seis europeos con seis latinoamericanos. Es claro que queda en el lote un africano, Ghana, y un oriental, Japón, pero por exclusión y probabilidad lo realista es considerar que como casi siempre ocurre, serán los europeos y los de esta parte del continente americano quienes definirán al campeón mundial. 

Escribe: Mario VANEMERAK 

Aunque sea un lugar ya común decir que Europa no estuvo a la altura de las circunstancias por la vergonzosa eliminación francesa y la salida de los italianos con menos escándalo pero también por la puerta de atrás, lo cierto que los equipos del Viejo Continente que sobreviven tienen lo suyo. Esto a pesar de que dos de los que se eliminarán este domingo 27 de junio, Alemania e Inglaterra, no estuvieron hasta el momento en coincidencia con la expectativas que había sobre su papel en este Mundial. Eslovaquia ha sorprendido y tanto Holanda como España y Portugal aún tienen bagaje para mover las cosas en lo que resta del torneo.  

Francia reveló su parte oscura en lo que hace a las relaciones entre jugadores y el cuerpo técnico, lo que repercutió en desastrosos resultados. Situación que ya tenía antecedentes en la forma irregular y ayudada por su peso institucional y simbólico, que superó las eliminatorias dejando a Irlanda con injusticia por el camino.  

Al director técnico Raymond Domenech le faltó carácter y personalidad para mantener la disciplina de su grupo. Este panorama se incrementó con un planteamiento táctico mezquino 4-5-1. El resto y lo puntual de los incidentes entre el orientador técnico y preparador físico con jugadores como Nicolas Anelka y Patrice Évra se reflejaron en el rédito obtenido y en una etapa para olvidar.  

Todos recordamos la historia del beso francés, ahora debemos olvidar el papelón galo, incluido el desplante de Domenech al orientador técnico de Sudáfrica, Carlos Alberto Parreira. Respecto de ese temperamento que se achaca a los franceses había hablado al comenzar el Mundial nadie menos que Diego Maradona, respondiendo a declaraciones de Michel Platini. Domenech tuvo la mala fortuna de ratificar las aseveraciones del astro argentino.  

EL FRACASO ITALIANO 

Italia, el otro gran fracaso tempranero de este Mundial le dejó paso a Eslovaquia que fue, precisamente, la Selección que eliminó a los campeones de Alemania 2006, en el último partido de la primera fase. Se rompió en este partido la tradición: los italianos siempre pelean las posiciones y entran con lo justo para después disputar y, con cierta regularidad, ganar los campeonatos.  

Pero esta vez se fueron con el mayor fracaso de sus últimos mundiales. En el proceso previo los peninsulares cambiaron de orientación técnica, Marcello Lippi reemplazó a Roberto Donadoni y ahora le toca al primero cargar con la responsabilidad del fracaso. Italia no tuvo problemas de vestuario como en el caso francés, pero sí era un grupo de veteranos que sufrió y cayó en Sudáfrica ante rivales con menores pergaminos futbolísticos. 

Debe señalarse que Eslovaquia sacó a Italia con una derrota frente a Paraguay y un empate con Nueva Zelanda. Parece injusta una salida de los italianos en esas condiciones, pero ésta es la lógica del fútbol y de las matemáticas de juego. No puede dejar de mencionarse que los neozelandeses en su grupo se fueron también sin haber sido derrotados y con toda dignidad.  

Esto permite hacer un paréntesis para señalar que el fútbol de Oriente y Oceanía mostró progresos, como lo puede testimoniar lo que evidenció en esta cita mundialista no sólo Nueva Zelanda sino también el Japón que sigue en carrera, Australia y Corea del Sur. Australia perdió de manera abultada su primer partido con Alemania, pero empató con Ghana que sigue en las apuestas para cuartos de final y le ganó a Serbia.  

Corea del Sur cayó ante Uruguay en octavos de final, pero estuvo en condiciones de inquietar a los orientales del Río de la Plata y le planteó un partido parejo, tal como lo reconoció el técnico Óscar Washington Tabárez. Por su parte, Japón le dio entre otros a Dinamarca, una lección de cómo se juega bien al fútbol y disputó con honor el primer puesto que quedó para Holanda.Los japoneses tiene un equipo rápido y con sólida disciplina.  

De los africanos sólo Ghana prosigue en la puja por la Copa. Curioso país este Ghana, que dejó atrás a equipos favoritos como Nigeria o Camerún en ese Continente, anfitrión por primera vez de un Mundial. Tuvo un desempeño irregular en la primera etapa: le ganó a Serbia pero empató con Australia y perdió apenas por un gol con Alemania. Lo cierto es que sacó la cara por África, tras la decepción que dejaron aquellos conjuntos tradicionales y fuertes en mundiales. Se esperaba más de los equipos africanos cuyos jugadores son estrellas en buena parte de las ligas europeas.  

FAVORITISMO EN RETROCESO 

Inglaterra al igual que España, llegó como uno de losw grandes favoritos que se desinflaron con rapidez en la primera ronda. El grupo en el que los ingleses clasificaron como segundos exhibió mediocridad en todos los frentes. Tanto los Estados Unidos como Inglaterra debieron esperar hasta el último enfrentamiento y el último minuto para asegurar su clasificación. 

Frente a esa realidad la expectativa era que una contundente Inglaterra, con un lote de jugadores de primera línea, recogiera nueve puntos en tres partidos de ronda. Ese conjunto remataba con un técnico como Fabio Capello, de aureola ganadora imbatible y el más caro del mundo, hasta donde se sabe. El rédito final hasta el momento fue que Inglaterra no tuvo contundencia y perdió su favoritismo para ser número uno.  

En esa misma línea escribió España su ruta por la primera ronda. Salvo el partido final contra Chile al que superó por las debilidades de la defensa chilena, lo cierto es que la "furia" española fueron en realidad destellos con flacos resultados: derrota frente Suiza -a su vez derrotada por Chile- y victoria frente a la débil Honduras. La furia roja de los hispanos derivó, por ahora, en un maullido de gatito. En blanco y negro, el camino de España es el que siempre recorre en los mundiales y está en proceso de ratificación: grandes expectativas seguidas de decepciones. 

Los españoles se encontrarán en octavos de final con sus vecinos de península ibérica, los portugueses, y se eliminarán de forma mutua. Entre ambos equipos, de discreta trayectoria en este Mundial, hay condiciones pendientes. Los portugueses le deben al espectáculo el juego destacado de Cristiano Ronaldo, quien competía con el argentino Lionel Messi por la primacía como mejor jugador del mundo. Ambos aún están en deuda, pero el sudamericano lo ha hecho mejor hasta ahora.  

Tampoco Alemania ha presentado un equipo con la contundencia acostumbrada en ellos. No, esta Alemania está compuesta por un grupo de jóvenes jugadores mixturado con nacionalizados aún en proceso de consolidación como grupo. Han sorprendido figuras como las del delantero de ascendencia turca Mesut Özil, diferente al resto de sus compañeros y que aporta a una cierta pincelada latinoamericana como estilo de juego, en esta nueva Alemania.  

Ya no es sólo el pelotazo lo que caracteriza a esta Selección de Joachim Löw, a la cual le ocurre, salvando las grandes diferencias, lo mismo que al Brasil de Dunga: mientras los sudamericanos están haciendo un injerto entre la picardía de juego carioca y la rigidez estratégica y defensiva europea, los teutones pretenden el injerto inverso. En ambos casos, los riesgos son altos. Pero el experimento vale. 

Frente al panorama anterior, que está enmarcado en un cierto pesimismo hacia las posibilidades de Europa, aparece una Holanda agazapada y con paso de felino, siempre dispuesta a llegar a la Copa que más de una vez se le ha escapado en el último paso y se merece. Disputó un grupo peleado y como los argentinos en su espacio se acomodó primera, ganando los tres partidos. Pasó por encima de los primeros favoritos europeos y se incluyó con discreta preferencia recién costruida para la disputa de los octavos de final. 

Los holandeses ratificaron el buen papel que tuvieron en la eliminatoria europea y junto con Japón, segundo de su grupo, pueden rematar la serie vigente con un buen desempeño y aspiraciones sólidas de proyección positiva. Holanda es uno de los seis europeos que, si continúa después de los octavos, encontrará en el camino a uno de la otra media docena de latinoamericanos que también busca besar la anhelada Copa de Sudáfrica 2010 (aresprensa.com). 

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: ARTEBA 28, FRENTE A LA CRISIS NUBIA MACÍAS: "LOS LATINOAMERICANOS SOMOS LECTORES" LA MEJOR HORA DE HUGO CHÁVEZ FRENTE A UNA DEMOCRACIA GOLPEADA Y AMENAZADA SÓLO EUROPEOS EN LA ÉLITE UNIVERSAL
INGLATERRA Y ESPAÑA VAN POR MAYORES GLORIAS

Visitas acumuladas para esta nota: 1259

¡SÍGANOS Y COMENTE!