logo_aresprensa_notas
SIN NOVEDAD EN LOS "GOYA"

Patrimonios culurales  //  Cine  //  Publicado el 03 de febrero de 2019  // 23.30 horas, en Bogotá D.C.

 

SIN NOVEDAD EN LOS “GOYA

 

No hubo demasiadas  novedades en los premios cinematográficos de Madrid que se entregan cada enero, salvo la modesta premiación a Alejandro Cuarón por su “Roma”, lo cual más que una noticia es más bien un titular machacado, dentro de la controversia de origen alrededor de esta película mexicana y sin que la polémica se apague, antes por el contrario. Los mejores premios se los llevaron los ibéricos y el polaco Pawel Pawlikoski, quien está golpeando fuerte en donde se presenta su película nominada la Oscar “Cold war”. Ha sido lo único en este aún joven certamen que el sábado pasado cerró su edición 33. Un año que se sella en  el inicio de  manera discreta para los latinoamericanos en lo que se supone que es patio propio y dentro del criterio extendido de que estos premios que evocan al pintor universal del siglo XIX, son una suerte de “óscar” ibérico, lo cual es más un consuelo relativo que una  razón para el orgullo. La película  ganadora, “Campeones”, trae con ella el atractivo tema de los niños y jóvenes especiales en el deporte, y lo que importan tales triunfos para estos seres que son como todos pero a quienes no siempre se les reconoce su dignidad, ganada en este caso con esfuerzo y sinceridad.

Ninguna de las películas ganadoras ha sido vista aún en esta parte del mundo y lo bueno de este y otros festivales de talla es que el éxito acelera la firma de los contratos de distribución cuando estos no asoman, más por los trucos naturales de la negociación entre los que se hacen las películas y quienes las ponen en pantalla, que por la calidad de las películas. La que sí tomó delantera en tal sentido es la del polaco ahora galardonado en Madrid, en el rubro “mejor película europea”. Pero es que ese filme ya trae la aureola de estar nominada como mejor película en lengua extranjera para la gala que se aproxima por la dorada estatuilla de la Academia. En efecto, “Cold war” ya se anuncia para la presentación en cartelera, no solo en Colombia. La ganadora en el Goya 2019 como mejor película estuvo dirigida por Javier Fesser Pérez, quien también es guionista y aunque tiene una trayectoria no es bien conocido, no al menos en America Latina. Este lauro le permitirá ahora mirar sus trabajos futuros con una visión de mayor proyección, quizá.

Lo curioso en esta edición del certamen español es que no fue “Campeones” el trabajo que más levantó premios. Nada de eso, los otros reconocimientos de buen espesor fueron para “El Reino”, de Rodrigo Sorogoyen, quien se alzó, entre otros, con el lauro a la mejor dirección y también con el reconocimiento para el mejor actor, que recayó en el protagonista Antonio de la Torre.  No solo fue eso, también se llevó el premio a mejor actor de reparto, que fue para Luis Zahera, y como si lo anterior fuese poco hubo además reconocimiento para el mejor guión original. Es cierto que la película de los deportistas especiales recogió el mérito a mejor actor revelación y que eso de “mejor película” deja al resto como complemento, pero queda la sensación de que el trabajo de Sorogoyen merecía más aun de lo mucho que recogió y que hubo un cierto criterio complaciente con el otorgamiento del premio a la película de los campeones. Ese es un secreto que queda en la capacidad de discreción de los jurados y que nadie discutirá el veredicto hacia una decisión como la que se conoció al cierre de este “Goya”.   

Mientras la  mejor película del certamen trabaja  la esperanza y la noción de un mundo perfectible y cómodo para esas buenas sensaciones que anidan en la esperanza, lo que se cuenta en el guión del reino -la otra gran competidora de la que ganó como la de mayor bulto- aborda todo lo contrario: es el mundo de la corrupción que campea en la política española. Ni lo uno ni lo otro son novedades y lo en verdad atractivo es que ambos polos de una misma realidad se renuevan como en la  teoría del eterno retorno, en la que las cosas vuelven pero en espiral. Vale decir, aunque sean igual en lo aparente, en realidad no se parecen en los hechos sino en el contenido. La búsqueda de reinserción de quienes son excluidos por sus diferencias reales o aparentes seguirá ahí en la pretensión de creer que puede mejorarse lo que se considera extraño o marginal, en tanto que la corrupción se expande sin medida en el seno de sociedades que  dentro de la visión moderna aspiraron a hacer del hombre un ser feliz, dentro de un contexto más confortable y justo.

  

J. VIDAL            ----               R. SOROGOYEN

Ahí siguen ambos polos de la realidad social, tan campantes, y mientras eso siga así en tanto bipolaridad que pareciera no tener fin, seguirán cerca pero inalcanzables tanto la justicia de la reinserción como el horizonte anhelado de que funcionarios y empresarios no les roben a los ciudadanos. En esa dirección de criterios ambas películas serían un buen complemento dentro de un mismo panorama.  El resto de los  premios no deparó grandes  sorpresas ni alegrías, salvo para los ganadores. Así, Susi Sánchez recogió su galardón por mejor actriz protagonista por “La Enfermedad del domingo”, en tanto que Carolina Yuste por su papel en “Cármen y lola” lo hizo como mejor actriz de reparto. El llamado “Goya de honor” lo ganó el veterano realizador oriental -nacido en Montevideo- Narciso “Chicho” Ibáñez Serrador, hijo de Narciso Ibáñez Menta y la recordada actriz argentina Pepita Serrador. Ambos dejaron una saga trascendente para el espectáculo en el Río de la Plata, en tanto que Chicho hizo toda su carrera en España. Cumplirá 84 años en el julio que viene.

Lo de Ibáñez fue casi un premio consuelo, aunque bienvenido, para los de Iberoamérica en este encuentro anual del goya.  El resto fue magro para los de esta parte del mundo. Quedó al margen “Todos lo saben”, que cargaba nada menos que con la dirección del iraní Asghar Farhadi y un reparto como pocos: Javier Bardem, Penélope Cruz y Ricardo Darín. Esta película sí ha  sido vista  en Latinoamérica. Frente a “Roma” competían la argentina “El Ángel”, de Luis Ortega; “Los Perros”, de la chilena Marcela Said y “La Noche de 12 años”, del oriental Álvaro Brechner. Esta última insiste en el relato exegético del expresidente José Mugica y su paso por la cárcel a causa de su militancia subversiva, en los años sesenta del siglo pasado. Al igual que lo hecho por Cuarón en México y Brechner en Montevideo, la obra de  Ortega también recurre a la agitada historia regional del último tramo del siglo pasado. En este caso la trama acude a un caso  policial de gran repercusión en el Cono Sur, con la historia de un asesino juvenil y serial, cuyo prontuario causó espanto en un Buenos Aires marcado en  aquel tiempo por el crimen múltiple, incluido el crimen de Estado (aresprensa).

--------

VÍNCULOPREMIOS SAG: AUSENCIA DE "ROMA"
Actualizado: domingo 03 febrero 2019 22:43
cine premios goya

Visitas acumuladas para esta nota: 71

¡SÍGANOS Y COMENTE!